Mujeres a la conquista del espacio exterior

Fuente: RIA Novosti / Ruslan Krivibok

Fuente: RIA Novosti / Ruslan Krivibok

En vísperas del Día de las Mujeres, el 8 de marzo, el Centro Ruso de Preparación de Astronautas (SPK, por sus siglas en ruso) reveló algunos secretos acerca de los vuelos espaciales femeninos. ¿Volará Sarah Brightman al espacio?, ¿cuándo crecerán flores en Marte?, ¿cuándo volarán de nuevo las astronautas rusas al espacio?, ¿y qué diferencias hay en los vuelos occidentales y rusos de mujeres al espacio?

“El programa de preparación para los vuelos al espacio no hace ninguna distinción entre hombres y mujeres”,  anunció el representante del SPK, Alexéi Temerov. De todas formas, hay algunas diferencias en la preparación y tienen que ver con el ciclo fisiológico femenino. Las investigaciones han determinado que el organismo femenino aguanta mejor las cargas extremas en los días 14-18 del ciclo menstrual. Esta característica se tiene en cuenta para elaborar el horario de entrenamientos y pruebas para las mujeres astronautas, explicó Temerov. 

Haz click en la imagen para ver los datos

Mujeres que van a ir al espacio

En el grupo ruso de astronautas actualmente hay dos mujeres. Una de ellas, Elena Serova, partirá al cosmos en la segunda mitad del 2014 y ahora se está preparando para el vuelo. Su preparación no se distingue en nada de la que reciben los hombres, subrayó el especialista del CPK. Anna Kikina, la segunda mujer astronauta del grupo espacial ruso, está realizando los estudios y la preparación.

Al comentar el vuelo de Sarah Brightman al espacio, los representantes del SPK destacaron que la mujer obtuvo unos excelentes resultados en la revisión médica y que puede empezar la preparación previa en cualquier momento. De esta forma desmintieron los rumores que aparecieron en los medios que apuntaban a una posible renuncia de Brightman a la idea de realizar un vuelo al espacio.

Al comentar los planes del primer turista espacial Dennis Tito de enviar a Marte una pareja, los especialistas espaciales rusos señalaron que es pronto para hablar de un vuelo así (entre otras cosas porque no se ha solucionado cómo superar la radiación cósmica) y además un viaje a Marte se convertiría en una gran prueba para los lazos familiares de los astronautas.

“Imagínese que ve una persona, aunque sea muy querida, durante casi un año y medio en un espacio cerrado. Es inevitable que al poco de empezar el vuelo se les terminen los temas de conversación y además se acumulará un cansancio psicológico de esa persona. Al volver a la Tierra que les quedará, ¿separarse?”, así es como el psicólogo del SPK Vadim Gushin comentó los planes del entusiasta espacial norteamericano. “Cuando tengamos un asentamiento en Marte, construiremos una casa, con canalización de agua, luz y plantaremos flores, entonces es cuando invitaremos a familias para que colonicen el planeta”. 

Puntos de vista divergentes

Los especialistas rusos también expusieron su punto de vista sobre las diferencias en los enfoques occidentales y rusos de los vuelos de mujeres astronautas. Según ellos, en primer lugar, la gran cantidad de norteamericanas que han estado en el espacio se explica por la situación política que apoya el feminismo existente en Occidente. Además la gran diferencia que existe entre EE UU y Europa, por un lado, y con Rusia, por otro, en la cantidad de mujeres astronautas  se explica por la diferencia en los programas espaciales: ‘Shuttle’ tenía la capacidad de llevar a la órbita a 6 astronautas mientras que la tripulación de las naves espaciales rusas es de un máximo de tres personas. De aquí la gran ‘cola’ de astronautas que esperan su vuelo.

Al hablar de la relación entre hombres y mujeres en las tripulaciones espaciales, el psicólogo del SPK comparte la opinión de la astronauta norteamericana, Lucid Shannon, que considera que en el vuelo es importante la aportación de cada miembro de la tripulación. No se trata que tengan que realizar todo el trabajo exactamente como si fueran hombres si no que en la nave espacial se cree un clima psicológico confortable. Para conseguirlo la mujer puede ceder al deseo del hombre de ser caballero y dejarle realizar tareas más pesadas y de esta forma ella hace que el hombre se sienta a gusto. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.