Una central eléctrica en el espacio: ¿salvación energética o amenaza?

Rusia baraja la posibilidad de instalar un panel solar gigante en la orbita de la Tierra, aunque numerosos científicos son escépticos. Fuente: NASA

Rusia baraja la posibilidad de instalar un panel solar gigante en la orbita de la Tierra, aunque numerosos científicos son escépticos. Fuente: NASA

En Rusia se baraja la posibilidad de construir una gigantesca central térmica solar que transmitiría energía a la Tierra desde el espacio. Los expertos nos hablan de los pros y los contras de este proyecto.

La propuesta de crear una central eléctrica espacial ha sido lanzada por Roscosmos, el Instituto Central de Investigación en Construcción de Maquinaria. Esta idea no es nueva, en 1968 ya la propuso Pete Glazer en EE UU.

La esencia del proyecto radica en la transmisión a la Tierra de energía eléctrica desde un panel solar gigantesco. Para reunir la potencia imprescindible, el panel debe tener una superficie de varios kilómetros cuadrados y sería mejor instalarla en una órbita geostacionaria. Desde aquí la energía eléctrica, transformada en una poderosa corriente de frecuencia extremadamente alta, se dirigirá a la Tierra, donde habrá que instalar un gran campo de antenas. Y las microondas se convertirán de nuevo en electricidad.

El Instituto Central de Investigación propone utilizar el láser en lugar de microondas. El rayo de onda electromagnética se enfoca mal y habría que desviarla varios kilómetros cuadrados de la Tierra. En la variante del láser, la superficie se reduciría diez veces. Aunque de momento no existe un láser con tal potencia, pero se pueden tomar muchos diodos láser de infrarrojos distribuidos por paneles solares. Sus radiaciones se acumularían y se transmitirían a la Tierra.

EE UU, Japón, Europa y China ya tienen planes para construir una central eléctrica espacial para los años 2030-40. “Es completamente normal que Rusia se sume a ellos”, opina Alexander Zhelezniakov, académico de la Academia Rusa de Cosmonáutica (RAK por sus siglas en ruso):

“También nosotros debemos estudiar este tema. Si la energía del espacio es más barata, entonces nos conviene, porque hace mucho que la Tierra está experimentando una escasez energética. Hay que pensar en el futuro. No se trata de competir con otros países, sino de economía. Estamos construyendo nuevas centrales eléctricas en la Tierra, si existe la posibilidad de hacer algo similar en el espacio, ¿por qué no hacerlo?”

Ígor Lisov, adjunto del redactor jefe de la revista Novedades cosmonáuticas, dice que la idea es bonita pero que exige una inversión ingente de capital. Y por eso es económicamente infructuosa:

“Hay que contemplar la situación con los ojos bien abiertos y no dar por real lo deseado. Ningún país está realizando trabajos serios paratransportar, aunque sea a nivel experimental, energía a la Tierra desde el cosmos”.

El proyecto juega con el mito de que la humanidad se va a quedar pronto sin energía. Si se consideran, claro está, como únicas fuentes el petróleo y el gas. Pero seguro que se ponen en servicio otras variedades terrestres, la fusión termonuclear, por ejemplo. Con su aparición es poco probable que sea necesaria una central eléctrica espacial, asegura el miembro numerario de la RAK Andréi Ionin:

“Poner la estación en órbita y después mantener su explotación es muy caro. Y eso sin hablar de su influencia en la ecología del planeta. ¿Y si el rayo láser se desplaza? ¿Qué ocurriría en la Tierra? Tampoco sabemos cómo influirá en la capa de ozono: ¿puede agrandar el láser los agujeros de la capa de ozono? Las consecuencias serán cien veces más caras que el valor de la energía eléctrica obtenida. La propuesta del Instituto debe ir acompañada de informes de científicos y de economistas”.

Incluso si llegan a realizarse otros proyectos similares, no será muy pronto. Sin embargo, los expertos consideran imprescindible realizar investigaciones en esta línea. Durante el proceso pueden aparecer muchas conclusiones técnicas interesantes, por ejemplo, la creación de láseres más efectivos o de baterías solares.

Publicado originalmente en ruso en Golos Rossii.