Cómo aumentar las reservas de petróleo y gas

Un incremento de las reservas ayudará a aumentar la producción de recursos clave. Por ejemplo, las reservas de petróleo subirán en 6.010 millones de toneladas. Fuente: ITAR-TASS

Un incremento de las reservas ayudará a aumentar la producción de recursos clave. Por ejemplo, las reservas de petróleo subirán en 6.010 millones de toneladas. Fuente: ITAR-TASS

El Ministerio de Recursos Naturales presentará un programa estatal para reabastecer en un 25% las reservas de gas y petróleo de Rusia.

Las reservas de petróleo y gas aumentarán en un 25% en los próximos siete años. Este es uno de los objetivos fijados en el borrador de un programa estatal del Ministerio de Recursos Naturales para el crecimiento de los recursos naturales hasta 2020. Unos 98.000 millones de dólares (69.230 millones de euros) se destinarán a la exploración y desarrollo en nuevas áreas, incluyendo plataformas en alta mar. Los responsables del Ministerio explicaron que la demanda provendrá de los países de Asia y Sudamérica. 

El Ministerio de Recursos Naturales ha elaborado el borrador de un programa para el incremento de las reservas energéticas entre los años 2013 y 2020. El ministro de Recursos Naturales, Serguéi Donskoi, presentó el programa en el Gobierno Abierto el pasado martes 26 de febrero y será examinado por el Consejo de Ministros el próximo jueves. El documento se centra en el aumento de la base de explotación de recursos minerales y la exploración de recursos subterráneos. En particular, se detalla la financiación necesaria para explorar la plataforma continental del Ártico.

“Los recursos minerales siguen siendo la base para la financiación del presupuesto ruso y el mantenimiento del potencial de exportación del país”, dijo el Ministerio en una nota de prensa. 

Y esto seguirá así: la demanda global de materias primas crecerá por lo menos hasta 2030, impulsada principalmente por Malasia y Sudamérica. Según los cálculos generales realizados por las agencias de análisis que el Ministerio emplea para sus proyectos, la demanda de petróleo crecerá un 14%, la de gas natural un 36-52%, la de metales ferrosos y no ferrosos un 30-45%, y la de tierras raras un 30-35%. 

Sin embargo, los depósitos rusos están disminuyendo, ya que el 60% de los yacimientos contienen solamente 0,3 millones de toneladas que se puedan extraer al año. Menos de un 1% de los depósitos contiene reservas de más de 15 millones de toneladas, y la exploración y la actividad productora se está desplazando hacia áreas remotas con estructuras aún en fase de desarrollo. 

El Ministerio de Recursos Naturales pretende darle la vuelta a la situación con una inversión de 98.000 millones de dólares para reabastecerse de recursos naturales. Según sus cálculos, esas inversiones deberían incrementar el valor de las reservas subterráneas estratégicas (a precios de mercado global) en 5,6 billones de dólares. Esto hará que aumenten también los ingresos estatales por impuestos a la extracción de minerales, así como otros gravámenes indirectos al uso de recursos naturales, en aproximadamente un 35-40%. 

El aumento de las reservas disponibles ayudaría a relanzar la producción de materias primas. Por ejemplo, las reservas de petróleo podrían crecer hasta los 6,01 billones de toneladas, puesto que Rusia ya ha descubierto reservas explotables que se calculan en unos 25,2 millones de toneladas en la actualidad. Además, las reservas de gas natural crecerían en unos 12,6 millones de metros cúbicos, las de carbón en 7,12 billones de toneladas, las de uranio en 106.000 toneladas, las de mineral de hierro en 1.600 millones de toneladas y las de oro en 4.070 toneladas. 

Rustam Tankayev, un destacado experto en la Unión de Productores de Gas y Petróleo de Rusia, afirmó que era factible aumentar las reservas en las cantidades anunciadas por el Ministerio. “Pero, por lo que respecta al gas natural, desarrollar las reservas y la producción solo tiene sentido en algunas regiones que no tienen gas propio, como Timano-Pechora o Tatarstán”, puntualizó. Según Tankayev, las reservas de gas descubiertas hasta la fecha (unos 50,2 billones de metros cúbicos) son ya demasiadas. Un aumento de estos yacimientos incrementaría la producción hasta 1,3 billones de metros cúbicos al año. 

“Al mismo tiempo, Rusia está teniendo problemas para vender los 600.000 millones de metros cúbicos que produce en la actualidad”, señaló Tankayev. La causa principal es el descenso de las exportaciones de Gazprom a Europa. El gas natural ruso es el más caro de Europa (el precio medio de venta el año pasado rozó los 402 dólares por kilómetro cúbico) y los clientes europeos están tratando de reducir el consumo. Esto se aplica especialmente en el caso de Ucrania, que ha recortado desde los 52 kilómetros cúbicos del contrato original hasta solamente 20. 

Por ahora, solo compañías estatales llevan a cabo prospecciones geológicas en la Siberia oriental, ya que las operaciones en esa región todavía no producen beneficios. Pero el oleoducto Siberia oriental - océano Pacífico (ESPO) necesita ser llenado con crudo siberiano, ya que, actualmente, transporta exclusivamente petróleo de Siberia occidental, multiplicando los costes de producción. El petróleo del este de Siberia supone solamente 35 de los 80 millones de toneladas de capacidad del ESPO. 

Tankayev se mostró escéptico en su valoración de las perspectivas para la explotación de hidrocarburos en alta mar, y señaló que no solo Rusia, sino también las compañías petroleras internacionales carecen de la tecnología necesaria para una producción segura. 

Denís Borisov, director de investigación del Centro para Gas y Petróleo Ernst & Young de Moscú, también señaló que, en lo que respecta a yacimientos comprobados, las compañías rusas de integración vertical están aventajan en gran medida al resto de las principales empresas globales. Mientras que la proporción media entre reservas y producción de las compañías rusas es de 22 años para las reservas de petróleo y gas y de unos 19 para los hidrocarburos combinados, la media mundial es de 13 y 12 años, respectivamente. 

Es más, las reservas conjuntas de las cinco mayores compañías rusas, responsables de más de la mitad de la producción total del país (Rosneft, LUKoil, TNK-BP, Gazprom Neft y Tatneft), han crecido desde el equivalente de unos 5.500 millones de barriles de petróleo (un 10%) en 2009 hasta alcanzar aproximadamente los 5.900. 

Publicado originalmente en ruso en Gazeta.ru 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.