El petróleo de esquisto: una amenaza para la economía rusa

EE UU podría adelantar a Rusia y a Arabia Saudí en volumen de producción. Fuente: Grigori Sisóev / RIA Nóvosti

EE UU podría adelantar a Rusia y a Arabia Saudí en volumen de producción. Fuente: Grigori Sisóev / RIA Nóvosti

Debido al aumento de la producción de petróleo de esquisto bituminoso el mercado energético mundial se enfrenta a grandes cambios. Según los analistas de PwC, el precio del petróleo podría bajar bruscamente. En tal caso, el PIB de Rusia podría caer entre un 1,2% y un 1.8 %. Rusia dispone de un máximo de cinco años para lograr estabilizar su situación en el mercado energético, y alcanzar a Estados Unidos en el ámbito de los recursos naturales de energía.

En los últimos siete años, los EE UU hicieron un enorme avance en el campo de la producción de petróleo: en 2004 el país extraía 111.000 barriles de crudo al día, mientras que en 2011, gracias al petróleo de esquisto, se llegaron a alcanzar los 553.000 de barriles diarios. Como resultado, las importaciones de materias primas en los EE UU cayeron a los niveles más bajos en los últimos 25 años.

Según las previsiones de PwC, para el año 2035 la producción anual de petróleo de esquisto podría llegar a alcanzar 14 millones de barriles diarios (el 12% del total de la producción mundial).

La técnica de extracción combina una excavación horizontal y una fracturación hidráulica para liberar el petróleo atrapado en las rocas.

El aumento de la producción ejercerá presión sobre las cotizaciones del oro negro. Analistas de PwC creen que en el año 2035, los precios serán entre un 25 % y un 40 % más bajos (desde 83 hasta 100 dólares por barril), frente a los 133 dólares por barril que pronostica para las mismas fechas el Departamento de Energía de los EE UU (EIA).

Asimismo, según cálculos del Departamento de Energía de los EE UU, se estima que la participación de las empresas estadounidenses en la extracción mundial oscilará entre 1,2 y 4 millones de barriles por día.

Anteriormente, la empresa British Petrolium (BP) publicó en su informe anual Energy Outlook 2030 que incluso este año los EE UU podrían superar a Rusia y a Arabia Saudí en la producción, debido al rápido aumento de la extracción de petróleo de esquisto.

Esto ejercerá un fuerte presión sobre los precios. Por su parte, para el año 2035, la extracción del petróleo de esquisto podría aumentar el PIB mundial entre un 2,3% y un 3,7 %.

Las economías de algunos países también se beneficiarían. En particular, en los países  importadores de petróleo – como la India o Japón – el PIB podría crecer entre un 4 % y un 7 %, mientras que el PIB de los EE UU, China, Alemania o del Reino Unido podría incrementarse desde un 2 % hasta un 5 %.

“Por el contrario, los grandes exportadores de petróleo, entre ellos Rusia o los países del Golfo Pérsico, podrían sufrir pérdidas significativas a largo plazo si no comienzan su propia explotación de petróleo de esquisto bituminoso a gran escala”, afirmó John Hawksworth, economista jefe de PwC y uno de los autores del informe. 

El petróleo de esquisto en Rusia

En la industria de la explotación de gas y de petróleo rusa se emplea un concepto más amplio para referirse a esta nueva fuente de energía: “reservas de petróleo de difícil acceso y extracción”.

Este término se refiere no sólo al petróleo de esquisto bituminoso, sino también de pizarra arcillosa y de otros depósitos de roca sedimentaria. El potencial volumen de estos yacimientos se estima en unos 25.000-50.000 millones de toneladas.

Casi todas las empresas de energía rusas tienen proyectos para extraer petróleo “difícil”, pero se encuentran en una fase muy temprana de desarrollo.

Las principales empresas de petróleo rusas tienen proyectos para extraer petróleo “difícil”, pero se encuentran en las primeras fases de desarrollo.

Se prevé que para el año 2030 la producción de petróleo de pizarra bituminosa supere el 10% en Rusia. 

Los principales yacimientos de depósitos de petróleo de esquisto se concentran en la Formación Bazhénov en el oeste de Siberia. Es justamente en esta región donde los especialistas rusos de la industria petrolífera planean concentrar sus esfuerzos. Para compartir los riesgos financieros, las empresas rusas toman como socios a compañías extranjeras que, además, poseen la tecnología adecuada para dicha misión. 

La petrolera TNK-BP, la tercera mayor productora de crudo del país, comentó a  Rusia Hoy que están colaborando con las empresas que proporcionan servicios de alta tecnología y ofrecen soluciones singulares en el ámbito de ingeniería. En el desarrollo de los yacimientos petrolíferos de difícil acceso y extracción las nuevas tecnologías juegan un papel clave.

La empresa trabaja en estrecha colaboración con la compañía estadounidense Schlumberger y están en marcha siete proyectos piloto. Algunos de ellos ya se están implementando en los yacimientos Kámennoe, Em-Egovsk, Séverno-Jojriakóvskoe y Samotlórskoe.

Este año, TNK-BP prevé invertir 100 millones de dólares en este tipo de proyectos. En el caso de que tenga éxito, el aumento en la producción de crudo rondará los  cuatro millones de toneladas en los años 2013-2015 (en el año 2012, la producción de petróleo se situó en 73 millones de toneladas).

De acuerdo con la estimación de la empresa, la participación de TNK-BP en el petróleo de difícil acceso y extracción es aproximadamente de un 2 % a un 4% de todas las reservas de Rusia.

Por su parte, la petrolera estatal Rosneft cuenta con 27 yacimientos de petróleo de difícil acceso y extracción en el oeste de Siberia (la Formación de pizarra Bazhénov, la de Achímov y la de Tyumén), donde las reservas de crudo se estiman en 1,8 millones de toneladas.

La empresa rusa y la petrolera estadounidense Exxon Mobil firmaron un acuerdo para el desarrollo conjunto de 23 yacimientos petrolíferos. Otro socio de este acuerdo es la empresa noruega Statoil.

Salym Petroleum Development (la empresa conjunta de Gazprom Neft y Shell) explotará el yacimiento petrolífero de Verjne-Salímskoe. Asimismo, Gazprom Neft posee también sus propios proyectos en el marco de yacimientos de petróleo y de gas natural Krasnoléninskoe. El pasado enero comenzó la perforación del primer pozo de evaluación en dicho campo.

El analista de la compañía de inversiones “Capital”, Vitali Kriúkov, considera que la fecha de inicio de la producción del petróleo de difícil acceso y extracción dependerá de varios factores.

“En primer lugar, las empresas deben comprender la geología de los proyectos con este tipo de petróleo, la cual resulta ser diferente en distintos países. Así, en los EE UU es una geología más accesible, mientras que en China y en Rusia es más difícil. En segundo lugar, es preciso ofrecer incentivos fiscales para este tipo de proyectos”, señala el experto.

Actualmente, el gobierno ruso está coordinando la redacción de un proyecto de ley, donde se establecerán todas estas preferencias (por ejemplo, beneficios fiscales en la aplicación de los impuestos sobre la extracción de materias primas [NDPI, según las siglas en ruso]).

“El volumen de petróleo convencional en Rusia también es por ahora bastante grande”, declaró el analista de Gazprombank, Alexánder Nazárov. Aunque según explicó, empresas extranjeras con experiencia en el campo de la extracción de petróleo de difícil acceso ya están entrando en el mercado ruso y, además, la es posible comprar la tecnología necesaria. “En general, es factible mantener nuestro lugar en el mercado energético y alcanzar a los Estados Unidos en un lustro”, añadió el experto. La única dificultad que prevén los extractores de petróleo rusos es que la disponibilidad logística de los depósitos de petróleo de esquisto es, en promedio, más baja que en EE UU y en Europa.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.