Lanzan un servicio para almacenar contenido “pirata”

Tras la creación de un registro para bloquear páginas, el Partido Pirata de Rusia crea un hosting para recursos amenazados de cierre. Fuente: Getty Images / Photo Bank

Tras la creación de un registro para bloquear páginas, el Partido Pirata de Rusia crea un hosting para recursos amenazados de cierre. Fuente: Getty Images / Photo Bank

El Partido Pirata de Rusia planea abrir un “hosting pirata” llamado Piratehost.net, según informa en su blog el vicepresidente de esta organización, Stanislav Shakirov. El servicio se dedicará a proveer a los usuarios de internet un sistema para poder almacenar información, imágenes, vídeo, o cualquier contenido accesible vía web.

Se trata de una respuesta a los intentos del Estado y de los titulares de los derechos de propiedad intelectual de regular internet. En declaraciones de este partido, desde noviembre de 2012, cuando comenzó a funcionar el registro de páginas web con información no permitida (los recursos que figuran en él se bloquean), se han añadido más de 3.300 páginas web (por lo general sitios que figuran con las mismas direcciones IP que los dominios prohibidos).

“Nosotros no tenemos centros de información propios, pero tenemos alquiladas instalaciones en varios países europeos y asiáticos, así como acuerdos con los operadores locales sobre el tráfico”, aclaraba Shakirov al diario Védomosti.

Según el Servicio de Supervisión de Comunicaciones y tecnologías de la información, a mediados de enero de 2013 en el registro de sitios web prohibidos había más de 1.680 entradas. En realidad se habían bloqueado 166 sitios web. Además, este servicio recibió más de 23.300 peticiones de bloqueo desde comienzos de noviembre de 2012. 

El servicio de hosting se ofrecer a aquellos proyectos prohibidos por los órganos de protección de la propiedad intelectual en sus países, incluida Rusia. Pueden ser tanto sitios web con información que infrinja de algún modo los derechos de autor, como proyectos políticos.

“Nosotros partimos de que no existe información prohibida, sólo información que los Estados quieren esconder, o información cuya distribución libre es incómoda para algunas corporaciones”, explica Shakirov. Aunque promete no amparar cierto tipo de contenido: no habrá ni spam ni carders (sitios web creados para robar los códigos de las tarjetas de crédito), ni páginas de fishing (sitios falsos que estafan a los usuarios robándoles su información personal), ni pornografía infantil.

Este servicio no sólo se basa en aspectos ideológicos, sino también comerciales. “El hosting pirata será un servicio de pago”, advierte Shakirov.

El vicepresidente del Partido Pirata no ha declarado a quién ha alquilado los servidores para alojar webs con información prohibida por la ley rusa. Aunque este tipo de recursos se pueden colocar en servidores de Holanda, Alemania, Letonia, República Checa, Malasia e Indonesia, según ha enumerado el político.

Tampoco ha aclarado quién financia la actividad del partido. Según él, el proyecto cuenta con el “apoyo de activistas de internet” tanto rusos como extranjeros.

Los organizadores del proyecto son conscientes de que puede haber intentos de bloquear este dominio. Para evitarlo, Shakirov promete bloquear el acceso a direcciones IP oficiales como, por ejemplo, del Servicio de Supervisión de Comunicaciones y tecnologías de la información y demás órganos estatales.

“Pondremos trampas a los funcionarios para proteger a nuestros amigos de las visitas de direcciones de IP pertenecientes a los órganos estatales, - anuncia un comunicado del Partido Pirata. – Crearemos páginas que realizarán filtros preliminares al Servicio de Supervisión de Comunicaciones y otros órganos estatales. Tras seguir las direcciones de aquellos que entran en estas páginas trampa, las incluimos en una lista negra <…> ¡En la lista negra tenemos nuestra respuesta a los funcionarios!”.

“Esta es una reacción esperada a los rígidos procedimientos que limitan la libertad de búsqueda y difusión de la información, así como a los que impiden el funcionamiento normal de los recursos honestos”, comenta Irina Levova, analista de la Asociación Rusa de Comunicaciones Electrónicas, que reúne a más de 100 compañías en el espacio ruso de internet.

“El servicio que ofrece el Partido Pirata no infringe ninguna ley vigente”, según considera Levova. Por otro lado, el empleado de una gran compañía de internet se manifiesta en contra de la iniciativa, ya que considera que estas declaraciones no hacen más que molestar a las autoridades y obligan a dar más vueltas de tuerca a las autoridades.

“Si aparece un servicio que incumpla la ley, el Estado seguirá tomando medidas para cerrarlo y castigar a los culpables”, previene el vicepresidente de la Duma Estatal, Serguéi Zhelezniak.

Además, si este hosting publica contenido ilegal en otros países, acabará enfrentándose con toda seguridad a los defensores de los derechos de autor europeos y norteamericanos, según espera Zhelezniak.

De todos modos, todos los países deben encontrar una solución al problema de la piratería sin causar daños ni a los usuarios ni a los titulares de la propiedad intelectual, considera el diputado. En la actualidad los expertos rusos están estudiando la posibilidad de que las remuneraciones a los autores se incluyan en la tarifa por el uso de internet. La complejidad de esta solución estriba en que debería ser aprobado no sólo por las asociaciones de derechos de autor rusas, sino también por las internacionales y a ser posible debería aplicarse en toda la red, concluye Zhelezniak.

El representante del Servicio de Supervisión de Comunicaciones y tecnologías de la información se negó a hacer comentarios.

Artículo publicado originalmente en Védomosti.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.