Un día como hoy, en 1911

Espía soviético Nikolái Kuznetsov.

Espía soviético Nikolái Kuznetsov.

RIA Novosti
"Déjame morir, pero en la memoria de mi pueblo, seré inmortal".

Espía soviético Nikolái Kuznetsov. Fuente: RIA NovostiEspía soviético Nikolái Kuznetsov. Fuente: RIA Novosti

Nikolái nació el 27 de julio de 1911 en el Estado de Perm (actual óblast de Sverdlovsk), y utilizó varios seudónimos durante la Segunda Guerra Mundial. Sus operaciones de inteligencia las realizó bajo las identidades de Rudolf Schmidt, Nikolái Vasílievich Grachiov y el teniente Paul Siebert. Kuznetsov hablaba alemán, esperanto, polaco y ucraniano.

Sus operaciones de inteligencia se hicieron legendarias. Gracias a su labor, la contrainteligencia soviética tuvo acceso al contenido de la correspondencia diplomática secreta de la embajada alemana. Ayudó a descubrir la localización uno de los emplazamientos más secretos de la historia de la guerra: el cuartel general de Hitler "Werwolf" (hombre lobo) en Ucrania. Mató a seis altos funcionarios alemanes y sus informaciones ayudaron a prevenir el asesinato de los líderes de la URSS, Estados Unidos y Gran Bretaña durante la Conferencia de Teherán.

En una de las últimas cartas de Nikolái a su hermano, escribió: "Amo la vida, todavía soy muy joven. Pero si mi Patria, que amo como amo a mi madre, me obliga a sacrificar mi vida por su liberación de la ocupación alemana, lo haré. Que todo el mundo sepa lo que un patriota ruso y bolchevique puede hacer. Recordemos a los líderes nazis que nuestra nación, como el sol, no puede ser derrotada o exterminada ... Déjame morir, pero en la memoria de mi pueblo, seré inmortal."

Kuznetsov resultó muerto a la edad de 32 años en un tiroteo con miembros del Ejército Insurgente de Ucrania cerca de la ciudad de Brody el 9 de marzo de 1944. Nikolái fue galardonado póstumamente con el título de "Héroe de la Unión Soviética". Sus archivos aún no se han hecho públicos completamente y se mantendrán así en los archivos del FSB hasta el 2025.