¿Cómo se ha desarrollado el comercio en Rusia a lo largo de la historia?

Ria Novosti
La estructura de las exportaciones rusas ha sufrido fuertes cambios en el último siglo que han influido en el desarrollo de la tecnología, la guerra y el encarecimiento de la materia prima. Nuestro corresponsal desvela los productos y los destinatarios de las exportaciones rusas.

En la antigua Rus, el comercio comenzó a desarrollarse activamente en los siglos XIV y XV, momento en el que también se formaron los mercados locales. El territorio de Pomorie (en la costa del Mar Negro y actualmente en Bulgaria) se dedicaba a la peletería, Riazán comerciaba con pan y Moscú con productos de artesanía. El desarrollo del comercio interno impulsó también las relaciones con otros países.

Los rusos efectuaron intercambios comerciales con las colonias genovesas y venecianas asentadas en la costa sur de Crimea, en la Horda Dorada, en Irán y en Asia Central.

En el siglo XV, la Rus exportaba pieles, cuero, lienzos, sillas de montar, flechas, cuchillos, grasa, cera, lino y aceite.

Un siglo más tarde se intensificó el comercio con la República de las dos Naciones, Suecia y Lituania. Los comerciantes de la Rus llevaban a los mercados locales pieles, cuero, telas y armas.

Fuente: Ria Novosti

Hacia mediados del siglo XVI, Inglaterra comenzó a mostrar interés por la Rus, llegando a crear una compañía especial para el comercio con el Estado ruso; y Holanda siguió sus pasos. Los británicos y los holandeses, que apreciaban los productos rusos, obtuvieron importantes beneficios ejerciendo de intermediarios entre la Rus y el resto del mundo. Aparte de estos dos países, la Rus también vendía sus productos a través de Persia, pero todo cambió en el siglo XVIII, cuando Pedro I ascendió al trono.

La influencia de Pedro I

En el siglo XVIII, Rusia consiguió una salida al mar Báltico que le abrió nuevas posibilidades en el terreno comercial. Sin embargo, la pasividad de los mercaderes rusos impidió que estos entablaran nuevos contactos. Fue entonces cuando el gobierno decidió intervenir, concentrando en sus manos los productos más demandados por los Estados vecinos.

El Estado monopolizó la venta de cáñamo, lino, grasa, cera, alquitrán, melaza y caviar, consiguiendo duplicar el volumen de exportaciones con respecto al de las importaciones al final del reinado de Pedro I, mientras las altas tasas aduaneras protegían el mercado interior. Tras su muerte en 1725 y el cambio de gobierno, los procesos puestos en marcha por Pedro I se mantuvieron en vigor.

Fuente: Ria Novosti

Hasta finales del siglo XVIII predominó la exportación de lino y productos derivados de este. El pan también se encontraba entre los primeros puestos. Otro artículo muy demandado era la peletería, procedente de Siberia.

Desarrollo del capitalismo

Con el desarrollo del capitalismo se intensificó la especialización de las distintas regiones económicas del país. En la primera mitad del siglo XIX, las exportaciones casi se habían duplicado. El lino, el cáñamo, la piel, la lana, el cuero y la grasa seguían liderando el mercado. Por otra parte, las exportaciones de pan crecieron bruscamente en los años 40 de aquel siglo, como consecuencia de varias malas cosechas en los países europeos. No obstante, las ventas de telas y productos metálicos eran más modestas y se dirigían, principalmente, a China, Asia Central y Turquía.

La formación de monopolios tuvo un gran impacto en el comercio, donde empezaron a ganar protagonismo las grandes asociaciones industriales y los bancos comerciales. Durante el último cuarto del siglo XIX, la producción vivió una fuerte subida y Rusia se convirtió en uno de los principales fabricantes de maquinaria del mundo.

La revolución y el periodo soviético

Al principio del periodo soviético el nuevo gobierno importaba materia prima: trigo, madera y pieles. Fue entonces cuando comenzó la exportación de petróleo. Cinco años antes de la Segunda Guerra Mundial se registró un aumento en la importación de maquinaria y, hacia 1938, el 70 % de los productos importados eran maquinaria, locomotoras, vagones, automóviles y productos químicos.

También se vivieron cambios tras la Segunda Guerra Mundial: se alcanzaron nuevos acuerdos con Gran Bretaña y EE UU para el suministro de armamento y otros bienes necesarios para las actividades bélicas. Al terminar la guerra, la URSS mantenía un comercio dinámico con los países del bloque socialista, llegando a entablar relaciones comerciales con 115 países hacia 1970. La mayor parte de estos intercambios la conformaban productos industriales como maquinas herramientas, además de materias primas como el petróleo y sus derivados o el gas natural.

Casi una tercera parte de las máquinas y equipos importados por los países en vías de desarrollo llegaba de la URSS. Después aparecieron otros artículos como diamantes, brillantes y uranio enriquecido. A los países desarrollados la URSS exportaba principalmente petróleo y sus derivados, así como metales, celulosa, madera y telas. La exportación de petróleo fue aumentando gradualmente hasta alcanzar el 46,5 % en 1987, porcentaje que triplicaba las cifras de hacía 15 años.

Artículo publicado originalmente en ruso en Gazeta.ru.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies