Se cumplen 66 años de la primera bomba nuclear soviética

Prueba de la primera bomba nuclear soviética, el 29 de agosto de 1949.

Prueba de la primera bomba nuclear soviética, el 29 de agosto de 1949.

Getty Images
La primera bomba nuclear soviética RDS-1 fue probada con éxito el 29 de agosto de 1949. Los datos de los agentes de los servicios de inteligencia sobre las investigaciones nucleares en los EE UU Unidos ayudaron a los científicos soviéticos a evitar errores.

Según los datos del Stockholm International Peace Research Institute a principios del 2015 en el mundo había aproximadamente unas 15.850 unidades de armamento nuclear.

 

La historia de la carrera armamentista empezó hace más de 60 años, con los EE UU a la cabeza. 

 

La mañana del 29 de agosto del año 1949 se finalizó con éxito la prueba de la primera bomba nuclear soviética, la RDS-1.

 

Las investigaciones para realizar esta bomba empezaron en 1943. Los agentes de los servicios de inteligencia soviéticos pasaron información desde la Gran Bretaña sobre trabajos científicos de acceso restringido sobre energía nuclear. Los espías también se habían infiltrado en unos cuantos centros de investigación nuclear estadounidenses.

 

Los materiales sobre la bomba de plutonio de los EE UU que enviaron los agentes de los servicios de inteligencia permitieron evitar una serie de errores durante la creación de la RDS-1, reducir de forma considerable el tiempo en que se realizó y disminuir los gastos”, explicó a RBTH Valentín Kostiukov, profesor y director del Instituto Ruso de Investigaciones Científicas de Física Experimental.

 

A partir de los años 40, los EE UU, Gran Bretaña y la Unión Soviética intentaban adelantarse entre ellos en la cursa armamentista. Los EE UU fueron los primeros, cuando el 16 de julio de 1945 realizaron con éxito el ensayo de la bomba nuclear de una plataforma Gadget.

 

Había llegado la hora de las “actuaciones demostrativas”: el país norteamericano quería demostrar a la Unión Soviética y al mundo entero sus nuevas capacidades. El 6 de agosto de 1945 los EE UU lanzaron su bomba atómica, llamada Little Boy, sobre Hiroshima y el 9 de agosto la bomba Fat Man cayó sobre Nagasaki. Centenares de miles de civiles murieron en segundos mientras que otros morirían agónicamente por enfermedades producidas por la radiación.

 

El bombardeo de las ciudades japonesas dejó petrificado a Stalin. A partir de entonces la creación urgente de un arma nuclear propia se convirtió en el principal objetivo de la seguridad nacional. Científicos importantes del país, entre ellos Ígor Kurchatov y Piotr Kapitsa, se dedicaron a trabajar para alcanzar este objetivo.

 

Triunfo de los agentes de inteligencia y de los científicos

 

Los servicios de inteligencia permitieron ganar tiempo a los físicos soviéticos. “Desde el principio quedaba claro que muchos de los avances técnicos del prototipo norteamericano no eran ideales. En las etapas iniciales los especialistas soviéticos ya podían proponer mejores soluciones tanto para la carga en su conjunto como para sus componentes aislados”, explica Kostiukov.

 

Este experto considera que en el ambiente tenso que se vivía en ese momento la decisión de utilizar la experiencia estadounidense era la única acertada. La estructura de la RDS-1 imitaba a la norteamericana Fat Boy pero el corpus balístico y el sistema electrónico eran de creación soviética.

 

El trabajo que realizaron nuestros científicos en los años 40 fue virtuoso, si se tiene en cuenta la técnica primitiva con la que tuvieron que trabajar”, explicó a RBTH Vadim Simonenko, director científico adjunto del Centro Nuclear Federal Ruso en Zababajina. Este experto asegura que “estas investigaciones abrieron el camino para la comprensión de muchos fenómenos relacionados con las grandes concentraciones de energía: la combustión termonuclear, los destellos de nuevas estrellas, la explosión de estrellas supernovas y otros procesos”.

 

La noticia de que la Unión Soviética estaba creando su propia arma nuclear provocó mucha preocupación en los líderes norteamericanos. En julio de 1949 apareció el plan Troyano, según el cual los estadounidenses tenían intención de lanzar bombas nucleares sobre 70 ciudades de la Unión Soviética. Sin embargo, el éxito de las pruebas soviéticas en agosto de 1949 puso fin al monopolio estadounidense en la posesión de armamento nuclear.

 

Sin su propia arma nuclear la Unión Soviética tarde o temprano hubiera sido destruida o en el mejor de los casos subordinada completamente a los Estados Unidos”, considera Alexander Vdovin, historiador de la Universidad Estatal de Moscú.

 

En 1970 entró en vigor el Tratado de no proliferación de armas nucleares en el que actualmente participan 188 países. En 1996 se firmó un Tratado internacional sobre la prohibición global de experimentos nucleares. Desde ese momento solo han realizado pruebas nucleares India, Pakistán y la República Popular de China, países que no forman parte del Tratado.

 

¿Cuántas cabezas nucleares tienen los EE UU y Rusia?

 

El potencial nuclear de Estados Unidos alcanzó su cifra máxima en 1967 con aproximadamente 31.255 unidades y el de la Unión Soviética en 1985, con 45.000 unidades. Según datos del 1 de septiembre de 2014, Rusia dispone de 1.643 ojivas nucleares en varios tipos de portadores y los EE UU, 1.642.

 

¿Qué países tienen bombas nucleares?

 

Según datos oficiales, actualmente ocho estados poseen armamento nuclear. Además de EEUU y Rusia; Gran Bretaña, Francia, China, India, Pakistán y la República Popular China crearon sus municiones nucleares. Se cree que Israel también tiene armamento nuclear pero este país no lo ha declarado oficialmente.

 

Lea más

 

Disputa entre Rusia y los EE UU acerca de la no proliferación >>>

 

El submarino nuclear más grande del mundo (fotografías) >>>

 

Las dificultades para lograr el desarme nuclear >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.