Nueve cosas que no sabías de las estrellas rojas del Kremlin

La superluna del 10 de agosto de 2014, se alza sobre las estrellas rojas del Kremlin.

La superluna del 10 de agosto de 2014, se alza sobre las estrellas rojas del Kremlin.

Reuters
Se trata de uno de los símbolos más conocidos de Rusia. Este año se cumplen 80 años desde que se instalasen en lo alto de las torres del Kremlin.

1. Hasta los años 30, las cuatro torres del Kremlin estaban decoradas con dos águilas bicéfalas, cuando el equipo de restauración dirigido por Ígor Grabaria concluyó que las figuras prerrevolucionarias carecían de valor histórico y podían ser reemplazadas.

 

2. El 23 de agosto de 1935, las águilas fueron retiradas y en su lugar colocaron estrellas de cinco puntas. Las águilas se fundieron y solo se conservan en fotografías.

 

3. Hubo dos intentos para confirmar el diseño de las estrellas. A Stalin no le gustó la primera versión, de Evgueni Lansare, y se retiró al artista del proyecto.

 

4. Había 7.000 topacios tallados y amatistas que adornaban las estructuras teñidas de cobre rojo. Las estrellas brillaban al sol como si fueran algo sobrenatural.

 

5. Cada estrella del Kremlin pesa una tonelada. A causa del peso que se tuvieron que restaurar y fortificar las torres.

 

6. Las estrellas estuvieron en las torres durante dos años. Debido a las frecuentes precipitaciones se oscurecieron y fueron entonces reemplazadas.

 

7. Las nuevas cinco estrellas (la quinta, se añadió a la torre Vodovzvodnaia) las creó el artista principal del Teatro Bolshói, Fiódor Fiodorovski. Propuso hacer los contornos más proporcionales.

 

8. Las estrellas más grandes tienen una altura de 3,75 metros, en las torres Spásskaia y Nikólskaia. Cada una de ellas se construyó con un tamaño diferente, en torres con alturas diferentes, pero parecen iguales. Se hicieron de cristal de rubí, para que brillasen más.

 

9. Solo dos veces en la historia han dejado de brillar. La primera fue en 1945, cuando se camufló todo el Kremlin para esconderlo de las bombas. La segunda vez, cuando el director Nikita Mijalkov rodó una escena para El Barbero de Siberia.

 

Lea más

 

Cinco cosas que nunca le agradecimos a la Unión Soviética >>>

 

El origen del águila bicéfala en el escudo de Rusia >>>

 

La hoz y el martillo: místico emblema de la URSS >>>

 

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.