Cómo los eslavos crearon su propio esperanto

Kira Lisitskaya (Foto: Dominio público)
El ruso ha sido la lengua común de la mayoría de los eslavos durante siglos. Pero en el siglo XXI surgió la necesidad de una lengua "neutra" entendida por todos los eslavos.

En el siglo IX, los legendarios misioneros-ilustrados, los hermanos Constantino (Cirilo) y Metodio y sus alumnos crearon la primera lengua escrita común para todos los eslavos: el eslavo antiguo. En aquella época las lenguas eslavas aún eran mutuamente inteligibles (como dialectos de una misma lengua), por lo que el eslavo antiguo ha llegado fácilmente a todos los eslavos de Moravia, los Balcanes y la antigua Rusia. Hoy son habitantes de Rusia 145,5 millones, Ucrania 41,1 millones, Bielorrusia 9,2 millones, Bulgaria 7 millones, Serbia 7 millones, Montenegro 630.000, Croacia, 4 millones; Bosnia y Herzegovina, 3,2 millones; Macedonia del Norte, 2 millones; la República Checa, 10,7 millones; y Eslovaquia, 5,5 millones. Entre todos los países eslavos, el eslavo antiguo no se difundió en Polonia, 38 millones, y en Eslovenia, 2 millones, donde a principios de la Edad Media se utilizaba el alfabeto latino para escribir.  En los siglos XI-XVI se produjeron cambios estructurales radicales en las diferentes lenguas eslavas, se formaron rasgos lingüísticos y vocabulario originales. Desde entonces, las personas de diferentes partes del mundo eslavo ya no se entienden.

Cómo un sacerdote católico croata intentó unir a los eslavos

Juraj Križanić

Para bien o para mal, hasta los siglos XVIII y XIX la lengua heredera del antiguo eslavo eclesiástico funcionó con frecuencia como lengua común de los eslavos. Pero su limitada funcionalidad y su aislamiento de la vida real fueron percibidos por los estudiosos mucho antes del siglo XIX. El primer intento de ir más allá del eslavo eclesiástico y de crear una lengua eslava común en los tiempos modernos fue realizado por un misionero croata, Juraj Križanić.

Súbdito del Imperio de los Habsburgo, sacerdote católico y teólogo, llegó a Moscú en 1659 para servir al zar Alexis de Rusia. Sus ideas sobre la necesidad de una unión entre las iglesias ortodoxa y católica para la unidad de todos los eslavos no fueron recibidas con entusiasmo en la corte zarista. Después de un par de años, el creativo croata fue exiliado a la entonces capital de Siberia, Tobolsk (al mismo tiempo fue condenado a un salario de 90 rublos al año, bastante en aquella época, que fue bastante suficiente para que durante los siguientes 16 años, Križanić se dedicara activamente a escribir).

De la idea de la unificación de todos los eslavos pasó lógicamente a la idea de la necesidad de una lengua moderna totalmente eslava basada en el ruso (que consideraba la más antigua, pura y desarrollada entre las lenguas eslavas). En 1665 publicó su obra titulada La exposición gramatical de la lengua rusa, en la que por "lengua rusa" no entendía el ruso tal y como era entonces, sino la proyectada lengua paneslava.

Portada de

Más del 60% de su vocabulario estaba compuesto por palabras paneslavas, el 10% era ruso y eslavo eclesiástico, el 9% procedía de un dialecto de la lengua materna del autor, el 2,5% del polaco y el resto de las demás lenguas eslavas.

El experimento de Križanić fue científicamente muy exitoso. Su obra se considera a menudo el primer estudio de gramática comparada de las lenguas (¡y no sólo del eslavo!) en Europa. Además, al llamar "ruso" a su lengua paneslava, el pensador croata detectó una tendencia que dominará en el ámbito de la comunicación intereslava hasta finales del siglo XX...

El ruso como única opción

El creciente poder del Imperio ruso (y tras la partición final de la Rzeczpospolita, el único Estado eslavo del mundo) fue durante varios siglos, hasta principios del siglo XX, un punto de referencia político y cultural sin alternativa para la mayor parte de la intelectualidad eslava que entonces vivía en el territorio del Imperio austriaco de los Habsburgo y del Imperio otomano. Las ideas de Križanić encontraron involuntariamente una continuación lógica en la filosofía del paneslavismo: la unificación de todos los eslavos en un único Estado bajo el gobierno del monarca ruso.

La ideología paneslava partía de la premisa de que en el futuro todos los eslavos deberían "volver" a una lengua común comprendida por todos los eslavos. Algunos entusiastas propusieron sus propios proyectos de paneslavismo, entre ellos el eslovaco Jan Herkel con su Universalis Lingua Slavica (1826), o el Uzajemni Pravopis Slavanski (1865) del esloveno Matija Mayar. Pero la influencia de la cultura y la lengua rusas en los humanistas eslavos de aquella época fue tan grande que, en su mayoría, se dedicaron a adaptar la cultura rusa moderna en su patria en su propia lengua. La mayoría de ellos conocían el ruso en mayor o menor medida, y no había necesidad real de la tumultuosa actividad de crear una lengua paneslava separada.

Matija Mayar

Después de 1917, el ruso se retiró brevemente de su posición predominante en el mundo eslavo, para volver después de 1945 como la lengua principal de facto de todo el campo socialista. Después de la Segunda Guerra Mundial y hasta finales de la década de 1980, todas las naciones eslavas construyeron el socialismo bajo la atenta mirada de Moscú. Tras la caída de la URSS, Rusia perdió su atractivo para otros pueblos eslavos y el prestigio de la lengua rusa en la región cayó en picado. Así, con el cambio de milenio resurgió el problema de una lengua común para todos los eslavos.

Proyectos del siglo XXI: sin paneslavismo

Aunque a principios de este siglo la mayoría de los antiguos países socialistas empezaron a integrarse activamente en Europa Occidental, la necesidad de una lengua común no se perdió; de hecho, aumentó. Los negocios conjuntos, el turismo accesible y la interminable comunicación en Internet han impulsado a los habitantes de varios países de Europa Oriental y Central a establecer contactos más intensos. No todo el mundo podía aprender inglés, y la sensata idea de que es más fácil y natural para los eslavos comunicarse entre sí en una lengua afín estaba en el aire. Los proyectos lingüísticos paneslavos del siglo XXI se diferencian fundamentalmente de sus predecesores precisamente porque carecen de toda ideología paneslava y declaran objetivos puramente prácticos.

Mark Juchko

El primero de ellos fue Slovio, desarrollado desde 1999 por el lingüista eslovaco Mark Juchko sobre el material y los principios léxicos eslavos, similares al esperanto. Sin embargo, Slovio nunca ganó popularidad. A muchos usuarios les disgustaba su artificialidad y similitud con el esperanto, y su extraña terminación plural -s, así como su "fealdad" gráfica. Después de publicar varias versiones de Slovio, Mark Juchko parece haberse desilusionado con su idea, dejando de responder a los correos electrónicos y de actualizar el sitio web del proyecto http://slovio.com/ en 2010 (se proporciona una captura de pantalla del sitio como ilustración).

En 2006, Slovio tuvo un competidor: Slavic, creado por los checos Ondrej Rechnik, Gabriel Svoboda y el holandés Jan van Stenbergen. Los desarrolladores se propusieron crear una lengua común para todos los hablantes de lenguas eslavas, utilizando vocabulario e imitando la gramática de las lenguas eslavas modernas.

En 2009, el estadounidense Stephen Radzichowski, el polaco Andrej Moraczewski y el checo Michal Borowicka propusieron el proyecto Slovioski, que es esencialmente un híbrido de Slovio y Slavic. Ese mismo año, el programador checo Vojtech Merunka publicó una monografía, Novoslavonic, en la que intentaba combinar el vocabulario eslavo moderno con la gramática y el vocabulario de las lenguas eslavas comunes clásicas: el eslavo antiguo y el eslavo eclesiástico.

Vojtech Merunka y Jan van Stenbergen en una conferencia sobre la lengua de Eslovenia, 2018

En 2011, los grupos del proyecto Slavonic, Slovośka y New Slavonic anunciaron la necesidad de unir fuerzas, y en 2017 finalmente integraron todos sus esfuerzos en un nuevo proyecto, Interslavic. El trabajo posterior sobre la lengua se encomendó a una comisión especial, formada por Merunka, van Steenbergen, así como el polaco Michal Swat, el checo Roberto Lombino y el ruso Pável Skrilev. 

El eslavo actual existe en dos alfabetos alternativos: el latino de tipo mixto checo-croata y el cirílico, que combina letras rusas con serbias y ucranianas. Gramaticalmente es lo más parecido a las lenguas eslavas naturales, aunque la sintaxis está nivelada y la morfología está debidamente despejada de excepciones e irregularidades.

El inter-eslavo dispone de un vocabulario bastante amplio y cuidadosamente calibrado de más de 17.000 palabras, que se actualiza periódicamente para que la lengua, tanto escrita como hablada, sea comprensible en general para cualquier hablante nativo de una de las lenguas eslavas con relativa formación. "Interslavists" también mantiene un diccionario inter-eslavo (más de 17500 palabras), tiene sus propias páginas web: una de presentación, otra de noticias, un canal en Youtube (casi 10 000 seguidores), un grupo en Facebook (17 000 seguidores) y cuentas en otras redes sociales. A pesar de que Inter-Slavic ha resultado ser mucho más natural y viable que Slovio, el proyecto, en general, no ha crecido más allá de un círculo de entusiastas y unos pocos miles de personas y aficionados afines.

Síguenos en nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes 

Estimados lectores,
Nuestro sitio web y nuestras cuentas en las redes sociales corren el riesgo de ser restringidos o prohibidos, debido a las circunstancias actuales. Por lo tanto, para mantenerte al día con nuestros últimos contenidos, simplemente haz lo siguiente:

Suscríbete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes

  • Suscríbete a nuestro boletín semanal por correo electrónico: debajo de cada artículo hay un espacio para hacerlo.
  • Habilita las notificaciones push en nuestro sitio web.
  • Instala un servicio de VPN en tu ordenador y/o teléfono para tener acceso a nuestra web, aunque esté bloqueada en tu país.

LEE MÁS: 4 razones por las que los rusos utilizan el alfabeto cirílico 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies