No sólo hay osos y tigres. Incluso los búhos más grandes del mundo viven en Rusia

Búho pescador de Blakiston

Búho pescador de Blakiston

Elena Linnik/kurilskiy.ru
En el territorio de Primorie viven entre 200 y 400 lechuzas de Blakiston. Se están realizando esfuerzos internacionales para salvar a esta hermosa especie de la extinción.

Cuando se trata de la fauna del Lejano Oriente ruso, lo que más destaca son los grandes felinos. Los publicitados esfuerzos internacionales de conservación para salvar al tigre siberiano (Amur) y al amenazado leopardo de Amur han convertido a estos felinos en las mascotas no oficiales de los bosques orientales de Rusia. Sin embargo, la taiga del territorio de Primorie, que limita con Corea del Norte, China y el mar de Japón, alberga la mayor especie de búho viviente del planeta: el búho pescador de Blakiston.

El búho más grande del mundo, el búho pescador de Blakiston

Estos hermosos búhos tienen una envergadura de 1,8 metros y suelen medir más de 60 centímetros. La hembra es mucho más grande que el macho y puede pesar hasta 4,5 kg.

Su hábitat se extiende hasta Hokkaido, Japón y la provincia china de Heilongjiang. Están incluidos en el Libro Rojo de especies en peligro de extinción de Rusia, y pueden encontrarse tan al norte como Magadán, y tan al este como Sajalín y las islas Kuriles del Sur, donde existe una subespecie.

Son una especie sedentaria y no les gusta salir de su territorio de confort, a menos que estén extremadamente hambrientos. Esto nos lleva a preguntarnos cómo estos búhos, que no se encuentran cerca de Europa, recibieron su nombre británico. Resulta que el primer europeo que se fijó en esta escurridiza ave fue Thomas Blakiston, un naturalista inglés que vivió en Japón en el siglo XIX. En 1883 recogió en Hokkaido un espécimen de búho que posteriormente fue bautizado como búho pescador de Blakiston por Henry Seebohm, un fabricante de acero inglés y ornitólogo aficionado.

Los búhos pescadores de Blakiston están especializados en la caza en zonas ribereñas. Estas aves han evolucionado para especializarse en la caza de peces en lugar de ratones. Sus terrenos de caza favoritos son las riberas de los ríos. Su dieta incluye salmones en desove, cangrejos de río y ranas, y son lo suficientemente fuertes como para capturar peces que pesen hasta un kilo. Aunque su modo habitual de capturar presas es sentarse en una piedra de la orilla y sacar desde allí sus presas, también se meten en el agua hasta el vientre para atrapar a las víctimas.

En el Extremo Oriente ruso, las capas superiores de los ríos se congelan en los meses de invierno, lo que dificulta la vida de estos búhos. Sin embargo, las aves encuentran aguas abiertas donde la corriente del río es lo suficientemente rápida o donde hay un afloramiento de agua caliente de primavera. Unos pocos metros de agua abierta son suficientes para que los búhos pescadores pasen el invierno. En los meses más fríos, los búhos incluso cazan aves más pequeñas.

Según las mejores estimaciones de los conservacionistas, quedan 3.700 ejemplares en libertad. En Primorie viven entre 200 y 400 búhos pescadores. Al igual que los tigres y leopardos del Lejano Oriente ruso, estos búhos no son en absoluto, criaturas sociales, y fueron casi borrados de la memoria viva de los residentes del sur de Primorie.

En el año 2000, Jonathan Slaght, por aquel entonces un joven biólogo de la fauna salvaje de Minnesota, avistó una de estas aves mientras estaba de excursión con un amigo. Inesperadamente, sonó el aullido de un búho pescador, que se asustó y emprendió el vuelo. “Levantando el vuelo con aleteos trabajados, ululó su descontento y luego se posó por un momento en el dosel desnudo, tal vez una docena de metros por encima de nuestras cabezas”, escribió Slaght en su libro de 2020 titulado Búhos de los hielos orientales: La búsqueda para encontrar y salvar al búho más grande del mundo.

Ketupa blakistoni es un nombre latino para el búho pescador de Blakiston

“Esta masa desaliñada de color marrón astillado nos miraba con recelo con ojos amarillo eléctrico”. Slaght y su amigo no estaban seguros de qué era el ave. “Era claramente un búho, pero más grande que cualquiera que hubiera visto, del tamaño de un águila, pero más esponjoso y corpulento, con enormes mechones de orejas”. Era la primera vez en un siglo que alguien veía al búho pescador tan al sur.

Slaght dedicó la mayor parte de las dos últimas décadas a la conservación del búho pescador, y documenta en su libro sus numerosos viajes a Primorie durante este periodo.

Especies en peligro de extinción

La expansión de la industria maderera y la construcción de presas en Primorie han contribuido en gran medida a que la especie esté en peligro de extinción. La pesca comercial también supone una amenaza para estas aves, ya que muchos búhos quedan atrapados en las redes del salmón y se ahogan.

Aunque la caza de estas aves es ilegal, las agencias de noticias del Lejano Oriente ruso publican ocasionalmente informes sobre búhos pescadores abatidos por cazadores. Los biólogos de Primorie afirman que muchas veces los cazadores se limitan a disparar a un pájaro grande que ven a distancia, sin saber que se trata de un búho pescador. Estos cazadores abandonan el ave cuando se dan cuenta de lo que han disparado.

También está el peligro que supone el cambio climático. Un tifón de 2016 destruyó 1.600 kilómetros cuadrados de bosque en la Reserva de la Biosfera Sijote-Alin de Primorie, un importante hábitat de estas aves.

“Primorie es, más que la mayor parte de la zona templada, un lugar donde los seres humanos y la vida salvaje siguen compartiendo los mismos recursos”, escribió Slaght en su libro. “Hay pescadores y salmones, leñadores y búhos pescadores, cazadores y tigres. Muchas partes del mundo son demasiado urbanas o están superpobladas para que existan estos sistemas naturales; en Primorie, la naturaleza se mueve en un flujo de partes interconectadas”. El biólogo estadounidense, que es el coordinador para Rusia y el noreste de Asia de la Wildlife Conservation Society, cree que, con una gestión adecuada, los búhos pueden salvarse.

Los entusiastas de la fauna y los fotógrafos que deseen ver a estos grandes búhos deberían visitar Primorie en invierno, cuando es más fácil ver a estas escurridizas aves en las riberas blancas y congeladas de los ríos.

LEE MÁS: Estos búhos de Rusia se comportan como gatitos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies