10 personas y hechos que unen a Pablo Picasso con Rusia

Hulton Archive/Getty Images; Legion Media
Una de las figuras centrales del arte mundial del siglo XX era admirada por coleccionistas y artistas de vanguardia rusos. Hoy los visitantes del Museo Pushkin de Moscú y del Hermitage de San Petersburgo intentan asomarse a las salas donde se exponen sus obras. Sin embargo, hay más conexiones entre el maestro y Rusia de las que uno puede imaginar.

Coleccionistas 

Sala Picasso en la casa de Shchukin.

En 1908 Henri Matisse visitó el estudio de Picasso y con él llevó a un comprador ruso. Eligió dos cuadros, entre ellos se encontraba “La reina Isabeau”, y no escatimó en el pago. Para el artista, que entonces vivía en muy malas condiciones económicas, la aparición de Serguéi Shchukin fue una salvación. A lo largo de seis años, el filántropo ruso compró más de 50 obras cubistas de Picasso, así como de los periodos rosa y azul. Entre ellas se encuentran “Mujer con abanico” y “Amante de la absenta”. El ruso contaba con una de las mayores colecciones de cuadros del artista en el mundo. Además, Iván Morozov fue otro famoso coleccionista rusa interesado en la obra del pintor español. Compró dos cuadros destacados: “La chica del globo” y “Arlequín y su novia”. Tras la Revolución de 1917, la colección de Shchukin y Morozov fue nacionalizada y sobre su base se creó el Museo de Nuevo Arte Occidental. Existió hasta 1948, cuando la colección se dividió entre el Museo Pushkin y el Hermitage.

Monografía

Alexandra Exter, 1917, “Picasso y el contorno”, Moscú, Tsentrifuga.

La primera monografía sobre el artista se publicó en Rusia en 1917. El poeta y crítico Iván Aksionov, miembro de la Asociación futurista "Centrífuga", fue autor de la obra “Picasso y el contorno”. En este libro, como él mismo dijo, quiso advertir lo que no se debe mirar en las obras del español y cómo admirar su obra. Posiblemente, poco antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, Aksionov visitó París y conoció al artista o recogió conocimientos de la artista vanguardista Alexandra Exter (por cierto, ella diseñó la portada de su libro), que vivía en París y conocía bien los matices de la crítica de arte local.

Estudiantes

El Rincón de Tatlin

Los vanguardistas rusos admiraban la obra de Picasso, aunque sólo podían hacerlo desde la distancia: el artista era una figura prácticamente inaccesible. Pero, ¿qué significa la palabra “no” cuando se trata de arte? El artista Vladímir Tatlin fue a Berlín en 1914 - en una exposición de arte ruso, tocó la bandurria en un conjunto musical, pero no era su verdadero objetivo. Tatlin soñaba con París y con un encuentro con su ídolo. Lo consiguió quizá gracias a Marc Chagall o a su propio espíritu emprendedor. Tatlin, vestido de forma más brillante, fue con una bandura (instrumento de cuerda ucraniano) cerca del estudio de Picasso. El pintor se fijó en el inusual caballero y le invitó a posar. En cuanto Picasso salió de la habitación, Tatlin se puso inmediatamente a dibujar lo que veía a su alrededor. Pero este al verlo acabó echando al “modelo”. Hubo otras versiones de lo sucedido: Tatlin admiraba tanto a Picasso que cuando se conocieron se ofreció como sirviente, para poder descubrir el secreto de su genio. Sea como fuere, Tatlin lo consideró su maestro y tras su viaje a París se concentró en los contrarrelieves.

Ballet

Diseño de vestuario de Pablo Picasso

En la primavera de 1917, el Ballet Ruso de Serguéi Diághilev se estrenó en el Théâtre du Châtelet de París. El famoso empresario decidió unir pintura, ballet y poesía en un solo acto. La poesía era obra de Jean Cocteau, con coreografía de Leonid Myasin y música del compositor Eric Satie, mientras que el decorado, el vestuario y el telón con motivos circenses fueron obra de Pablo Picasso.

El resultado superó todas las expectativas: en lugar de tutús de ballet, los bailarines llevaban voluminosos trajes de cartón piedra, madera y metal, tan incómodos que los movimientos eran mecánicos y torpes. Los bailarines se transformaron en fragmentos móviles de un collage sobre un fondo cubista. Así fue como el cubismo hizo su primera aparición en el escenario del teatro, y el propio desfile se convirtió en uno de los primeros fenómenos del surrealismo. 

Stravinsky

Retrato de Igor Stravinsky

Para preparar los decorados y el vestuario de Parade, Picasso viajó a Roma, donde conoció a Igor Stravinsky. Entablaron una amistad que continuó también en el escenario: Picasso diseñó su ballet Pulcinella y realizó varios retratos del músico. Stravinsky se llevó uno de ellos a Suiza. En la frontera le interrogaron sobre lo que era y se negaron a creer que fuera un dibujo a lápiz de un artista famoso, ya que más bien parecía un plano de algo. El compositor estaba de acuerdo en que la obra de Picasso no era más que un plano de su rostro. El retrato tuvo que ser enviado a través de la embajada británica por valija diplomática.

Esposa e hijo

Pablo Picasso y Olga Jojlova en el estudio de pintura en Londres, 1919.

En Roma, Pablo Picasso conoció a Olga Jojlova, bailarina de la compañía Diághilev.

En el verano de 1918, Picasso y Jojlova se casaron. La ceremonia tuvo lugar en la catedral ortodoxa de París, con la presencia de Gertrude Stein y Serguéi Diághilev. En 1921 tuvieron un hijo, Paulo, y en 1935 el artista y la bailarina se separaron, aunque nunca se divorciaron.

El escritor Ilyá Ehrenburg

El artista era amigo del escritor Ilyá Ehrenburg desde 1914. El “poder destructivo” de la obra de Picasso le encantó, y medio en broma llamó al español un buen diablo. Un día el artista decidió escribir un retrato de su amigo, pero nada más instalarse en un sillón, Picasso anunció que todo estaba listo. Ehrenburg se sorprendió de la rapidez, ante lo cual Pablo se rió: porque conocía a su amigo desde hacía más de cuarenta años, y todos estos años aprendió a dibujar retratos en cinco minutos.

Primera exposición de la vanguardia occidental en la URSS

Exposición de Pablo Picasso en Moscú.

Fue Ehrenburg quien descubrió a Picasso para el público soviético y ayudó a organizar sus exposiciones en el Museo Pushkin y el Hermitage en 1956. Este hecho fue como la promesa de una bajada de la tensión entre la URSS y Occidente. La afluencia fue tal que los que deseaban entrar en el museo hicieron enormes colas durante toda la noche. Había que tranquilizar al público: “Lleváis 25 años esperando esta exposición, ahora esperad 25 minutos”, tranquilizó al público Ehrenburg.    

Retrato de Stalin

En la URSS el artista era llamado “Camarada Pablo” y es que en 1944 se afilió al Partido Comunista Francés. Así es como Picasso mostró su protesta contra la guerra y los horrores perpetrados en su país natal por el régimen de Franco. Cuando Stalin murió en 1953, Picasso pintó su retrato para indignación de los comunistas, representó al secretario general del Estado como un hombre joven. Incluso hubo un escándalo: los camaradas franceses se indignaron ante la imagen. Y Louis Aragon, poeta y redactor jefe de Le Lettres Francaises, en el que se publicó el retrato, reprendió a su amigo: “No se puede inventar a Stalin”.

Premio Lenin

Un cartel para el Congreso de Partidarios de la Paz, 1949

En 1949 se celebró en París el Congreso de Partidarios de la Paz. Para él, Picasso pintó el cartel con la imagen de la paloma blanca y el olivo. Muy pronto “voló” alrededor de todo el planeta: este símbolo reconocible del artista se repitió muchas veces. En 1962 recibió el Premio Lenin de la Paz. Ilyá Ehrenburg llevó el premio a Mougins, Francia.

LEE MÁS: 5 grandes historias de amor entre España y Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies