Una fábrica de Rusia produce muñecas soviéticas a la antigua (Fotos)

Alexánder Bormotin
La ciudad de Ivánovo es la sede de una fábrica de juguetes que comenzó a funcionar durante la Segunda Guerra Mundial.

Todos los niños de la URSS tenían juguetes prácticamente idénticos: un tentetieso, un trompo y, por supuesto, muñecas. Tanto las niñas como los niños jugaban con ellas, ya que las posibilidades de elección eran limitadas. Casi todos estos juguetes se fabricaron en una de las factorías más famosas y antiguas de Ivánovo, que abrió sus puertas en 1942.

En aquella época, las muñecas eran de madera, serrín prensado y papel maché. La fábrica producía alrededor de 50 al día, y cada muñeca era pintada a mano.

Las muñecas parecían personajes de cuentos de hadas y dibujos animados. Algunos estaban vestidos con trajes populares de los pueblos que formaban la URSS. Esos juguetes se vendían en todo el país por 4-5 rublos cada uno (aproximadamente el equivalente de lo que cuesta una muñeca Barbie hoy en día).

Después de la desintegración de la Unión Soviética, la producción cesó y la fábrica fue cerrada. Sin embargo, en 2006 empezó a funcionar de nuevo. Además, utiliza los diseños, los principios laborales e incluso los equipos heredados de la época soviética.

Lo único que ha cambiado son los materiales. Hoy en día, las muñecas están hechas de plástico hipoalergénico y polietileno.

La producción comienza con el moldeado de las partes del cuerpo de las muñecas. Las cabezas se fabrican por separado: eso implica colocarles el cabello, pintarles el rostro e insertar los ojos. Sólo entonces el cuerpo y la cabeza se unen. La ropa es cosida a mano.

Por cierto, la cabeza arrancada de una muñeca soviética se ha convertido prácticamente en un meme y en una imagen habitual en una película de terror.

Muñecas como ésta siguen siendo objeto de adoración para los que crecieron en la URSS. Hay foros en Internet donde los coleccionistas intercambian juguetes infantiles, buscan consejos de expertos sobre el año de producción de estos o simplemente muestran sus “joyas”. Se venden ejemplares raros por hasta 15.000 rublos (230 dólares).

Una nueva muñeca de 30-55 cm se puede comprar por 700-2.700 rublos (entre 10 y 40 dólares). La opción más cara es una muñeca que dispone de todo un armario de ropa. Muchas muñecas lucen vestimenta contemporánea, pero también hay modelos que visten trajes folclóricos rusos, vestidos inspirados en la cerámica Gzhel, trajes folclóricos de los diferentes pueblos que componen la Federación Rusa, así como de los pueblos de la antigua Unión Soviética.

Pincha aquí para conocer 5 legendarios juguetes rusos con los que necesitas jugar lo antes posible.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies