5 tradiciones violentas: cómo celebrar el carnaval ruso como un guerrero eslavo

Donat Sorókin/TASS
Máslenitsa, el carnaval ruso, es una festividad que se celebra con gran cantidad de tradiciones inofensivas, aunque las contusiones y los golpes son también algo frecuente. Pon a prueba tu lado más viril en alguna de estos duros juegos.

Lucha ‘stenka’

“Stenka na stenku” o la lucha de “pared contra pared” era la forma que tenían los bravos eslavos de celebrar máslenitsa. Un grupo compuesto entre seis y cien luchadores se reúne en un mismo lugar. Se colocan en dos filas, una enfrente de la otra, y ponen a prueba su virilidad con la lucha más dura del año. No hay por qué perder los estribos, lo más importante es poner a prueba la camaradería y sentir que se es parte de una hermandad de guerreros. Quieres que tu equipo gane pero no que lo haga de cualquier manera. Las reglas básicas son: no pegar a una persona cuando está en el suelo, no atacar a uno en grupo, etc. En definitiva, el objetivo de esta tradición es pasárselo bien. Y recuerda que la primera norma del Club de Máslenitsa es no hablar de ello.

‘Juego de bofetadas’

Las bofetadas pueden parecer un pasatiempo más suave que la lucha, pero te cuidado con este antiguo pasatiempo eslavo. Todos los ojos se fijarán en ti, ya que solo compiten dos hombres, que se sientan en un largo banco situado por encima del suelo, para que las piernas de los competidores queden en el aire. Estos se dan bofetadas en la cabeza por turnos y con la palma abierta. El primero que caiga al suelo, pierde. Se espera que el ganador se quede en el banco, aunque un poco inestable, quizá.

‘Kaláshnikov’ cara a cara

A pesar del ambiguo origen del nombre de este juego, las normas son muy sencillas. Dos hombres se colocan uno enfrente del otro. Cada uno de ellos pone un palo detrás de sus pies para hacer una raya que no deberá cruzar. Entonces los dos brutos se turnan para golpearse en el pecho con los nudillos desnudos. El primero que cruce la línea en busca de protección será el perdedor. El juego también tiene otros nombre según la región, pero el principio de la supervivencia del más fuerte se mantiene inalterable.

Retos ‘banka’

Este juego es muy cruel. Es muy temido aunque no implique que haya puñetazos. Un grupo de hombres se reúne en grupo y se van a bañar a una bania rusa. Entonces, se supone que uno de los hombres tiene que pegar lo más fuerte que pueda a su compañero de baño con la escoba de la bania. Esto hace que esta tradición sea una prueba de masculinidad. Cuando se le cae la escoba de la mano, cambian el turno. El hombre que destruya más rápidamente su escoba es el que gana. Puede sonar divertido pero hay quien prefiere capitular antes de empezar.

Batalla de la 'ciudad de nieve'

Los hombres duros y nobles no luchan por nada, sino que lo hacen para proteger a los suyos. Este es el objetivo de la batalla conocida como 'ciudad de nieve'. En primer lugar, los hombres construyen una 'ciudad' o un 'castillo' de nieve y, cuando terminan, se dividen en dos equipos. Los jugadores del primer grupo tienen que proteger la ciudad de un asalto que lanzan los del primer grupo. Bolas de nieve, nudillos e incluso largas escobas son las armas que sirven para sitiar o proteger la recién fundada 'ciudad'. Los equipos negocian de antemano cuál será el armamento utilizado. Cuando llegan a un acuerdo, comienza el asalto. Solo aguantan los más valientes y el juego termina cuando ambos equipos se ponen de acuerdo para destruir juntos la 'ciudad de nieve', lo que simboliza el final del invierno.

Aviso: Russia Beyond informa de que los juegos mencionados aquí arriba son antiguos pasatiempos eslavos, que pueden causar daño. Todos los riesgos son responsabilidad del lector.

Si quieres conocer algunas otras tradiciones más tranquilas del carnaval ruso, te proponemos que leas con calma este artículo

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más