Gudym: el pueblo que pasó de amenazar la costa Oeste de EE UU a convertirse en una ruina

Era un lugar de uso militar y acceso restringido. Actualmente es un pueblo fantasma.

Gudym, también conocido como Anádyr-1 o Magadán-11 era tanto una base militar secreta como un pueblo, situado en la remota península de Chukotka, en el extremo oriental de Rusia. Actualmente es un lugar con edificios abandonados.

Durante años el pueblo contaba con los misiles Pioner RSD-10, listos para ser utilizados en cualquier momento. Estos misiles balísticos de alcance medio estaban equipados con cabezas nucleares que podían llegar hasta Alaska, el estado de Washington, California y a lugares en Dakota del Sur. Sin embargo, el principal objetivo era Kitsap: la tercera mayor base naval de EE UU, situada cerca de Seattle.

Los misiles no estaban colocados en silos sino en lanzaderas transportables MAZ-547. Estaban protegidas por un batallón de tanques, infantería-unidades de defensa CBRN y un regimiento aéreo del cercano aeródromo.

Según la leyenda, el pueblo se fundó después de que Nikita Jrushchov amenazase a EE UU con la frase: “Incluso tenemos misiles en Chukotka”. Poco después, en 1958, el ejército estableció la base estuvo en alerta roja desde 1961 hasta su cierre.

Oficialmente el pueblo se conocía como Anádyr-1, pero era llamado Gudym, el apellido del coronel encargado de la construcción del lugar, que cuando la completó se suicidó de un disparo. Se desconocen las razones de su muerte.

Los militares y sus familias que vivían y servían en las duras condiciones de Chukotka estaban bien pagados. Incluso durante las épocas de crisis las tiendas de Gudym no tenían problemas de suministro.

Los búnkeres protegían al lugar de posibles saboteadores y en caso de que hubiera un desembarco enemigo.

La base estuvo operativa hasta 1987, cuando el Tratado INF forzó la retirada de todas las armas nucleares.

En 2002 el ejército abandonó el pueblo completamente. Los ciudadanos que se quedaron fueron reasentados en las ciudades de Sarátov y Engels, en la parte occidental de Rusia.

Actualmente no hay transporte público hasta estos pueblos. Solo es posible llegar en automóvil o en taxi (la carrera cuesta unos 100 dólares) desde el asentamiento de Úgulnie Kopi, cerca del aeropuerto de Anádyr. Solo los todoterrenos son capaces de atravesar este duro terreno.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más