Irina Baeva, la actriz rusa que triunfa en las series mexicanas

Instagram
La actriz y modelo rusa de 25 años conquista al público internacional en la nueva serie mexicana Vino el Amor.

Irina nació en Moscú, donde empezó a estudiar periodismo, pero a los 18 años decidió darle un giro radical a su vida. Dejó la capital rusa para ir a México. Al llegar allí, empezó a estudiar actuación en el Centro de Educación Artística de Televisa. “Desde chiquita me gustaba la actuación. Veía novelas, rusas y latinoamericanas, y películas y siempre me interesaba el backstage y el detrás de cámaras. Quise entrar a estudiar actuación en Rusia, pero mis papás me sugirieron estudiar otra carrera “más seria”. Por eso me metí a estudiar periodismo. Y cuando surgió la posibilidad de estudiar actuación en México no lo pensé dos veces”, cuenta Irina en una entrevista a los medios mexicanos. “Fue una corazonada, como dicen aquí. Fue de las mejores decisiones de mi vida. En ningún momento me arrepentí de haberlo hecho, comenta la actriz.

 

When nothing is sure, everything is possible ?✨✨??

Фото опубликовано Irina Baeva (@irinabaeva)

En 2015 la moscovita ya arrancó su carrera artística en México y tan solo en un año llegó a cosechar el éxito internacional. Su primer papel fue el de Katia en Muchacha italiana viene a casarse, luego encarnó a Daniela en Pasión y Poder y después llegó el papel de la protagonista en Vino el Amor, que se ha convertido en la serie más vista en EE UU el año pasado.

Aprender español viendo las telenovelas

La actriz confiesa que una de las mayores dificultades a las que tuvo que enfrentarse al llegar a México fue el idioma. Irina empezó a aprender español en Rusia. Dice que le ayudaron mucho las telenovelas mexicanas, como Rebelde y Teresa. La joven moscovita pasaba horas pegada a la pantalla y repitiendo frases de los protagonistas. Pero además, tuvo que echarle horas a la gramática española. Sin embargo, según reconoce la actriz, lo más difícil fue llegar a tener el acento mexicano: “Es la parte más complicada que me llevó alrededor de tres años y mucha paciencia”, comenta Irina.

¿Siente que domina el idioma a la perfección? “Hay veces en que sí que me ‘resbaloʼ, pero sonrío y vuelvo a repetir, — cuenta la actriz. — Al inicio de las grabaciones me sentía muy nerviosa, pero a estas alturas ya estoy tranquila y relajada. Trato de soltarme, de no tensarme ni preocuparme de cómo me salen las palabras, creo que ha funcionado”.

El último papel que interpretó Irina y que le dio el reconocimiento internacional es el de Luciana en Vino el Amor. La actriz dice que se siente cómoda con este personaje e incluso se ve reflejada en ella: “Me gusta mucho que con este personaje me identifico mucho, sobre todo, porque lucha por las cosas que quería y es muy perseverante y me gusta mucho que ha sido honesta y sincera y que no tiene miedo de expresar lo que siente y decir las cosas”, comenta Irina en una entrevista a los medios mexicanos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.