El crucero Aurora abre al público después de dos años de reformas

El símbolo de la revolución es un museo de la Armada.
El símbolo de la revolución es un museo de la Armada. / Sergei Konkov / TASS
El buque es un museo de la Armada rusa además de un símbolo de la revolución bolchevique.

El famoso crucero Aurora, símbolo de la Revolución de Octubre de 1917, que con un cañonazo avisó del ataque contra el Hermitage, la residencia del zar, volvió a abrir sus puertas el pasado el 3 de agosto con una nueva exposición interactiva después de los dos años de reformas. En la actualidad, el crucero tiene el estatus de barco número uno de la Armada de Rusia.

Ria NovostiRia Novosti

“Si antes el crucero se consideraba principalmente como testigo de la Revolución de Octubre de 1917, ahora es visto como un auténtico veterano de la Armada. El buque Aurora sobrevivió a la batalla de Tsushima (la batalla central de la guerra ruso-japonesa de los años 1904-1905), a dos revoluciones y a dos guerras mundiales”, comenta el servicio de prensa del Museo Marítimo Militar Central de San Petersburgo.

La exposición del museo-crucero amarrado a orillas del Nevá ha pasado a tener de seis a nueve salas. Ahora los visitantes podrán echar un vistazo no solo al puente, a la sala de máquinas y a la sala de calderas, sino también a la unidad médica en la que se utilizó por primera vez en la flota rusa un equipo de rayos X.

TASSTASS

El orgullo de la exposición son sus instalaciones interactivas que explican cómo funcionan los sistemas de control del buque y hablan sobre sus comandantes y sobre la vida cotidiana de su tripulación, que en su día llegó a contar 570 hombres. Estas instalaciones también narran la historia de la Armada rusa y de la escuela naval de Najímov, en la que durante mucho tiempo se utilizó el crucero como buque de entrenamiento.

El crucero Aurora sirve a la Armada de Rusia desde 1903. Participó en la guerra ruso-japonesa, en la Guerra Civil de Rusia de los años 1918-1922 y en ambas guerras mundiales. Tras la Segunda Guerra Mundial, el crucero pasó a utilizarse en la escuela naval de Najímov como buque de entrenamiento y en 1956 se convirtió en parte del Museo Marítimo Militar Central. En 1992 volvió a izarse en el Aurora la bandera de San Andrés.