Se desvela en San Petersburgo el misterio del huevo Fabergé

Diane Murie limpia tres huevos de Fabergé, con precios que oscilan entre los 15.000 y 18.000 dólares. Petenecían a Robert Mander y se subastarán este miércoles.

Diane Murie limpia tres huevos de Fabergé, con precios que oscilan entre los 15.000 y 18.000 dólares. Petenecían a Robert Mander y se subastarán este miércoles.

Getty Images
Durante la preparación del nuevo catálogo de la colección real británica, los investigadores descubrieron por accidente la figurilla interior del octavo huevo Fabergé, que durante años se creyó perdida. Se trataba de un autómata con forma de elefante. Así lo ha anunció públicamente la supervisora jefa de la 'Royal Collection', Caroline de Guiteau, durante una conferencia celebrada en el museo Hermitage de San Petersburgo.

El octavo huevo de la serie imperial 'Malla de diamantes' fue un encargo de Alejandro III para regalar a su esposa, la emperatriz María Fiódorovna, durante la pascua de 1892.

La cubierta del huevo está grabada en piedra translúcida de color verde manzana con incrustaciones de brillantes. Inicialmente, el huevo tenía un pie de plata u oro con querubines. Se cree que estos simbolizaban a los tres hijos de la pareja imperial: Nicolás, Miguel y Jorge.

También se sabe que el huevo contenía una sorpresa en su interior que consistía en una figura de elefante. La descripción de esta figura quedó registrada en los libros de contabilidad de Fabergé, que fueron traducidos al inglés. Tras la revolución de 1917, el huevo fue confiscado. Años después, se vendió fuera de Rusia, donde recorrió varias colecciones particulares para quedarse, finalmente, en la de la familia McFerrin (en EE UU). Sin embargo, la figura se perdió por el camino.

Los investigadores británicos no tenían ninguna prueba de que se tratase de la misma figura, de modo que los restauradores decidieron desmontarla para comprobarlo.

“El elefante había perdido un fragmento de la torrecilla”, afirma de Guiteau. “Parece que se desprendió por el desgaste del metal. Sin embargo, hemos podido examinar el interior de la figura. Cuando quitamos la parte superior de la torrecilla, casi se me para el corazón: allí estaba el sello de Fabergé. Así es como descubrimos que se trataba de la figura original”.

Por otra parte, sigue siendo un misterio cómo acabó la figura en la colección real británica. Según una de las versiones, la compró el rey Jorge V en 1935.

Los huevos de pascua fabricados por la marca Fabergé son una rareza en las casas de subastas. Su precio puede alcanzar los 18,5 millones de dólares; esa fue la cantidad que pagó el coleccionista ruso Alexander Ivanov por el huevo de Rothschild en 2007 en una subasta de Christie's.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.