Poetas rusas contemporáneas, de la búsqueda de dios al 'performance'

Vera Polozkova. Fuente: TASS

Vera Polozkova. Fuente: TASS

En RBTH celebramos el Día Mundial de la Poesía con una selección de cinco poetas que muestran algunas de las tendencias predominantes en la poesía escrita por mujeres.

"Soy poeta, no poetisa", escribió Marina Tsvietáieva a su amigo y académico Yuri Ivask en 1934. Desde principios del siglo XIX la poesía escrita por mujeres se consideraba casi exclusivamente como si no fuera más que una serie de notas amorosas. Pero las dos poetas más importantes del siglo XX en Rusia, Tsvietáieva y Ajmátova,  abandonaron esta categoría y entraron en lo que se consideraba el "mundo serio" de las letras.

Después de la Segunda Guerra Mundial la poesía escrita por mujeres se dedicada sobre todo a la memoria de las víctimas y los supervivientes. Destacan Olga Bergholz,  con sus poemas acerca del sitio de Leningrado y Yulia Drúnina,  que escribe sobre su hermana que toma las armas. En la URSS no se publicaban muchos de estos textos y en los años 60 y 70 había un activo mundo de poesía clandestina.   

Yelena Shvartz: mística

Fuente: Photoxpress

Antes de los años 90 la poesía de Yelena Shvartz (1948-2010) se publicaba en samizdat  (copias que se distribuían de manera escondida en la URSS) y su primera colección oficial se publicó en 1985 en Nueva York. Su obra trata, sobre todo, del lugar del poeta y del hombre en el mundo. Shvartz mezcla religiones, hechos históricos y los combina con la realidad y el misticismo. Las imágenes  tienen mucha fuerza en sus poemas, como por ejemplo en "Flor-bestia" (1976):

“Seré violeta y roja,

purpúrea, negra, amarilla, dorada.

Estaré en una nube zumbante y peligrosa,

deseado bebedero de avispas y abejorros.

Cuando me marchite, oh Dios, oh Dios,

¿qué grumo mordido quedará?

Fría, con la piel reventada,

Animal-flor mediomuerta y marchitada

 

"Era difícil concebir su poesía, y por eso se consideró como si fuera una especia de mensajera de la Edad de Plata- desde principios del siglo XX hasta los años XX", dice el académico Alexander Kobrinski. Solamente a finales de los años 90 comenzó a publicarse en revistas especializadas.  

Olga Sedakova: teóloga

Fuente: Photoxpress

La filóloga, doctora en teología y traductora Olga Sedakova (1949) publicó por primera vez en 1989 y también lo hizo fuera de la URSS, concretamente en París. Sus libros han sido traducidos al inglés, al francés, al chino y al hebreo. Escribe sobre el hombre y dios, que lo dirige a lo largo de su vida. Su tarjeta de visita es un poema del poemario Viaje chino (1986), del que reproducimos un fragmento:

Infeliz

es quien hablando con un huésped piensa en las cosas de mañana.

Infeliz

es quien hace las cosas y piensa en que las hace,

y no son el aire y el rayo quien le guían

como al pincel, la mariposa, la abeja..."

Sedakova no es solo una poeta, tiene presencia pública. Fue una de las intelectuales que habló negativamente de la reacción de la sociedad rusa ante los eventos del Maidán ucraniano y del trato que se le dio en la televisión rusa.

"Todos los que estamos en Rusia, los que estamos horrorizados ante una posible guerra en Crimea, nos sentimos desesperanzados. Aunque eso no es lo peor, lo peor es que resulta completamente imposible tener un diálogo con la gran mayoría de nuestros compatriotas, que de manera sincera, creen y repiten cada palabra de las repudiables calumnias con las que les alimenta la propaganda oficial.  Esta propaganda provoca que haya un nivel sin precedentes de agresividad...No, no quiero ser culpable. Espero que no deje de tener esperanza en que la razón y la salud del alma vuelvan a Rusia

 haya un futuro abierto y de libertad, un futuro en el que los espírtus malignos ahora tratan de asfixiar. Ojalá Dios impida que tengan éxito". 

Les pido que si no perdonan a esta gente, por lo menos no dejen de esperar que la razón y la salud mental regresen a Rusia. Solamente en este caso ser

Les pido que si no perdonan a esta gente, por lo menos no dejen de esperar que la razón y la salud mental regresen a Rusia. Solamente en este caso será posible la paz por la que rogamos a Dios”.

Yelena Fanailova: ciudadana

Fuente: Photoxpress

La "poesía cívica" de Yelena Fanailova (1962) está vinculada al amor. El poema De nuevo están por su Afganistán (2001) narra la historia de un soldado que es enviado a luchar a Grozni, capital de Chechenia. La historia se entrelaza con la relación con su mujer. Ella vuela y lo ve, luego aborta y envejece. El soldado lucha, viola a chicas locales y vuelve a casa. "Ahora los amantes tiene cuarenta años... Nunca encontraré otro país como este".

A menudo se califica a Fanailova como una poeta severa, debido a su naturalismo y a la representación que hace de las personas (“Una mujer tullida en la playa, se quita su prótesis, nada y se tumba al sol”), por sus palabrotas ("Soy una persona vacía, un contenedor de mierda"), por ser directa y por sus particulares puntos de vista políticos ("La nación me saluda (...) cada día es hecha rehén, y es como si no lo sintiera"). Fanilova trabaja en Radio Liberty.  

Vera Pavlova: amante


Fuente: RodrigoFernandez/wikipedia.org

Vera Pavlova (1963) escribe poesía con un obvio subtexto erótico. Muestra las diferentes etapas del desarrollo de una chica y las experiencias íntimas y sentimentales de una mujer contemporánea: desde la adquisición del primer sujetador y reflexiones sobre la virginidad hasta la primera de amor sensual, como si fuera la última. A menudo sus poemas están escrito en verso libre, algo menos común en ruso que en español, y cuentan tan solo con dos versos.

"Sexualidad adolescente, ¿y acaso hay otra?

Experiencia amorosa, ¿acaso existe otra?"

 o

"Me he cepillado los dientes.

Hoy y yo estamos ahora empatados."  

Vera Polozkova: estrella de la Red

Fuente:YouTube

Vera Polozkova pertenece a una generación de poetas más joven. Tiene 29 años y se hizo popular gracias a la Red, donde publicaba sus poemas en un blog de LiveJournal con el nombre de Vero4ka. Sus poemas son siempre un diálogo entre la protagonista y su amantes y a menudo tratan sobre la partida o los malentendidos. Los críticos la consideran amateur y naif.

Actualmente Polozkova recita en clubes que se llenan en cada ocasión. Actúa como lo hacen sus personajes en los poemas, también los graba en vídeo, les añade música, imágenes y literatura. "Quiero romper el género. Me parece muy aburrido ver a alguien subir al escenario con las manos temblorosas, tartamudeando, estropeando el final de los poemas y leyendo durante una hora", declaró en una entrevista en la revista Expert.

Lea más: Las pioneras del cine ruso, una historia (todavía) por contar>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies