Símbolos masónicos y otras curiosidades de “El maestro y Margarita”

Fuente: RIA Novosti

Fuente: RIA Novosti

En Moscú se ha estrenado un musical de 'El Maestro y Margarita'. RBTH recuerda cinco curiosidades divertidas y místicas de la novela.

Fausto y la mitología escandinava 

El príncipe de las tinieblas de Bulgákov, Woland, tuvo varios prototipos. Su nombre procede de uno de los apodos de Mefistófeles: así lo llama el protagonista de Fausto, de Goethe, en la escena de la noche de Walpurgis: “Aquí viene el señor Woland. En alemán este nombre suena “Faland, que en ruso provocaría más bien un efecto cómico, por eso hubo que cambiarlo.

A la relación con Mefistófeles hacen alusión tanto el bastón con cabeza de caniche (el compañero de Fausto aparecía bajo la forma de este perro) como la manera que tiene de presentarse el protagonista cuando le preguntan por su nacionalidad: “Tal vez alemán”. Aun así, según algunos críticos literarios, el alto y atezado Woland recuerda por su aspecto al famoso místico y aventurero conde Cagliostro. Un cuervo sobre el hombro y cuatro caballos negros son los atributos del dios escandinavo Odín (o Votan, que se asemeja más al nombre del protagonista de Bulgákov). 

El baile en Spaso House

Como modelo del baile de Satanás bien pudo servir el festival de primavera celebrado en Spaso House, la casa del embajador de EE UU, el 24 de abril de 1935. Esta hipótesis fue formulada por la escritora y crítica literaria Marietta Chudakova, pues se tiene constancia de que Bulgákov acudió a ese baile.

El embajador William C. Bullitt dio instrucciones a sus empleados para organizar una fiesta extravagante. La decoración incluyó un bosquecillo de abedules, un pequeño prado, redes con faisanes, papagayos y pinzones, incluso una jaula con cabras, gallos y un oso.

“Se le quedó especialmente grabado en la memoria el enorme salón en que había una piscina y un sinfín de flores exóticas, recordaba Yelena Bulgákova. Semejante despliegue de animales tuvo consecuencias: al oso le dieron de beber champán y los pinzones se escaparon y echaron a volar por las distintas salas de la residencia.  

Margarita y la boda sangrienta

“Esa hechicera que bizqueaba ligeramente de un ojo se parecía en muchos aspectos a la última mujer del escritor, Yelena. Pero en la novela se subrayan las raíces francesas de la protagonista y su parentesco con una de sus reinas.

La clave del enigma histórico es el episodio de camino al baile, donde un borracho reconoce en Margarita a la reencarnación de un personaje de sangre azul, la llama “serenísima reina Margot y balbucea “disparates sobre la boda de sangre de su amigo, el señor Hessart, en París”.

François Hessart era filólogo y editor de la correspondencia de Margarita Valois, esa misma reina joven cuya boda se convirtió en la matanza de San Bartolomé  y cuyas aventuras describió de un modo tan pintoresco Dumas hijo. Bulgákov se permitió alguna libertad histórica, al incluir a Hessart, que nació en el siglo XIX, entre los participantes de la famosa masacre, pero, aun así, la alusión es bastante clara. 

“Novela maldita

En el mundo de las artes el libro tiene fama de desventurado. Las representaciones teatrales y las adaptaciones cinematográficas de esta novela se relacionan con accidentes, enfermedades o muertes de muchos actores conocidos.

En particular, entre “las víctimas de la adaptación cinematográfica más exitosa —la serie filmada por el director Vladímir Bortko  en 2005—, los aficionados a cuestiones místicas recuerdan a Alexander Abdúlov (que falleció en 2008), Vladislav Galkin (hallado muerto en 2010) y Kirill Lavrov (también muerto en 2007).

Por lo demás, Bortko ha expresado claramente su escepticismo hacia la maldición de Bulgákov. Otras adaptaciones cinematográficas por diferentes razones han resultado fiascos: por ejemplo, la película filmada por el director Yuri Kara esperó su estreno 17 años por problemas con los herederos de Bulgákov. 

Símbolos masónicos

A lo largo de toda la novela hay alusiones a la pertenencia tanto del propio Woland como de otros personajes a la unión de los francmasones: la pitillera de oro de Woland con el triángulo de brillantes (símbolo de la triplicidad del Cosmos), “la capa de luto forrado con una tela color fuego” y la espada con empuñadura de oro (atributos característicos de grado masónico Caballero Kadosh).

Y la historia de la cabeza cortada de Berlioz tiene ecos de la leyenda sobre la calavera del último gran maestre templario Jacques de Molay, quemado en 1314. La calavera de De Molay se conservó y en el siglo XIX fue llevada a EE UU, donde se utilizaba en los ritos masónicos. A menudo se representaba a este templario adornado con piedras preciosas y sobre un pedestal de oro, al igual que la cabeza del pobre Berlioz, convertida en copa.

La última edición de la novela en español se publicó en Nevsky en 2014, traducida por Marta Rebón.  

El Maestro y Margarita es la obra maestra de Mijaíl Bulgákov (1893-1940). El autor, que tuvo problemas con la censura soviética, trabajó más de 12 años en ella, pero no la terminó y se reconstruyó a partir de diferentes manuscritos. La trama, entre otras cosas, narra la llegada del diablo a Moscú y hay una parte de sátira de la sociedad soviética. Es una de las novelas más populares en Rusia actualmente. 

Lea más: La hoz y el martillo: el místico emblema de la URSS>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies