¿Qué problemas tienen los niños rusos con las matemáticas?

Los resultados del Estudio Nacional de la Calidad de la Educación muestran los serios problemas que arrastra la formación en matemáticas. Fuente: TASS

Los resultados del Estudio Nacional de la Calidad de la Educación muestran los serios problemas que arrastra la formación en matemáticas. Fuente: TASS

Los expertos encuestados por RBTH valoran los resultados del Estudio Nacional de la Calidad de la Educación (NIKO por sus siglas en ruso), comentan las causas del problema de las matemáticas en la escuela y explican por qué no hay que fiarse de las valoraciones sobre educación del ranking internacional PISA.

Es la primera vez que se celebra una evaluación de los alumnos de matemáticas a escala nacional. En el examen para el Estudio Nacional de la Calidad de la Educación participaron alumnos de 5º a 7º curso de 500 colegios procedentes de 70 regiones de Rusia.

Los resultados del estudio han confirmado los temores existentes y, a primera vista, resultan bastante alarmantes: los niños rusos “no saben contar ni solucionar problemas de texto, geometría y de otro tipo, y tienen dificultades para gestionar la información”. El nivel de un 20 % a un 50 % de los alumnos “no es suficiente para continuar su formación en matemáticas y en ciencias naturales”.

Si no se rellenan los vacíos existentes en sus conocimientos, se comenta en los resultados de la investigación, una parte considerable de las lecciones en los cursos más altos será ineficaz y los alumnos ni siquiera serán capaces de aprobar el EGE (el examen final tras el último año escolar).

Serguéi Landó, decano de la facultad de Matemáticas de la Escuela Superior de Economía, comenta que en la época soviética se realizaban estudios, pero sus resultados nunca se hacían públicos ni se discutían en la prensa o en la comunidad profesional. “[Ahora] poco a poco está surgiendo una percepción más cercana a la realidad sobre lo que estudian y lo que logran aprender y sobre lo que no estudian pero deberían estudiar en la escuela”, comenta Landó a RBTH. 

¿En qué consiste el problema?

Las matemáticas se enseñan desde 1º hasta 11º curso. Desde 1º hasta 6º (7-12 años) es una sola asignatura; desde 7º hasta 11º curso (13-16 años) se divide en álgebra y análisis matemático, geometría, informática y física. Las matemáticas son un examen obligatorio al finalizar 9º curso y 11º curso.

En muchas escuelas existen cursos en los que se profundiza más en el estudio de las matemáticas. Además, hay escuelas e institutos físico-matemáticos, donde el programa se distingue del de las escuelas normales y permite entrar, sin ninguna preparación adicional, en las universidades del nivel de la Facultad de Mecánica y Matemáticas de la Universidad Estatal de Moscú (26º puesto en el Academic Ranking of World Universities in Mathematics 2014).

“En mi opinión, las causas de este problema se remontan a la enseñanza de las matemáticas en la educación primaria y también tienen su base en la baja calidad de los libros de texto y en ciertos problemas entre el profesorado”, comenta a RBTH Vitali Arnold, profesor de informática de la escuela de Moscú nº1543.

“Por poner un ejemplo sencillo: hace unos años, en las escuelas comenzaron a entrar expertos que enseñaban que 2x3 no es lo mismo que 3x2. Es decir, que en el problema “En 3 vasos añadimos 2 terrones de azúcar en cada uno. ¿Cuántos terrones de azúcar hemos utilizado en total?”, la respuesta es, evidentemente, 6. Sin embargo, la solución del tipo “2x3=6” es correcta, mientras que la solución del tipo “3x2=6” es incorrecta, ya que (según estos parásitos, no se les puede llamar de otro modo) en la respuesta aparecen vasos, no terrones de azúcar”.

“La capacidad de contar es una capacidad que debe desarrollarse en la escuela primaria y el hecho de que los alumnos lleguen a la secundaria sin esta capacidad demuestra que en la etapa inicial de su educación no han desarrollado todas las aptitudes necesarias”, comenta Serguéi Landó. 

¿Debemos creer a los rankings?

En el mundo existen varios rankings internacionales para medir las capacidades de los alumnos. Uno de los más citados es el informe PISA (Programme for International Student Assessment), que se lleva a cabo una vez cada tres años.

Según el ranking de 2012, los alumnos rusos de últimos cursos (el informe PISA examina a alumnos de 15 años) se encuentran en el puesto 34 de 65 en cuanto a lectura, matemáticas y ciencias. Según Serguéi Landó, el enfoque del informe PISA para la medición de la educación en matemáticas “genera muchas dudas”.

Vitali Arnold tiene al menos tres reclamaciones que hacer a los exámenes de PISA: en primer lugar, “las versiones completas de los ejercicios se mantienen en secreto incluso después de la investigación, y los ejemplos no dan una idea completa”; en segundo lugar, los organizadores (tanto en Rusia como en otros lugares) “a las preguntas del tipo ‘¿quién se encarga de los errores en el contenido de los ejercicios?’ o ‘¿qué especialistas en matemáticas ha revisado los exámenes?’ responden con un orgulloso silencio”; en tercer lugar, los organizadores “no responden de ningún modo a las críticas más consistentes de expertos altamente cualificados”.

Lea más: Las escuelas soviéticas frente al sistema de enseñanza actual>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies