“La guerra, el capital y Wall Street son un monstruo tricéfalo”

Entrevista al director de cine serbio Emir Kusturica. Fuente: Reuters

Entrevista al director de cine serbio Emir Kusturica. Fuente: Reuters

El cineasta y músico serbio, Emir Kusturica, que ha conseguido una mirada divertida ante la tragedia de la guerra de Bosnia-Herzegovia (1992-1995) acaba de cumplir 60 años y comenta la situación en Ucrania.

Acaba de cumplir sesenta años, ¿qué sintió al estrenar una nueva década?

Siento la madurez. Reflexiono sobre el sentido de la vida, porque la juventud, en cierto sentido intelectual, ya es pasado, pero teniendo en cuenta lo mucho que viajo y mi amor por la vida los años no me pesan. Tengo la impresión de que todo es como hace veinte años. La gente que lleva el tipo de vida que llevo yo aprende mucho y vive también con mucha adrenalina. Es algo que proporciona juventud. Y es estupendo.

Emir Kusturica (Sarajevo, 1954) es director de cine, guionista y músico. Formado en Praga, Nueva York y Francia, ha dirigido trece películas. Entre las más destacadas se encuentran Papá está en viaje de negocios (1985) y Underground (1995), con las que ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes a la mejor película. En la actualidad está rodando una película sobre el presidente uruguayo José Mujica.

Al observar todo esto como desde afuera, puedo decir que el pasado también es lo que ocurre hoy y lo que ocurrirá mañana, todo se basa, por desgracia, en una reiteración del mismo tema. Cuando los estadounidenses se pasan todo el tiempo estudiando cómo hacerse ricos es siempre la misma historia, necesita enriquecerse el que puede enriquecerse, en ellos repercutirá el enriquecimiento.

En cuanto a la gente pobre, ese mundo no le preocupa en absoluto, todo lo que se encuentre fuera de su realidad más inmediata. Es decir, todos viven tal como son, no muestran una actitud depredadora, todos han sido lanzados, como se suele decir, río abajo. Todo el mundo comprende que existe una dimensión metafísica y sociológica que es, en realidad, igual que la de hace mil años, pero ha cambiado debido a la aparición de los avances tecnológicos.

En conjunto, lo que persigo a mis sesenta años es encontrar una respuesta definitiva a la pregunta: ¿Qué es el hombre? ¿De dónde viene? ¿Adónde va? Sin importar su nacionalidad. Mi teoría es que el hombre, en la dimensión social, aparece como una criatura más noble, más razonable, guiada por mejores impulsos en la vida que los que le “prescribe” el capitalismo occidental. Vive aparte del círculo predominante.

Sí, diría que es un círculo. El círculo del mal. Es este: la guerra, el capital, Wall Street. Y una vez más: la guerra, el capital, Wall Street. Es un monstruo tricéfalo. Es especialmente fuerte por la influencia que tiene Hollywood y la maquinaria de propaganda estadounidense.

Aunque, en esencia, son la misma cosa. Y este es el país que una vez tuvo la gran idea del sueño americano. Ahora no tiene ninguna. Excepto la de dominar y controlar los recursos energéticos de todo el mundo. Como hombre de sesenta años que comprende muchas cosas puedo decir a ciencia cierta que este sueño americano se ha deformado mucho en el último medio siglo.

Hace mucho que no ve la televisión, pero sigue los acontecimientos en Ucrania. En este conflicto ¿cómo valora las posiciones de los bandos y lo que está ocurriendo?

Trato de orientarme y comprender lo que subyace a estos acontecimientos. Por eso dejé de ver la televisión, porque no muestra la esencia del problema. Sólo es un escaparate.

Creo que Ucrania es la materialización de la vieja idea estadounidense de acercar la OTAN a las fronteras de Rusia. Lo veo así. Porque los acontecimientos que ocurrieron en Maidán son muy similares a los que sucedieron en Bosnia y Herzegovina. Cuando estalló la guerra en Bosnia fue igual, esporádica, se producían escaramuzas de vez en cuando, pero todo empezó de verdad en el momento en que, por arte de magia, aparecieron algunos francotiradores en el hotel Holiday Inn que disparaban a las personas que se manifestaban contra la guerra.

Así que ahora confirmo doblemente que la crisis ucraniana es la manera de los militares estadounidenses de acercarse más a Rusia. Es el objetivo principal. Todo lo demás se hacer con el fin de lograr este objetivo. Vi cómo se desarrollaba la crisis ucraniana, los golpistas en Kiev en realidad traicionaron el acuerdo que Rusia y la Unión Europea alcanzaron y echaron al presidente (por bueno o malo que fuera) con un golpe de Estado. ¡Así ocurrió! Entonces se desencadenó todo este aventurismo que, en última instancia, paso a paso, ha llevado a la guerra.

A su modo de ver, ¿Rusia no tenía en esta situación margen de maniobra?

Si Rusia fuera menos humanitaria, tendría que estar defendiendo su frontera. La frontera rusa se protege en puntos mucho más lejanos que Ucrania. La crisis ha atraído a tropas extranjeras a la frontera de Rusia. Y está en peligro. Es una situación espinosa. Una vez Gorbachov acordó con George Brush padre que la OTAN no se ampliaría.

Pero está sometida a influencia ajena en este momento. Esto les pasa a los eslavos con buenas intenciones, que a veces los engañan por su buena fe. George Bush prometió que no habría ninguna ampliación, pero sólo eran palabras: no hay ningún acuerdo escrito. Y ciertamente fue un error. A nosotros nos pasó lo mismo. Muchos serbios (y croatas y musulmanes en especial) creyeron que Slobodan Milosevic destruyó Yugoslavia.

Existe la idea del paneslavismo. Usted habla de crisis de ideas en Europa, de que su proyecto se ha tambaleado. ¿Ha hecho Rusia todo lo posible para promover sus intereses nacionales en Europa? ¿Podría hacer una valoración honesta de hasta qué punto Rusia, en sentido espiritual y humanitario, aspira a estar presente en Serbia? ¿Ha hecho todo lo que tenía que hacer?

Hay una relación fraternal lógica. Creo que existen unos recursos enormes que no se han aprovechado lo suficiente. Rusia nos influye en muchos sentidos, sobre todo culturalmente… Creo que no podemos perder las libertades mínimas que teníamos en tiempos de Tito. No se trata no de eslavofilia o de rusofilia sino de libertad y de las recetas eslavas que vienen de Rusia.

Artículo abreviado. Publicado originalmente en ruso en TV Zvezdá. 

Lea más: “Rusia ofrece una alternativa al mundo controlado por EE UU”>>>