Vladivostok tendrá una filial del Ermitage

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

El proyecto de reconstrucción del edificio del antiguo centro comercial “Kunst y Alberst” de Vladivostok, en el que se planea situar la nueva filial del Ermitage, estará listo el próximo verano, informa el servicio de prensa de la administración de la región.

En este nuevo centro artístico no sólo se mostrarán exposiciones del museo más famoso de Rusia, sino también de artistas locales. La firma del contrato para el desarrollo de un proyecto de reconstrucción del edificio comercial está prevista para el 26 de enero de 2015.

“Al principio desarrollaremos los detalles de la modernización del suministro y el interior del edificio, así como las comunicaciones, los sistemas de seguridad contra incendios y la ventilación. Una vez hecho esto, el edificio estará listo para su construcción. Nuestra tarea es devolver la apariencia inicial a este monumento arquitectónico”, comenta Evgueni Dobrynin, director del departamento regional de urbanismo.

“La creación de esta filial del Ermitage es uno de los principales factores para el crecimiento de la vida cultural en la región. Por esta razón, todos nosotros estamos interesados en que su construcción finalice en el plazo previsto”, subrayaba la vicegobernadora Tatiana Zabolótnaya.

El gobernador de Primorie, Vladímir Miklushevski, recibió el consentimiento del director del Museo Estatal del Hermitage, Mijaíl Piotrovski, para la apertura de la filial del museo en Vladivostok durante un encuentro celebrado en julio de 2013. “Estamos interesados en abrir una filial del museo en Primorie. Al fin y al cabo, es la puerta de Rusia a Asia”, declaraba entonces Mijaíl Piotrovski.

La primera filial del Hermitage en Rusia se abrió en Kazán en 2005. En 2010 se creó otra filial en Vyborg. El museo posee también filiales en el extranjero: en Ámsterdam existe un centro de exposiciones del Ermitage, y en 2015 se planea abrir una nueva filial en Barcelona.

Lea más: El arte contemporáneo se apropia del Ermitage>>>

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossiyskaya Gazeta

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.