Michael Madsen: "Venir a Rusia es como visitar otro planeta"

Fuente: AFP / East News

Fuente: AFP / East News

El actor estadounidense Michael Madsen, miembro del jurado en la última edición del Festival Internacional de Cine de los países de la región Asia Pacífico “Los Meridianos del Pacífico”, nos revela lo que piensa de la vida y de la industria del cine en una entrevista concedida en exclusiva a RBTH.

Es usted un actor de Hollywood pero aquí ha ejercido como miembro del jurado de un festival de cine independiente. ¿Le gusta este tipo de cine?

Las películas de cine independiente son más interesantes y, en mi caso, este festival ha sido una oportunidad única para verlas. Algunos de estos filmes no se han estrenado o tienen una distribución limitada. Para mí, ha sido muy divertido.

¿Ha viajado con frecuencia a Rusia?

He estado dos veces en Moscú. Y esta es mi segunda vez aquí, en Vladivostok. Así que, en total, he visitado Rusia en cuatro ocasiones. Y cada vez que vengo es mejor que la anterior.

¿Alguien le dijo en su país que Rusia es peligrosa?

Cuando mi padre supo que iba a viajar a Rusia me dijo: “Ten cuidado”. Lo entiendo, aunque en realidad siempre voy con cuidado en cualquier parte. Todo el mundo teme a Rusia. Creo que se debe a asuntos de gobierno, más que nada, pero ese no es mi terreno. No soy político. Y ahora que estoy a punto de irme de Rusia me embarga una sensación de tristeza porque de veras disfruto estando aquí. Es un largo viaje. Desde donde vivo lleva mucho tiempo llegar hasta aquí, escalas de avión incluidas: da la impresión de que uno viaje a otro planeta.

Muchas veces interpreta el papel de malo de la película. ¿Se siente cómodo con ese tipo de personajes?

Bueno, se trata de divertimento. Me limito a hacer mi trabajo y, si eso supone interpretar el papel de villano, procuro hacerlo lo mejor que puedo. Busco que mi interpretación sea verosímil y trato de llevar al espectador lo más lejos posible en Donnie Brasco, Reservoir Dogs o Kill Bill. En una película tienes que ser hasta cierto punto tú mismo. Y el papel de malo no es algo que me resulte del todo ajeno, pues tengo cierta idea de cómo son los criminales. Nací y crecí en Chicago, donde se cometían muchos crímenes cuando era niño.

¿Cómo es el día a día de una estrella del cine?

Vivo en Malibú, un lugar donde viven muchos famosos, algunos mucho más conocidos que yo. Lo cierto es que esta localidad ahora se encuentra en pleno auge, cada vez abren más empresas y acude más gente, extraños. Así que ahora me encuentro con turistas que vienen a Malibú y dicen: “Oh, es Michael Madsen”. Sobre todo es peor en vacaciones o en fiestas, como el Día de la Independencia o el Día de los Caídos. La muchedumbre atesta las calles y me abordan bastante a menudo. Lo único que me molesta de verdad es que, cuando voy con mis hijos, traten de entablar conversación con ellos. Es algo que me disgusta. Si alguien se dirige a mí no me importa, pero me incomoda que les hagan preguntas a mis hijos.

Si naciera de nuevo, ¿le gustaría volver a ser actor o escogería otra carrera?

Creo que habría sido más feliz siendo piloto de carreras. Hollywood se basa en un sistema de personalidades, estudios y publicidad. Pero el mundo de las carreras es muy competitivo y se basa en el propio talento, en las habilidades que tiene uno como piloto. Y es peligroso, mucho más arriesgado que actuar en una película, admitámoslo, y ese peligro es lo que me atrae del automovilismo. Me gusta Richard Petty y me encantaría ser campeón de la NASCAR, sería algo magnífico.

En esta vida tienes que encontrar algo que te guste hacer de veras, que te haga realmente feliz. Ser actor de cine no significa ser feliz todo el tiempo. Toda profesión, me parece, tiene sus altibajos. Seguramente un barrendero tiene días geniales. Lo peor es cuando la gente se dedica a algo que no le gusta y no puede salir de esa situación. Eso sí que me parece triste. Si no te satisface lo que haces, debes dejarlo. Incluso si no tienes otra opción, no te queda más remedio que abandonar. Porque al final sólo tú puedes hacerlo, nadie hará nada por ti. Creo que cualquiera puede cambiar su situación.

-Y si todo ocurriera de nuevo, ¿qué errores trataría de no repetir?

Creo que no me casaría tres veces. Me encantan mis hijos, soy un hombre afortunado. Tengo cinco, lo cual es estupendo. Pero no debería haberme casado. Son muchos los que viven en pareja y no se casan, por lo menos en Estados Unidos. Tengo dudas acerca de si el matrimonio es una buena idea. Pues una vez firmas un contrato y el tiempo transcurre, puede darse el caso de que ya no quieras estar con esa persona. Entonces es como una trampa de la que resulta difícil escapar. No sé quién lo inventó. ¿Quién inventó el matrimonio?

-En una entrevista afirmó que le gustaría vivir en otra época. ¿Por qué?

Creo que la gente ya no confía en los demás y el mundo se ha convertido en un lugar más violento. Muchos valores familiares están desapareciendo en Estados Unidos. ¡Ni siquiera puedes darle una bofetada a tu hijo! Si lo haces, te meten en la cárcel. No estoy defendiendo que se pegue a los niños, es sólo un ejemplo. Quieren acabar con el control que los padres ejercen sobre sus hijos. Por lo general, este mundo se ha convertido en un lugar muy poco fiable. De niño respetaba a mis padres. Y creo que hoy los niños ya no lo hacen. Por lo menos en Estados Unidos.

-¿Qué es lo que valora en las personas?

Me gusta la gente honesta, incluso si vierten críticas contra mí. Prefiero escucharlas. Trato de ser justo con los demás en todos los aspectos de mi vida. Valoro mucho el sentido del humor. No siempre he sido un buen padre, pero quiero serlo y así ha sido últimamente. Me esfuerzo mucho para ser mejor cada día.

Lea más: Un barman argentino que probó los sabores de Rusia>>>