El cine ruso vuelve a Buenos Aires

Moscú no cree en lágrimas (Vladimir Menshov, 1979)

Moscú no cree en lágrimas (Vladimir Menshov, 1979)

La Semana del Cine Ruso que se celebrará en Buenos Aires entre el 18 y el 24 de septiembre supone un reencuentro para los que vivieron la época del cine Cosmos, con la proyección de películas soviéticas. También es una oportunidad de conocer una filmografía que estuvo vetada en muchos países. Durante esta semana se espera que se firmen nuevos acuerdos de colaboración entre los cineastas rusos y argentinos.

Desde fines de 2013 la DAC (Directores Argentinos Cinematográficos) trabajó en la realización de esta muestra, que coincide con el 90° aniversario de los estudios cinematográficos Mosfilm. Fue con la llegada del presidente ruso Vladimir Putin a Buenos Aires, en julio de este año, cuando no solo este proyecto tomó impulso, sino que también ayudó a la convocatoria del Año Cultural Ruso-Argentino.

¿Qué películas se mostrarán?

El ciclo constituye un reencuentro para todos aquellos espectadores que vivieron la época del cine Cosmos.

La muestra, que abarca diez películas, inaugura el Año Cultural ruso-argentino y conmemora el 90⁰ aniversario de los estudios cinematográficos Mosfilm.

• Andrey Rubliov (Andrey Tarkovsky, 1966), • La balada del Soldado (Grigory Chujray, 1959) • Moscú no cree en lágrimas (Vladimir Menshov, 1979) • Pabellón N6 (Alexander Gornovsky y Karén Shakhnazárov, 2009) • La Parentela (Nikita Mikhalkov, 1981) • El pálido sol del desierto (Vladimir Motyl, 1969) • El Tigre Blanco (Karén Shakhnazárov, 2012) • Dersu Usala (Akira Kurosawa, 1975) • Algunos días de la vida de Oblómov (Nikita Mikhalkov, 1979) • Cuidado con el automóvil (Eldar Ryazánov, 1966).

Silvana Jarmoluk, integrante del DAC, es directora de cine y organizadora de esta muestra. Hija de madre rusa y padre ucraniano, estudió cine en la VGIK (Universidad Panrusa Guerásimov de Cinematografía) en Moscú, por lo que es buena conocedora de este tipo de cine.

La puesta en marcha de esta muestra cuenta con el apoyo de la embajada rusa en la Argentina y el Ministerio de Cultura de la Nación, el INCAA, y los cines Cinemark y Arte Multiplex Belgrano, que es donde se proyectan las películas. “En lugar de exhibirlas en salas pequeñas decidimos encarar para dos cines comerciales, porque la idea es traer nuevamente al público”, dice Silvana.

La selección de la muestra se compone de diez películas que tienen la característica de haber sido éxitos de público en su momento. Entre ellas se encuentran el clásico Dersu Uzala, la comedia de los 60 Cuidado con el automóvil, donde se critica la burocracia en la que fue cayendo el socialismo, La Parentela, que es un reflejo de la decadencia de los valores en los años 80 o El pálido sol del desierto, una película de culto con tintes de western. Silvana, que hizo la curaduría para este evento, tuvo que seleccionar entre más de los 200 títulos que componen el archivo de Mosfilm.

Fragmento de la palícula Cuidado con el automóvil. Fuente: kinopoisk.ru

“No seleccionamos películas más conocidas, como las de Eisenstein, porque ya lo vemos mucho en general”, explica Silvana. “La idea era mostrar películas que tuvieron éxito y totalmente ajena a lo que es lo cinéfilo. Esto es para todo el público”, añade.

Todas las películas están subtituladas y pasadas al formato DCP (Digital Cinema Package), excepto Dersu Uzala, “que aunque no está tan restaurada, vale la pena y la elegimos igual”, explica Silvana. Esta película era un viejo sueño de Kurosawa que no había podido cumplir. La rodó justo después de varios fracasos cinematográficos y cuando el director ya tenía 65 años. “Mosfilm, haciendo algo que no era habitual, le ofreció a un director extranjero hacer una película” relata Silvana. Y fue un éxito tan grande que después Kurosawa todavía siguió filmando.

Además se cuenta con la presencia del director de cine y presidente de los estudios Mosfilm, Karén Shakhnazárov, quien inaugurará la muestra y presentará dos de sus películas: El tigre blanco y Pabellón nº 6. Para Silvana, Shakhnazárov no solo es un buen director de cine, “es un gran gestor que hizo que Mosfilm se convirtiera en lo que es hoy día y no en algo como Cinecittá, que es casi un parque de diversiones”. Gran parte de su labor ha sido digitalizar y restaurar todas las películas que forman parte de la historia del cine ruso y soviético.

Fragmento de la película El tigre blanco. Fuente: kinopoisk.ru

La presencia de Shakhnazárov en Buenos Aires también va a servir para la nueva firma de convenios que permitan llevar a cabo una muestra de cine argentino en Moscú o el intercambio entre escuelas de cine. Incluso el director ha llegado a mencionar que le gustaría filmar con actores argentinos.

Reencuentro con el cine ruso

La muestra fue titulada Semana del Reencuentro con el Cine Ruso, porque el público argentino sí conoció lo que era la producción soviética, según explica Silvana y tiene mucho conocimiento. Además, la palabra “reencuentro” servirá para movilizar a mucha gente que pensaba que ya no podría ver estas películas en pantalla grande.

Los argentinos fueron de los pocos que pudieron disfrutar del cine que se hacía tras la cortina de hierro gracias a Isaac Vainikoff, quien compró el cine Cosmos en los años 50.

En la época de Perón toda la cinematografía rusa estaba prohibida, pero Vainikoff convenció al ministro de Comunicación para levantar la prohibición. “No se sabe por qué, pero Perón dijo que sí y a partir de entonces empezaron a venir películas que se estrenaban en Rusia y que luego pasaron a ser de culto”, explica Silvana.

Lo que llegaba acá no eran títulos para la exportación de ideas políticas, “si no que tenían que ver mucho con las teorías del cine, de montaje, de estructura dramatúrgica… Hay gente que se formó viéndolas, no solo con el estudio de la teoría”.

La Semana de Cine Ruso no es única en la Argentina, se viene celebrando en más países. “Vamos a tratar ahora, con la declaración del Año Cultural Ruso-Argentino, de que esta selección de películas puedan circular por todos los espacios INCAA que hay en toda la Argentina”, concluye Silvana. Incluso para el año que viene se espera ampliar y traer más títulos para completar la muestra.

Lea más: “El Cosmos” mítico de Buenos Aires>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.