Fallece en Italia Nikolái Románovich, el mayor de la dinastía Románov

El príncipe vivía en Italia y tenía 92 años. Fuente: Reuters

El príncipe vivía en Italia y tenía 92 años. Fuente: Reuters

A los 92 años de vida ha fallecido en la Toscana el mayor de los miembros de la familia de los Románov: el príncipe Nikolái Románovich. Sobre esto informaba a ITAR-TASS su hermano pequeño, Dmitri Románovich.

"Es una enorme pérdida para nosotros", declaraba este, señalando que por ahora no se ha decidido el lugar donde se enterrará el cuerpo de su hermano.

Nikolái Románovich pertenecía a la línea Nikoláyevskaya y era el mayor de los descendientes hombres de la dinastía. Su padre, Román Petróvich, fue un príncipe de sangre imperial, primo segundo y ahijado del último zar ruso, Nicolás II.  Su madre, Praskovia Dimitríevna, era hija de Dmitri Sheremétiev, amigo de la infancia y ayudante de Nicolás II.

Nikolái Románovich nació en Antibes (Francia) el 26 de septiembre de 1922.

Después de que su familia se trasladara a Roma durante los años anteriores a la guerra, Nikolái ingresó en la sección clásica del Liceo. En 1942, el joven Nikolái Románov, con 19 años de edad, rechazó la oferta del gobierno fascista de Italia para convertirse en rey del territorio ocupado de Montenegro. A partir de julio de 1944 trabajó en organizaciones de los aliados dedicadas a promover entre los soldados acciones propagandísticas contra los nazis.

Rusia real: El 300 aniversario de los Romanov en película

En enero de 1952, el príncipe se casó con una italiana. La pareja tuvo tres hijas. Su nieta Nicoletta es actriz de cine.

En 1989, por decisión de sus parientes, pasó a dirigir la unión de miembros de la casa Románov y se propuso como objetivo “conseguir una nueva ceremonia decorosa e históricamente correcta” para enterrar a las víctimas de la tragedia de Ekaterimburgo. En julio de 1998 participó en una ceremonia funeraria en la catedral de Pedro y Pablo en la que se enterraron los restos de Nicolás II y los miembros de la familia del zar.

Una de las iniciativas de los representantes de la dinastía es una fundación benéfica que dirige desde Dinamarca, a petición del príncipe, su hermano menor, Dmitri Románovich. Entre otras actividades, la fundación ayuda a hospitales y jardines de infancia en Rusia.

Lea más: El destino de los asesinos del último zar>>>

 

Publicado originalmente en ruso por ITAR-TASS.