¿Habrá una reforma en los edificios del Kremlin?

Hay una propuesta para reconstruir dos monasterios. Fuente: Shutterstock

Hay una propuesta para reconstruir dos monasterios. Fuente: Shutterstock

El presidente Putin ha propuesto al alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, demoler un edificio administrativo del Kremlin y reconstruir en su lugar dos monasterios ortodoxos. Los expertos analizan si estas reformas dañarán el conjunto arquitectónico del Kremlin y si será posible recrear adecuadamente estos dos monasterios derruidos en los años 30.

El edificio 14 del Kremlin está situado entre la puerta de la torre Spásskaya y el Palacio del Senado. Fue construido por el arquitecto Iván Rerberg en 1934 en el lugar donde anteriormente se encontraban dos monasterios: Chúdov y Voznesenski. Estos dos monasterios fueron derruidos en 1929 y 1930 durante una campaña del gobierno contra la religión. En aquella época se demolió una gran cantidad de iglesias por todo el país.

En un principio se había contemplado la reforma total del edificio. Pero el presidente ha asegurado que lo más efectivo será derribarlo. La historia de este edificio administrativo es corta, pero está cargada de acontecimientos.

Durante los años 30 albergó la Escuela Militar, que más tarde fue trasladada a un edificio más amplio, y en el edificio 14 se instaló la comandancia y el Secretariado del presidio del Consejo Supremo. En 1958 una parte del edificio fue reformada y convertida en el Teatro del Kremlin, pero el edificio no estaba preparado para la celebración de eventos masivos, además de que se encontraba en la parte de acceso restringido del Kremlin, lo cual dificultaba la entrada de la mayoría del público, por lo que en 1961 se abandonó la idea.

A finales de la época soviética, en 1991, el entonces presidente soviético Mijaíl Gorbachov destinó una parte del edificio a Borís Yeltsin, que había sido elegido poco antes presidente de la Federación Rusa (todavía en la Unión Soviética). Tras la caída de la URSS, el edificio 14 comenzó a ganar protagonismo: hasta el año 2008 en él se celebraron la mayor parte de las ruedas de prensa de los presidentes rusos. 

Reconstrucción o nueva obra

La demolición del edificio en sí no ha provocado comentarios negativos (no se trata de un monumento arquitectónico), pero podría dañar la imagen del conjunto del Kremlin de Moscú, que forma parte de la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

“Por ahora únicamente se ha decidido detener las obras de reforma. La demolición deberá ser negociada con la UNESCO”, comenta a RBTH el secretario de prensa de la dirección de los asuntos del presidente, Víktor Jrekov.

¿Será posible recrear la imagen exacta de estos antiguos monasterios? El coordinador de Arjnadzor, institución independiente que se dedica a proteger el legado arquitectónico de Moscú, Rustam Rajmatullin, opina que falta información para poder llevar a cabo una reconstrucción fiel (los planos de los monasterios no se conservan) y que se tratará más bien de una obra nueva, es decir, una copia aproximada que no se corresponderá exactamente con la versión histórica.

El arquitecto Mijaíl Leikin se muestra de acuerdo con Rajmatullin, aunque en una entrevista para RBTH propone el ejemplo de la exitosa reconstrucción de la Catedral de Nuestra Señora de Kazán en la Plaza Roja, derruida en 1936 y reconstruida de nuevo en los años 1990-1993.

Fuente: Lori / Legion Media

Los monasterios de Chúdov y Voznesenski son dos de los más antiguos de Rusia, datan de los años 1365 y 1386. Sin embargo, desde entonces han sido derruidos y reconstruidos en numerosas ocasiones, por lo que perdieron hace tiempo su imagen inicial. Algunos arquitectos han apoyado la idea de reconstruir los monasterios a partir de la enorme cantidad de fotografías que se conservan: “Es algo perfectamente posible y no presenta ninguna complejidad, - asegura el vicepresidente de la Unión de Arquitectos de Moscú, Alexéi Bavykin, - incluso si no se consigue que coincidan exactamente”.

Víktor Jrenov asegura que incluso si la UNESCO aprueba la demolición del edificio administrativo, la construcción de los monasterios no comenzará en seguida: “Si se alcanza un acuerdo con la UNESCO, la cuestión comenzará a debatirse ampliamente con los especialistas: los representantes de la Unión de Arquitectos, las organizaciones de mantenimiento de monumentos arquitectónicos y los representantes de la administración de los museos del Kremlin”.

El Kremlin de dominio público

Por ahora nadie sabe cómo reaccionar a las palabras del presidente. La demolición del edificio podrá realizarse o no (depende de la UNESCO), los monasterios podrán ser reformados o no (esta cuestión se encuentra por ahora en la fase más inicial de la discusión). Existe también una opción alternativa: crear en el lugar del edificio demolido (si se acaba demoliendo) un parque arqueológico en el que podrán verse los restos de los antiguos cimientos de ambos monasterios.

Pero lo importante es que la parte del Kremlin que antes estaba cerrada al público general ahora será de dominio público. Recientemente en el Kremlin se tomó la decisión de abrir a los turistas la puerta de la torre Spásskaya, por la que antes únicamente pasaba el cortejo del presidente y el árbol de navidad del Kremlin en las fiestas navideñas.

Hace unos días, el administrador principal del Kremlin, Serguéi Jlebnikov, declaró que la parte del Kremlin situada entre la torre Borovítskaya y la torre Tainitskaya iba a abrirse al público. El Kremlin está cediendo parte de su territorio cerrado, concediendo cada vez más espacio a los lugares turísticos.

Lea más: Las mejores vistas de Moscú>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.