Partituras españolas en el corazón de Rusia

El compositor Ángel del Castillo estrena este martes en Moscú su obra inspirada en el 'Réquiem' de Anna Ajmátova . Fuente: Víctor Colmenarejo

El compositor Ángel del Castillo estrena este martes en Moscú su obra inspirada en el 'Réquiem' de Anna Ajmátova . Fuente: Víctor Colmenarejo

El compositor Ángel del Castillo estrena en Moscú su obra inspirada en el 'Réquiem' de Anna Ajmátova.

El compositor español Ángel del Castillo (Guadalajara, 1981) es un ejemplo de que la música es un lenguaje universal. Este apasionado de Rusia (“me enamoré de la energía de Moscú desde el primer minuto, aquí me siento como que llego a casa”) cumplirá este martes uno de sus sueños, ver interpretada en la capital rusa una de sus obras musicales, 1940, una partitura inspirada en el Réquiem de Anna Ajmátova.

Ángel recibe la visita de RBTH durante uno de los ensayos previos al concierto. Quedan flecos por pulir, se notan los nervios, pero puede la ilusión: “Mis amigos en España me decían que estaba loco. Ha sido un camino muy largo, llevo casi un año y medio gestando este concierto, más o menos desde que me mudé a Moscú. Hay que imaginárselo, desearlo mucho”.

Será la primera vez que se interprete en directo una obra suya de forma íntegra, pese a que un par de premios de composición salpican su carrera (Venecia, Valladolid). “Empecé con la música a los diez años. Era un niño inquieto, mis padres me propusieron probarlo y me encantó. Tuve un gran profesor de piano, pero en cuanto a composición he sido siempre bastante autodidacta”, narra Ángel, que estudió composición en los Conservatorios Superiores de Valencia y Córdoba, graduándose en 2006.

En la puerta de la Casa-Teatro Bulgákov, donde tendrá lugar el concierto. Fuente: Víctor Colmenarejo

“Hay una tendencia en la composición moderna hacia el ruido, la experimentación y hasta la estridencia. Mi música no va por ahí, no es muy técnica, es más comprensible, como de banda sonora”, explica el compositor sobre su estilo.

El espectáculo que estrena en Moscú tiene una duración de 90 minutos sin descanso: “Es una mezcla de música, poesía y teatro. Durante el Réquiem se va intercalando la música. Una actriz interpreta a Anna Ajmátova en el escenario y el sexteto de cuerda junto a un barítono interpreta la pieza musical. Hay además una bailarina que da una pequeña pincelada. Lo podríamos definir como concierto literario”.

El compositor español lamenta el escaso apoyo institucional recibido en la organización del evento, que probablemente le obligue a poner dinero de su bolsillo, pese a que parte del equipo de la obra son amigos personales.

Al violonchelista le conoció durante la mudanza y la actriz es amiga de una alumna.

“La historia que conduce hasta este concierto es bastante casual. Pasé cinco años sin componer, hasta que en 2011 llegó a mis manos un libro de Anna Ajmátova. Me impresionó su Réquiem, su fuerza y su esperanza en una situación tan adversa. Su historia me inspiró para volver a escribir. Entonces soñé con que esa obra se pudiese interpretar alguna vez en Rusia, que sería la forma de cerrar el círculo. Al final, el proceso de organización ha sido también apasionante”.

En cuanto a gustos musicales, Ángel reconoce su predilección por Mozart, “el Shakespeare de la música clásica”, por Bach y por las óperas de la primera mitad del siglo XX. “De entre los compositores rusos me quedo con las armonías de Rajmáninov, son la bomba. Korsakov me gusta menos. Skriabin era una locura, pero muy interesante, otorgaba colores a cada nota. Y por supuesto Chaikovski. Su música entra fácil, tiene unas óperas y unas arias impresionantes, me gusta especialmente la de Evgueni Onegin”.

El compositor español destaca la buena salud actual de la música rusa, tras unos complicados años 90. “A día de hoy, Rusia está mucho mejor que España en cuanto al nivel de su música clásica. De hecho, la colocaría al mismo nivel que las mejores escuelas del mundo, la italiana, la alemana, la francesa o la inglesa. Hace veinte años los cantantes y músicos se marchaban de Rusia debido a la crisis económica, pero la situación ha cambiado. No es sólo que los rusos se queden, es que ahora hay extranjeros a los que no les importa venir a trabajar a Moscú”.

Entonces, ¿puede ser Rusia un destino para músicos y compositores españoles? “Es conveniente manejarte con el idioma para abrirte camino, pero sí, Rusia es un terreno por explotar en ese sentido. Pero más allá de eso, Moscú tiene una oferta musical inigualable, si amas de veras la música, este es un lugar increíble”.

El concierto tendrá lugar en la Casa-Teatro Bulgákov: avenida Bolshaya Sadóvaya, 10, metro Mayakovskaya, el martes 22 de abril a las 19:00 horas.