Las ventajas de poder estudiar entre Rusia
 y España

Estudiantes del Instituto de Aviación de Moscú, durante una clase. Fuente: ITAR-TASS

Estudiantes del Instituto de Aviación de Moscú, durante una clase. Fuente: ITAR-TASS

Los sistemas son diferentes, la lengua también, pero cada vez es mayor el interés de los alumnos del país euroasiático por viajar
a España y viceversa.

Si uno teclea en Internet Moscow Institute Aviation (MAI, por sus siglas en ruso), uno de los centros de aeronáutica más importantes del mundo, se sorprenderá porque aparece una primera página en español en la que el rector saluda a quien por allí se asoma. 

Para hacerse una idea de los medios y recursos de este centro, valga decir que esta institución cuenta con aviones propios para sus alumnos. Diseñadores como Túpolev, creador del avión que lleva el mismo nombre; Mikoyán, responsable del MIG, o Yákovlev, padre del YAK, fueron sus primeros profesores. 

A partir de ahí, académicos, científicos y astronautas han desarrollado en sus aulas sus proyectos, descubierto nuevos principios de aeronáutica o construido aparatos. 

 Fuente: Lori / Legion Media

La Universidad Juan Carlos I es una de las instituciones españolas que busca llevar a sus alumnos a Moscú. “Mi objetivo es que nuestros estudiantes de grado o posgrado puedan pasar por allí. Son una potencia mundial y cuentan con un equipamiento que en los próximos cinco o diez años nosotros no podemos ni soñar”, afirma Javier Ramos, catedrático de esta universidad española. Con ellos tienen un convenio suscrito en investigación e intercambio de profesores y alumnos. 

En total y desde el año 2008, por medio de Alexnova-Icur, se han firmado más de 13 acuerdos entre instituciones rusas y españolas. Entre las rusas se encuentran la Universidad Federal del Sur, la Estatal Técnica de Don, el MAI y la Universidad de la Amistad de los Pueblos; en cuanto a las españolas, se encuentran la Juan Carlos I, la Carlos III y la Nebrija, entre otras.

Doble titulación

La Escuela de Negocios ESERP, con sede en Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca, atiende anualmente a una decena de alumnos procedentes de Rusia. Sus centros ofrecen grados y titulaciones superiores y dobles diplomaturas, másteres cursos de especialización, programas de verano y escuela de idiomas para estudiantes de uno y otro lado.

Su gran baza para los eslavos: garantizar una titulación europea. Para los españoles, su fuerte es ofrecer unos cursos intensivos para “entender cómo gestionar las relaciones comerciales, gubernamentales y funcionamiento de las ONG en Rusia”, señala la organización. 

Cuentan con muchos más estudiantes rusos en España que españoles allí, que se pueden contar con los dedos de la mano. Para ofrecer a sus estudiantes la posibilidad de estudiar en Rusia, colaboran con instituciones moscovitas como la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos en Moscú. Los precios oscilan dependiendo del programa. Un curso de inmersión en la cultura rusa cuesta alrededor de los 1.100 euros, y un máster en Palma de Mallorca de habilidades para la dirección, unos 1.600 euros.

Erasmus

Otra de las fórmulas para estudiar en Rusia son las famosas becas Erasmus, que funcionan en territorios extracomunitarios.

La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos tiene convenios con la Juan Carlos I, la Complutense y la Universidad de las Palmas. 

Su web es también un reflejo de internacionalismo. “Una de las cosas más interesantes de estudiar aquí es que los alumnos se encuentran en un ambiente internacional. 

Es un espacio absolutamente multicultural gracias a los acuerdos que tenemos con más de 147 países. Se sale con un conocimiento internacional clave para trabajar en cualquier multinacional”, asevera Víctor Barabash, decano de la Facultad de Filología. Unos 20 españoles cursan estudios de posgrado en sus aulas cada año.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.