Putin apuesta por un único manual de historia en la escuela rusa

El presidente considera que numerosos libros de texto están llenos de “basura ideológica”. Fuente: ITAR-TASS

El presidente considera que numerosos libros de texto están llenos de “basura ideológica”. Fuente: ITAR-TASS

El presidente ruso Vladímir Putin afirmó el pasado jueves que la necesidad de crear un manual escolar único de historia rusa había surgido por la existencia de “basura ideológica” en los libros de texto en uso hasta ahora.

El presidente ruso comentó que algunos materiales escolares contenían afirmaciones completamente inaceptables, no solo para Rusia y su pueblo, sino para cualquier país. “Era como una bofetada”, dijo Putin en una reunión con los autores de un nuevo concepto de libro de texto de historia rusa. 

El presidente manifestó que algunos de los análisis sobre la Segunda Guerra Mundial resultaban vergonzosos. “No estoy hablando del desprecio internacional por el papel del pueblo soviético en la lucha contra el fascismo. Hay cuestiones más profundas. Basura ideológica, si se me permite la expresión, de la que tenemos que deshacernos”. 

Las autoridades rusas llevan años tratando de escribir un manual de historia para los escolares. En 2007 se redactó uno por orden de Vladislav Surkov, vinculado al Kremlin. Fue rechazado tras numerosas quejas de historiadores profesionales, porque no estaba bien escrito. Un importante mensaje de este nuevo libro sería el respeto a cualquier régimen que haya habido en Rusia, así como a la familia tradicional y a la religión.

Añadió que esto no debe considerarse un intento por uniformar el pensamiento y las valoraciones históricas. El jefe de Estado hizo algunos comentarios sobre los temas más complejos de la historia nacional, incluyendo el rol de la Unión Soviética en la historia de Europa del Este después de la Segunda Guerra Mundial. 

“La opinión general es que Europa del Este se sumió en la oscuridad de la ocupación por el régimen estalinista después de la Segunda Guerra Mundial. La ideología soviética hizo que estos países funcionaran solo a medias y produjo un impacto negativo en su desarrollo.

Pero si hablamos de consecuencias, ¿cuáles habrían sido las consecuencias para esos países si hubiese ganado el fascismo? Algunas naciones habrían sido sencillamente exterminadas, habrían dejado de existir”, enfatizó Putin. 

En esta coyuntura, instó a los historiadores rusos a trabajar conjuntamente con sus colegas extranjeros. “Juntos, encontraremos modos de aproximarse a este análisis con la máxima objetividad”, deseó Putin. 

El presidente cree que un nuevo concepto de historia rusa no solo debe acercar a la gente el análisis de los acontecimientos desde el punto de vista histórico, sino también hacer que adquieran cierta responsabilidad personal hacia el país en el que viven. 

Artículo publicado originalmente en ruso en ITAR-TASS

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.