Hollywood tiene profundas raíces rusas

Louis B. Mayer y Nicholas Schenck en el Aeropuerto de La Guardia. Schenck estaba en el aeropuerto para despedirse de Meyor quien se marchaba a Hollywood.Foto: Getty Images/Fotobank

Louis B. Mayer y Nicholas Schenck en el Aeropuerto de La Guardia. Schenck estaba en el aeropuerto para despedirse de Meyor quien se marchaba a Hollywood.Foto: Getty Images/Fotobank

Los hermanos Schenck, que nacieron en un pueblo a orillas del Volga y emigraron a EE UU a principios del siglo XX

Hay numerosas estrellas de Hollywood con raíces rusas. La abuela de Leonardo di Caprio se llamaba Elizaveta Smirnova. Mila Kunis y Mila Jovovich hablan ruso porque su infancia transcurrió en la Unión Soviética.

Entre los fundadores de Hollywood también hay muchas personas procedentes de Rusia. Los hermanos Schenck son unos de los más conocidos. Nick Schenck dirigió la compañía Metro Goldwyn Mayer y Joseph Schenck fue uno de los fundadores de la Academia del Cine.

Los que en un futuro se convertirían en clásicos de la producción cinematográfica de Hollywood crecieron en una pequeña ciudad del Volga, en Ribinsk. Su padre, Haim Schenkeir, trabajaba como capataz en una compañía naviera. Al igual que muchos judíos del Imperio ruso de finales del siglo XIX – principios del XX, la familia Schenkeir emigró a EE UU. Se instalaron en el Low East Side en Nueva York y más adelante se trasladaron a Harlem. Acortaron el apellido para que sonase más “norteamericano” y lo convirtieron en Schenck y también cambiaron los nombres de Nikolái y Iósif por los de Nick y Jo.

 

Al principio comerciaban con periódicos en las calles de Nueva York. En la estación advirtieron que había centenares de personas que no sabían qué hacer mientras esperaban el tren. Los hermanos alquilaron un punto de venta de cerveza e inventaron distracciones para el público. Fue allí donde conocieron a Marcus Loew, un operador de teatro, que más adelante se convertiría en el propietario del estudio cinematográfico que ahora conocemos con el nombre de Metro-Goldwyn-Mayer.

Los dos se convirtieron en magnates del cine aunque con destinos muy distintos. Nick se quedó a trabajar con Loew y se convirtió en el jefe de Metro-Goldwyn-Mayer. En el año 1932 ya dirigía todo un imperio formado por una cadena de prósperas salas de cine y la compañía cinematográfica MGM. Se convirtió en una de las personas más ricas de EE UU.

 

Durante la época del cine mudo la estrella era de las películas de la MGM era Greta Garbo. En el cine sonoro destacaban Katharine Hepburn y Vivien Leigh, Clark Gable y Fred Astaire. Las películas de MGM han obtenido  más de doscientas estatuillas de los premios Óscar. Entre las obras maestras de la compañía cinematográfica destacan El mago de Oz, Lo que el viento se llevó, Cantando bajo la lluvia, los dibujos animados de Tom y Jerry y otros muchos clásicos.

Nick Schenck fue un directivo con mucho talento y supo mantener la gigantesca corporación como un mecanismo perfectamente organizado y eficaz incluso durante los años de la Gran Depresión.

Joseph dejó a su hermano y a Loew y se dirigió a la costa occidental de Estados Unidos. En 1925 era el segundo presidente del estudio independiente United Artists, creado por la estrellas del cine mudo Charlie Chaplin, Mary Pickford, Douglas Fairbanks y el director David Griffith. Diez años después fundó la compañía 20th Century pictures.

 

Joseph Schenck fue uno de los fundadores de la Academia del Cine Americana, la creadora del galardón cinematográfico más prestigioso, el Óscar. También desempeñó un papel clave en el destino de Marilyn Monroe. Jo se enamoró de la actriz cuando apareció en el estudio en el 1946 y contribuyó al lanzamiento de su carrera. En el año 1952 Joseph recibió un Óscar honorífico en reconocimiento a la importante contribución en el desarrollo de la industria cinematográfica y una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

En Rusia no se empezó a conocer la historia de los hermanos Schenck hasta los años 90, después de la desintegración de la Unión Soviética. Es natural porque durante la época del Telón de Acero no estaba bien visto hablar de personalidades dudosas. Ahora en Ribinsk hay una tabla memorial en recuerdo a los hermanos adónde acuden los turistas que llegan en los cruceros por el Volga. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.