Políticos rusos con mucho arte

Tres políticos rusos dan rienda suelta a su expresión artística: Vladímir Putin y Valentina sobresalen en el campo de la pintura y Dmitri Medvédev en el de la fotografía.

Archivo personal de Dmitri Medvédev

Tres políticos rusos dan rienda suelta a su expresión artística: Vladímir Putin y Valentina sobresalen en el campo de la pintura y Dmitri Medvédev en el de la fotografía.

Valentina Matvienko, presidenta de la Cámara Alta del Parlamento y exgobernadora de San Petersburgo, la mujer política más importante de Rusia, se distingue también de entre el resto de sus colegas por ser la más hábil con los pinceles.

Valentina Matvienko. Fuente: ITAR-TASS

Hace años en San Petersburgo tenía lugar una feria navideña en cuyo marco se celebraba la subasta Azbuka (Alfabeto), en la que los cuadros por los que se pujaba representaban las diferentes letras del alfabeto cirílico. El dinero recaudado se destinaba a organizaciones benéficas. Desde 2007 Matvienko pintó cuadros al óleo para esta subasta: dos ejemplos son “Noche de Año Nuevo”, en representación de la letra “N”, “Metel” (Tormenta de nieve), en representación de la “M”. Sus obras tuvieron un gran éxito. “Metel” se vendió por 11 millones y medio de rublos (384.000 dólares) y “Mramorni most” (El puente de mármol) por 13 millones de rublos (433.000 dólares). Los expertos opinan que los cuadros de la letra “M” le salieron especialmente bien a la gobernadora y lo relacionaron con el hecho de que su apellido tiene esa misma inicial.

San Petersburgo es la ciudad natal de Vladímir Putin, así que no es de extrañar que en 2009 participase en la misma subasta de la feria de Navidad.

 

Fuente: Reuters

El mandatario escogió la letra “U” para su cuadro al óleo, titulado Uzor na zaindevevshem okne (Arabesco sobre una ventana cubierta de escarcha), que fue adjudicado por 37 millones de rublos (aproximadamente 1.233.000 dólares). El cuadro lo compró Natalia Kurnikova, propietaria de la galería de arte moscovita “Nashi Judozhniki” (Nuestros artistas). Esta obra de género presenta ecos del folclore ucraniano. En ella se representan los arabescos que la escarcha forma en las ventanas durante los rigurosos días de frío del invierno ruso.

En una ocasión, de visita en Kurgán (ciudad en los montes Urales, a unos 2.000 kilómetros de Moscú), el presidente visitó la escuela nº 7. Allí, durante un encuentro con colegiales, dio buenas muestras de su talento con el dibujo. De repente cogió una tiza, trazó algunas líneas sobre la pizarra y explicó: “Es un gato. Visto desde atrás”. 

Y resulta que el expresidente de Rusia y actual primer ministro, Dmitri Medvédev, en lugar de pintar cuadros, es un apasionado de la fotografía. Tiene una cámara fotográfica profesional con la que toma instantáneas en todos sus viajes, tanto oficiales como privados. Medvédev tiene una cuenta en Instagram en la que publica con regularidad sus fotografías. Una de ellas, tomada desde un helicóptero, se adjudicó en la misma subasta benéfica de Navidad por una suma récord: 51 millones de rublos o, lo que es lo mismo, cerca de 1.700.000 millones de dólares.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.