Agencias del gobierno y redes sociales se unen para luchar contra los estudiantes que copian

En lo que va de año se han cerrado 2.000 grupos online con respuestas de exámenes, la mayoría en VKontakte. Fuente: ITAR-TASS

En lo que va de año se han cerrado 2.000 grupos online con respuestas de exámenes, la mayoría en VKontakte. Fuente: ITAR-TASS

Agencias gubernamentales han llegado a un acuerdo con Vkontakte, la red social más popular en Rusia, para unir fuerzas y luchar contra los estudiantes que copian en los exámenes de acceso a la universidad. En 2013 ya se han cerrado alrededor de 2.000 grupos online en las que se intercambiaban respuestas.

El pasado 7 de octubre  Agencia de Supervisión Federal de Educación y Ciencia  (Rosobrnadzor), organismo que se ocupa de administrar el Examen Unificado Estatal (EGE, por sus iniciales en ruso), anunció en su página web que comenzará a trabajar con la red social VKontakte, la red social más popular en Rusia. Representantes de la compañía han prometido que en 2014 van a bloquear la circulación de preguntas y respuestas del examen; para ello se creará un grupo formado por miembros de Rosobrnadzor y empleados de Vkontakte. 

Mientras tanto, en 2013 ya se han bloqueado alrededor de 2.000 grupos en los que se colgaban preguntas y respuestas de los examenes de acceso a la universidad. La mayoría de estos grupos estaban en VKontakte. La estrategia de la agencia federal y la página web parece sencilla: el organismo estatal envía link a determinados foros que la red social bloquea durante el periodo de exámenes. 

Sin embargo, las respuestas se filtarron a lo largo de varios días antes de la primera prueba y por cada foro que se bloqueaba, surgían otros diez. Para elimiar un contenido ilegal, la red social utiliza un sistema de bloqueo basado en denuncias que a la hora de la luchar contra los vídeos piratas ya ha demostrado sus carencias. 

Sin embargo, hay maneras realistas de resolver el problema. La tecnología moderna permite eliminar los contenidos mientras se están cargando. Por ejemplo, YouTube ha utilizado con éxito durante años la tecnología Content ID, que previene que los usuarios carguen vídeos piratas, incluso cuando se les cambia el nombre. 

Para el examen de acceso a la universidad, se podría utilizar una solución interna similar.  Por ejemplo, se podrían prohibir los resultados de búsqueda de determinados términos o los foros con tags concretos. Sin embargo, los representantes de Vkontakte y Rosobrnadzor no han declarado todavía si se van a tomar nuevas medidas. 

Aunque, entre las propuestas de Rosobrnadzor hay algunas interesantes desde el punto de visto tecnológico. La agencia gubernamental pretende unir los diez sistemas de trasmisión de información en una única red cerrada. Es posible que haya un programa que siga la pista de los documentos recibidos y editados y que siga a quién se transfieren. Esta estrategia pretende luchar contra las filtraciones que se producen desde la propia agencia y desde el Ministerio de Educación y Ciencia, que lo supervisa. 

Mientras tanto, los propios estudiantes declaran que han podido adquirir exámenes. Miembros de una escuela de Moscú consiguieron un fondo común para comprar respuestas. Las de un examen de ruso y de matemáticas cuestan 70.000 rublos (unos 2.300 dólares), y lo dividieron de tal manera que cada estudiante tenía que pagar 2.000 rublos (unos 67 dólares). Por su parte, un estudiante recibió todas las posibles preguntas, con su correspondientes respuestas, directamente de su profesor, que había participado en la preparación del EGE. 

Los exámenes de ruso que circulaban entre los estudiantres eran igual que el original, y una de las secciones del examen de matemáticas contenía preguntas de diferentes versiones. Al final se redujo a una cuestión de técnicas diferentes: algunos memorizaban las respuestas a los problemas más difíciles mientras que otros llevaban hojas de las que copiaban. 

Estos últimos era aunténticos maestros. Uno de los profesores que estuvo guardando un examen en la región de Moscú declaró que no era posible cazarlos en el acto, aunque había una “clara sensación de que se estaba copiando”. 

“Seguramente estaban utilizando una tecnología de reciente aparición”, suponían los maestros. De hecho, en Yandex (el buscador más popular de Rusia) es posible encontrar avanzadas técnicas para copiar: bolígrafos de tinta invisible, audífonos Bluetooth de reducido tamaño, iPods con imágenes copiadas que se llevan como si fueran relojes, altavoces que vibran y apenas se ven y gracias a los cuales uno escucha las respuestas que “salen” de la mesa. 

En Vkontakte hay gran cantidad de anuncios de Escowatch, “un reloj único que hará que dejes de preocuparte sobre cómo aprobar tus exámenes”. Las respuestas se pueden copiar a la memoria del reloj con un simple USB. 

Sin embargo, en la práctica, las cosas son más prosaicas. Los amigos del estudiante son todavía las mejores herramientas para copiar, junto con el smartphone. Para desactivar estos últimos en muchas escuelas se han colocado “deshinibidores” de la señal de móviles. Pero estos no suelen llegar a los baños, que se ha convertido en el lugar más cómodo y habitual para mirar la hoja de repuestas y “ayudar” a un compañero.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.