“Cuando me preguntan qué es el alma rusa, aconsejo leer 'Levsha'”

La ópera basada en el novela homónima de Leskov, estrenada en el nuevo Mariinski de San Petersburgo obtiene gran reconocimiento. Fuente: Pauline Tillmann

La ópera basada en el novela homónima de Leskov, estrenada en el nuevo Mariinski de San Petersburgo obtiene gran reconocimiento. Fuente: Pauline Tillmann

En el nuevo escenario del Teatro Mariinski se presentó la ópera Levsha (El Zurdo) de Rodión Shchedrín, basada en la novela del famoso escritor ruso Nikolái Leskov.

Se ha dicho que Nikolái Leskov es el escritor "más ruso de todos los escritores rusos", por su profundo conocimiento de la esencia y el carácter de éste pueblo. La obra que se considera más conocida entre todos sus trabajos es la novela El Zurdo o una historia sobre un herrero de Tula y la Pulga de acero.

“Levsha cuenta con gran cantidad de material para ser representado en escena, – dice Rodión Shchedrín. – Su historia cuenta con personajes y lugares diversos: los zares Alejandro I y Nicolás I de Rusia, el Palacio de Invierno, la Corte Real inglesa, entre otros. Una mezcla entre sátira y tragedia que causa risa y lágrimas... Pero si nos fijamos algo más, encontramos la contradicción entre el aspecto racional e irracional de la vida”.

Valeri Gérgiev,  el prestigioso director artístico del Teatro Mariinski a quien se ha dedicado la obra, comenta: “El estreno de Levsha es un gran evento no sólo para nuestro teatro, sino para toda la sociedad musical de Rusia. Sus cualidades musicales son excepcionales: la brillante música, las grandes partes corales y solistas, así como la articulación con este tesoro literario ruso”. 

“Dmitri Shostakóvich también se inspiró en las obras de Leskov, componiendo la ópera Lady Macbeth de Mtcensk. Creo que la historia moderna de un teatro no puede prescindir de un compositor contemporáneo. Tengo grandes esperanzas de que el espectáculo Levsha se convierta en una de las marcas registradas del Teatro Mariinski. Vale la pena señalar que la música de Shchedrín tiene un lugar especial en el repertorio de nuestro teatro. Continuamente se presentan sus óperas como Las almas muertas y El Vagabundo encantado, o los ballets Anna Karénina y El caballito jorobado”, comenta en músico.

Duduk, bayán y dombra

La ópera fue escrita especialmente para la apertura del nuevo Mariinski. La versión en forma de concierto tuvo lugar en junio y recientemente tuvo lugar la presentación de la versión escénica. Musicalmente Levsha está en gran parte relacionada con otra ópera de Shchedrín, El Vagabundo encantado, que también está basada en una novela de Leskov. 

Sin embargo, la continuación de la trama leskoviana en Levsha se vuelve más brillante todavía gracias a la manera en la que Shchedrín pudo reencarnar en la música de una manera profunda y completa. Después del estreno, el compositor admitió a los periodistas que la trama misma lo había llevando, ayudándole a escoger de la orquesta lo necesario para cada episodio. 

La partitura de la obra se caracteriza por una amplia gama de colores sonoros. A los instrumentos tradicionales de la orquesta sinfónica se le sumaron instrumentos folclóricos: dombra, duduk, flautas de madera, bayán y conjuntos de percusión. De esta manera, Shchedrín, sin cambiar su propio estilo, se encuentra en consonancia con la estética minimalista ligada al folclore ruso. 

El arquetipo del alma rusa

Rodión Shchedrín es gran admirador de las obras de Nikolái Leskov. "En primer lugar, porque sus personajes siempre están buscando la verdad”, confiesa el compositor.

“Leskov tiene una colección de cuentos bajo el título de Los Justicieros, donde los personajes se caracterizan por poseer un agudo sentido de la justicia. Me parece a mí que Leskov mismo era un hombre muy justo. Yo adoro a Gógol  y a Pushkin

Muchos de mis trabajos están relacionados con sus obras, pero creo que Levsha de Leskov ha combinado los elementos más particulares y característicos del espíritu ruso: astucia, orgullo, total desprecio a la muerte, talento, sentido del humor y, obviamente, la pasión por el alcohol… Cuando los extranjeros me preguntan cómo es el alma rusa, en respuesta les aconsejo leer Levsha”. 

El éxito

El éxito de la ópera se debe a tres causas: una perfecta interpretación por parte de la orquesta, un grupo de solistas excelente y en una gran puesta en escena (a cargo de Alexéi Stepaniuk). El tenor Andréi Popov resultó excepcional. El papel principal fue escrito especialmente para su voz. Unos años atrás el cantante recibió el premio "Máscara de Oro" por el rol protagonista en la ópera de Shchedrin, El Vagabundo encantado. 

Popov subrayó que el papel de Levsha fue para él, el máximo logro en su carrera. "Este es un rol muy complejo, muy dramático, – dijo el cantante. –  Me gustó mucho este personaje y el hecho de que la obra pudiese servir como guía espiritual para los oyentes”. 

Al final de la presentación de la ópera, Rodión Shchedrín acentuó que estuvo muy contento y satisfecho con la interpretación. "Valeri Gérgiev es un maestro extraordinario, – dijo el compositor. – Su modo de dirigir y su capacidad de descifrar la esencia de la obra fueron admirables”.