El 'crowdfunding' llega hasta las pantallas rusas

A pesar de que en Rusia no es un método tan popular como en otros países, se han estrenado varias películas.

 Cartel de la película  28 Panfílovtsev

Mientras que en Rusia el crowdfunding o financiación colectiva aún debe probarse como método viable para financiar películas, recientemente algunos directores han puesto en marcha diversos proyectos tratando de convencer al espectador ordinario para que cofinancie sus películas.

El proyecto más exitoso lanzado hasta la fecha es 28 Panfílovtsev (Los 28 de la división Panfílov), una película épica sobre la Segunda Guerra Mundial basada parcialmente en la heroica defensa de Moscú en otoño de 1941, levantada por un puñado de tropas soviéticas contra las fuerzas nazis.

Se colocó en Boomstarter.ru, el equivalente ruso de la plataforma crowdfunding Lockstarter, y los creadores esperaban recaudar 300.000 rublos (9.100 dólares) antes del 15 de julio. En cambio, gracias a la promoción del proyecto que hizo Dmitri “Globlin” Puchkov, un conocido traductor de películas extranjeras, recaudaron 3 millones de rublos (algo más de 90.000 dólares).

“Siempre me ha gustado esta historia, es una bella leyenda”, explica el productor Andréi Shalopa en la página de kinonote, y añade que quisiera  que la película fuera como el taquillazo hollywoodiense 300, la versión novelada de La batalla de las Termópilas.

A finales de 2013 pasará a postproducción y el estreno está programado para finales de 2014.

Otro proyecto destacable en crowdfunding es Dla Nas Nichego (Nada para nosotros), un documental de Oleg Miasoyédov y Lena Korijalova, centrado en los movimientos separatistas de América Latina.

Sin embargo, en la década de los 90, cuando el término crowdfunding aún no se había inventado, en Rusia ya se produjo una película con la ayuda de los espectadores.

El veterano director Yevgueni Matvéyev recurrió al público para su drama de 1995 Amar a la rusa para que le enviaran dinero si querían que rodara la segunda parte. Y funcionó, porque la gente envió suficiente dinero para financiar la producción de la segunda parte de 1996, aunque nunca se han hecho públicos los detalles sobre la cantidad exacta que se recolectó. 

Artículo publicado originalmente en inglés en The Moscow News.