Las universidades no se adecúan a las necesidades de la economía

Aumenta la demanda de especialistas en las TIC y se observa un exceso de juristas y economistas. Fuente: Kommersant

Aumenta la demanda de especialistas en las TIC y se observa un exceso de juristas y economistas. Fuente: Kommersant

Los ámbitos que reclaman un mayor número de especialistas son las TIC y el tratamiento de datos. Según algunos expertos el sistema educativo está anticuado.

Casi el 6% de los jóvenes especialistas de Rusia se registran en el paro inmediatamente después de terminar la universidad. Durante varios años seguidos los juristas han sido los que han liderado este índice.

También hay un exceso de economistas, gestores inmobiliarios y de turismo, trabajadores de la construcción y de la banca, pedagogos y psicólogos. Las universidades rusas siguen orientando la demanda no en base a las necesidades de los empleadores sino en base a los deseos de los estudiantes de instituto. Esto se debe a que los estudiantes de pago son una fuente de ingresos complementaria.

No es el primer año que se habla de que el sistema de educación superior ruso está anticuado. Los directores de empresas se quejan de que los conocimientos teóricos que obtienen los graduados en las universidades no son aplicables a la práctica. Los jóvenes especialistas tiene que volver a estudiar en las empresas.

“Esto lleva una enorme cantidad de tiempo. Hay que contratar especialistas con experiencia, explicarles la teoría, robándoles un tiempo de trabajo muy valioso a los profesionales o reconvertir a antiguos graduados. La empresa espera recuperar el dinero gastado en este trabajador en un futuro, pero resulta que después de obtener experiencia el 90% de los trabajadores se van a otras empresas. Tan solo se los puede retener aumentándoles el salario con lo que resulta que no hay beneficio, por lo que no sale rentable contratar gente sin experiencia”, explica la directora de recursos humanos del grupo de empresas 'Labirint', Elena Kotova.

A pesar de todo, cada vez son más las empresas que ofrecen un sueldo bajo y se orientan solo hacia jóvenes especialistas. Así, si en 2009 tan solo un 2% de todas las ofertas de trabajo pedían jóvenes especialistas, según los datos del año pasado este porcentaje ha subido al 8%.

El personal de estas empresas se renueva mucho, los sueldos son bajos, pero a cambio dan la posibilidad de pasar de la teoría a la práctica. Según las estadísticas de la página HeadHunter, los más baratos en el mercado de trabajo son los ayudantes de abogado, a quienes se les ofrece alrededor de unos 23.000 rublos (unos 710 dólares), seguido de un especialista en tratamiento de datos, que recibe 25.000 rublos (unos 770 dólares).

"Hay un exceso de juristas en nuestro país. El año pasado había nueve currículos por puesto. Con tanta competencia es difícil encontrar un trabajo en tu especialidad", nos dice la directora de la página de búsqueda de trabajo para jóvenes especialistas career.ru, Irina Sviatitskaya.

A pesar de que las universidades rusas también licencian a muchos economistas, sigue siendo una de las especialidades más demandadas. "Esto se debe a que trabajan en el ámbito de las ventas. Siempre se necesitan muchos", explica Irina Abankina, directora del Instituto de desarrollo de la formación NIU 'Vishaya shkola ekonomiki'. "Son especialistas de un perfil más amplio que pueden trabajar desde gestores a analistas".

El año pasado en el ámbito de ventas y finanzas fue el que más demandó jóvenes especialistas, un 11% del total de vacantes.

Los especialistas más solicitados fueron los teleoperadores y especialistas en tratamiento de datos, menos de dos personas por vacante. Pero esta carencia está relacionada con el hecho de que los jóvenes que tienen formación universitaria no quieren sentarse delante de un teléfono.

Según las valoraciones de los expertos, para 2015 harán falta unas 320.000 personas en este ámbito. Ahora en Rusia trabajan alrededor de un millón de especialistas en IT y en el sector tan solo supone un 1% del PIB, mientras que en los países desarrollados es del 4%.

"Las TIC son el sector que más rápidamente se está desarrollando en Rusia. Y hay una carencia de especialistas en el país. Esto se nota especialmente en Moscú y San Petersburgo, a pesar de que cada año se licencian más estudiantes", continúa Irina Abankina.

En 2011 la economía rusa necesitaba 80.000 nuevos especialistas en el ámbito de las TIC y tan solo obtuvo 70.000. Junto a estos, en un futuro cercano harán falta especialistas en ecología y en el ámbito de las nanotecnologías.

Sin embargo las universidades rusas no están dispuestas a reestructurarse de acuerdo con las demandas del mercado. En las universidades se basan en los ingresos que puedan obtener y en los deseos de los graduados de los institutos. Los pedidos del gobierno que no son suficientes para cubrir el déficit de todas las especialidades.

El director científico del centro de formación 'Eureka', Alexander Adamski, está convencido de que la elección de la profesión la hacen los padres de los estudiantes sin tener en cuenta factores objetivos.

"Son los adultos los que toman la decisión por los hijos, guiándose a través de su propia experiencia, de estereotipos e incluso de prejuicios. Sin embargo la situación actual es más complicada de lo que era en la época soviética. Hoy en día adivinar qué profesión buscarán los empleadores es imposible", explica este experto.

"Como resultado los padres mantienen la opinión de que mejor que su hijo aprenda alguna profesión y después encuentre un trabajo que le guste. Esta tesis se confirma, mucha gente con éxito en el trabajo no trabaja en su especialidad". De hecho la formación no es una parte necesaria de una carrera de éxito, explica Adamski.