Literatura de minorías sexuales en Rusia: siempre de telón de fondo

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Tras los tiempos difíciles de represión en la URSS, la publicación y distribución de poesía y prosa gay y lésbica en la Rusia post soviética ha aumentado notablemente. Desde los años 90, la literatura de minorías sexuales ha encontrado su lugar en los procesos literarios contemporáneos de Rusia.

Desde tiempos inmemoriales, la homosexualidad ha sido un tema recurrente en poesía y prosa. Tanto en la antigua Grecia como en China, las relaciones gais y lésbicas existieron tradicionalmente junto con prácticas heterosexuales, lo que tuvo su reflejo en la literatura.

Baste mencionar a Sócrates o a Safo en Grecia, o El ciruelo en el vaso de oro, una novela clásica china del siglo XVII. En la Rusia del XIX, la sociedad también era tolerante hacia las relaciones entre personas del mismo sexo. Serguéi Uvarov, amigo de Goethe y Alexander Humboldt y ministro de Educacion Pública, no escondía sus relaciones sentimentales con otros jóvenes, al igual que Filipp Vigel, amigo de Alexander Pushkin y un prolífico escritor.

Muy diferente era la situación a principios del siglo XX, cuando la opinión pública se volvió en contra de los homosexuales. El poeta y gran príncipe Konstantín Románov, el famoso empresario Serguéi Diághilev y el gran poeta Mijaíl Kuzmin tuvieron que ocultar su orientación sexual por miedo a la condena de la sociedad.

Mijaíl Kuzmin fue uno de los primeros autores rusos que incorporó abiertamente el tema de las relaciones homosexuales en su obra, lo que provocó el estupor del público. Hizo estragos el desprecio que su novela Alas recibió de los lectores de San Petersburgo, que pasaron por alto la gran importancia de esta obra, alabada sin embargo por el gran poeta Alexander Blok. Mucho tiempo después, el poeta soviético Evgueni Evtushenko llamó a Kuzmin “el primer disidente sexual”.

A principios del siglo XX, las relaciones homosexuales, descritas con el humillante término de “sodomía”, constituían un delito en el Imperio ruso, pero rara vez se aplicaban las penas.  

Delito en la Unión Soviética

En la URSS la sodomía fue declarada delictiva en 1934 (cláusula 121 del Código Penal). Desde ese momento, muchos autores y artistas rusos fueron condenados por sodomía y enviados a campos de trabajo.

Pero la causa real de su confinamiento no era su supuesta homosexualidad, sino sus actividades sociales contra la opresión estatal. Esta fue la historia del poeta Guennadi Trifónov, que pasó 4 años en un campo de trabajo.

Por otra parte, algunos escritores y actores lucharon por su vida y su libertad en la URSS escondiendo sus preferencias sexuales, como, por ejemplo, Evgueni Jaritónov, actor y director y líder de la cultura gay rusa de los 70. Jaritónov vivió bajo la vigilancia del KGB, como muchos otros escritores y poetas underground. Era precisamente esta posición al margen de la ley lo que hizo que la literatura gay formase parte del grupo de obras no censuradas en Rusia.

Elsamizdat era el modo más común de distribución de literatura no censurada, y las primeras revistas que publicaban poesía y prosa gay, Mitin Zhurnal, editada por Dmitri Volchek, y Vavilon, editada por Dmitri Kuzmin, empezaron con ediciones en samizdat en 1984 y 1989 respectivamente, para ser impresas finalmente a principios de los 90. Ambas se contaban entre las revistas underground; no se centraban exclusivamente en prosa y poesía gay, sino que las incluían en el contexto de la creación literaria contemporánea. 

Los activos años 90

En 1993 fue abolida la vergonzosa cláusula 121 y se eliminaron las orientaciones sexuales de la lista de delitos. Esto hizo que la publicación de literatura gay fuese segura y en 1993 Dmitri Kuzmin fundó la editorial Argo-Risk, desde donde editó su revista Vavilon, además de Risk, revista de literatura gay, cuyo primer número vio la luz en 1995. La tirada de los libros de Argo Risk era solo de unos 1.000 ejemplares. La editorial ha sido siempre una entidad sin ánimo de lucro, financiada por el capital privado del editor.

Como Kuzmin mismo señaló en el prefacio al primer número de Risk, “esto no es una revista sobre gais o para gais... Nuestro tema es el panorama cultural contemporáneo, considerado desde un punto de vista específico... y está solo remotamente conectado con las prácticas sexuales de nadie”.

Kuzmin, crítico y escritor, pero también emprendedor literario, creó una comunidad de autores reunidos en torno a Vavilon y Risk, muchos de ellos conocidos escritores gais de las nuevas generaciones: Alexander Ilianen, Vadim Kalinin, Alexánder Anashevich, Yaroslav Mogutin, Xenia Marnnikova y muchos otros.

A principios de los 2000, sin embargo, ambas revistas desaparecieron, Risk después de cuatro números, el último en 2002, y Vavilon en 2013, al décimo número.

A finales de los 2000 Rusia fue testigo del florecimiento de su vida literaria, con la organización de numerosos festivales y lecturas en diferentes ciudades rusas, desde Moscú y San Petersburgo a Ekaterimburgo o Kaliningrado.

En 2007, las poetas petersburguesas Nastia Denísova y Nadia Diaguíleva organizaron el primer Festival de Lírica Amorosa Lésbica (FLLL), un evento de un solo día en un club de San Petersburgo el 26 de mayo de 2007.

Antes del festival, las organizadoras difundieron varios mensajes en internet, animando a las poetas a participar con sus textos. Como recuerda Nastia Denísova, “nos llegaron montones de cartas, muchas más de las que esperábamos, y elegimos poetas de diferentes ciudades e incluso del extranjero. Como no teníamos presupuesto, no pudimos pagar los gastos de viaje, por lo que muchas escritoras no pudieron asistir. En estos casos, Nadia o yo subimos al escenario y leímos sus poemas, para también que se oyesen sus voces”. El segundo festival se celebró poco después, el 30 de octubre de 2007.

Este festival atrajo a una cantidad considerable de amantes de la poesía y, a resultas de su éxito, una revista de poesía lésbica, Le Lyu Li, fue publicada en 2008, en la editorial Kvir, también con una tirada inicial de 1.000 copias.

El libro incluía textos de 30 poetas, incluyendo Nastia Afansieva, galardonada con el premio literario 'Russian Premium' en 2006, Alla Gorbunova, que obtuvo en premio Debut en 2005, Tatiana Moseeva o Faina Grimberg, entre otras. También se incluían poetas no profesionales, para las que la revista supuso su primera publicación.

El tercer y último festival de poesía lésbica se celebró el 31 de mayo de 2008 en San Petersburgo. A partir de ahí se canceló, ya que, según las organizadoras, “no encontrábamos nuevas autoras interesantes, por lo que decidimos esperar un par de años”. Como dice Denísova, recientemente, con la oleada de hostilidad hacia las minorías sexuales encabezada por el gobierno ruso, es difícil, e incluso peligroso, organizar eventos de este tipo.

Dmitri Kuzmin, que actualmente también nota un parón en la vida literaria gay en Rusia, considera que la causa de esta situación es la propia comunidad gay: no cuenta con una buena organización y los intelectuales no desempeñan un papel relevante, por lo que la creación literaria no está entre sus principales objetivos.

Pero, por otra parte, los autores gais continúan su carrera literaria con éxito y muchos de ellos han obtenido el importante premio 'Andréi Beli', como Dmitri Kuzmin (2002), Alexander Ilianen (2007) o Nikolái Kononov (2009); otros, como Linor Goralik y Alexéi Purin, publican con frecuencia en revistas rusas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.