Avalancha de festivales musicales en Rusia

Rusia está viviendo el boom de los festivales al aire libre. Las estrellas más solicitadas no solo acuden a Moscú, sino también a otras regiones remotas.

Hace tiempo que los artistas extranjeros más solicitados dejaron de ser una novedad en Rusia, un país cerrado durante décadas a la influencia extranjera, sobre todo a la occidental. Las entradas a sus conciertos se venden ya en este país casi como en Europa: con mucha antelación y en cuestión de días. Aunque cuestan mucho más caras.

Hasta hace poco, la actividad de conciertos se desenvolvía principalmente en Moscú; en menor medida, en San Petersburgo; y solo de manera ocasional en otras ciudades de la región del Volga y de Siberia. Solo las estrellas de tercera categoría consentían realizar grandes giras por las provincias (Nazareth, Uriah Heep), o bien los ídolos del pop-rock de los años 80 que contaban con una importante base de admiradores en el país eslavo, como Scorpions o Modern Talking.

Los últimos cinco años la situación ha cambiado significativamente. Ahora se celebran festivales lejos de la capital e incluso de las grandes ciudades en general, y a pesar de ello, los artistas de música pop, rock, alternativa y electrónica de primera línea atraen a decenas de miles de espectadores .  

Park Live en Moscú

Los últimos fines de semana de junio se celebró en la capital de Rusia el multitudinario festival Park Live. Un evento de tres días que recibe su nombre, según todas las evidencias, del grupo de pop británico Blur (Park life es el nombre de uno de sus álbumes más exitosos). Aunque se ha celebrado en un lugar particularmente soviético, el centro VDNKH (Centro Panruso de Exposiciones que se construyó por orden de Stalin para acoger una exposición de los logros de la agricultura nacional), el acontecimiento no ha tenido nada de soviético.

Nuevos representantes del folk-rock, como Anna Priguina, se intercambiaban con monstruos del rock ruso moderno, como Zemfira. Pero el principal atractivo son las estrellas de rock occidentales.

La actuación del grupo Killers ha sido además la primer en Rusia. También se ha dado cita allí uno de los grupos favoritos de la juventud rusa, la banda de nu metal Limp Bizkit. No es la primera vez que este grupo visita Rusia, por lo que su éxito se podía prever con facilidad. A pesar de las fuertes lluvias que arreciaron Moscú, casi tropicales, el grupo encandiló a un número impensable de espectadores.

El ya mencionado Blur, por cierto, también visitará Rusia por segunda vez muy pronto. En los años 90, solo los anglófilos declarados seguían a este grupo, un pequeño sector de la juventud moscovita formado principalmente por estudiantes humanistas, completamente entregados al trabajo de la primera ola de bandas de britpop: Suede, Blur, Pulp y otros.

Pero a principios de la década del 2000, con el lanzamiento del hit Song #2, Blur se convirtió prácticamente en una banda nacional rusa. Más adelante, cuando apareció el proyecto paralelo de Damon Albarn, Gorillaz, recibido con poco entusiasmo en occidente, pero muy aplaudido en Japón y Rusia, Albarn se convirtió en una figura de culto en el país eslavo.

Ante tal devoción, no deja de extrañar que Blur solo haya dado en Rusia dos conciertos a principios de 2000, y que Gorillaz todavía no haya actuado nunca. El esperado concierto de Blur tendrá lugar en el marco del festival ‘Afisha Picnic’ (el 13 de julio), que el año pasado recibió a los Pet Shop Boys y antes a la banda británica de ska Madness. El vocalista de Pet Shop Boys, Neil Tennant, es un conocido rusófilo; en esta ocasión ha elogiado mucho el ‘Picnic’, destacando su excelente organización, la calurosa acogida del público, la amplia representación de artistas occidentales y el buen tiempo.

Un festival en una isla

Entre el 13 y el 14 de julio, en San Petersburgo, en la isla de Yelaguin, se celebrará de nuevo el festival Stereoleto (el nombre juega con la combinación de la palabra ‘stereo’ y ‘leto’, que en ruso quiere decir verano): música rusa y extranjera moderna y actual. El festival fue ideado por Iliá Bortniuk, un profesional del negocio de la música y experimentado promotor de conciertos, que ya lleva muchos años organizándolo.

El verano se ha convertido enseguida en un acontecimiento y en una marca, pues Bortniuk, siguiendo su intuición, invitó por primera vez a pequeños grupos que gozaban de popularidad entre los amantes de la música electrónica y alternativa, y solo después se decidió por las grandes estrellas, como Nick Cave. De modo que, en verano, se puede decir que la capital del norte supera a Moscú en lo que a música se refiere. Este año no acudirán superestrellas a Píter (así se conoce a San Petersburgo dentro de Rusia), pero sí acudirá un interesante y vanguardista DJ canadiense, Kid Koala (revelación de la discográfica de culto Ninja Tune), así como el otrora famoso grupo de electro punk La Roux, los suecos Slagsmålsklubben y otros. 

La región del Volga

A principios de junio tiene lugar un festival que cuenta con un nombre único, ‘El sino del Volga’ (el nombre juega con la homonimia existente en ruso entre ‘rock’ y ‘sino’, que se escribe igual). Este festival se celebra a orillas del gran río Volga, cerca de la ciudad de Samara. Al aire libre, bajo un sol abrasador, se reúnen miles de personas para escuchar auténtico rock. En 2009, en este festival, actuaron exclusivamente estrellas del rock nacionales, herederas de la banda underground de rock de Leningrado ‘Alisa’. Al año siguiente, los organizadores del festival invitaron a una notoria banda extranjera, Deep Purple; grupo que no solo gusta al primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, sino que también cuenta con seguidores de al menos otras cuatro generaciones de rusos. Durante la interpretación de su canción más exitosa, Smoke on the Water, el vocalista Ian Gillan aprovechó que ambas palabras cuentan con el mismo número de sílabas para sustituir ‘Water’ por ‘Volga’.

Este año se ha invitado a Rammstein como artista principal. El grupo tocó sus grandes éxitos durante casi hora y media, acompañados de un ya habitual espectáculo de pirotecnia. Como es costumbre, el concierto dio pie a un pequeño escándalo: por enésima vez, algunos políticos tendenciosos han querido ver en la estética de la banda un flirteo bien con el tercer Reich, bien con la pornografía. No obstante, esto no afectó de ningún modo a la fiesta: el festival ha tenido una afluencia récord de más de 600.000 personas.

Haz click en la imagen para ver el video "Rammstein a los pies del Volga"

En realidad, Rammstein se puede considerar ya un grupo nacional ruso. Uno de los miembros del colectivo es de Bielorrusia y el propio grupo suele entretener al público en sus conciertos con antiguas canciones soviéticas de propaganda sobre las ‘juventudes comunistas’. Después de su viaje al Volga, los músicos escribieron este mensaje en su sitio web: “This year about 700.000 followers of harder pop music could be counted at the Rock on the Volga Festival in the Russian city of Samara. Rammstein headlined the festival, which took place for the fifth time. Before heading home, the band brought its trip to Russia to a close with a boat tour on the Volga”. 

Kubán 

Del 1 al 7 de agosto se celebrará en Anapa (Krai de Krasnodar) un festival cuyo nombre resulta extraño al oído ruso: Kubana. En realidad, el nombre juega con la similitud entre Cuba y Kubán, que es la región donde, de hecho, tendrá lugar el evento. Aparte del flamenco y el tango, los melómanos rusos asocian Cuba y los países de habla hispana en general con el rock anárquico y de izquierdas radicales, el punk y el hip-hop agresivo.

De ahí que los artistas invitados normalmente a este festival estén en la misma línea: desde los rusos Leningrad, Basta y Kirpichí, hasta el grupo neo-punk americano de culto Antiflag y el legendario batería punk Marky Ramone, sin el cual no podían pasar este año. Al festival acude gente de todo el país y se respira una atmósfera admirable: un aire de fraternidad en un acontecimiento que se podría calificar de campestre.

Aunque este año prometen que se habilitará un nuevo espacio junto a la ciudad de Anapa, más grande y mejor, de momento solo se puede constatar que los conciertos se sucederán uno detrás de otro, desde las tres de la tarde hasta bien entrada la noche, entre continuos bailes y mosh.

El ambiente de amistad y amor recuerda en cierto modo a la era hippie, sin que el rock duro suponga ningún impedimento. El repertorio de estrellas extranjeras de este año es tan amplio que permite comparar Kubana con otros festivales europeos: los americanos System of a Down, Wu-Tang Clan, Bloodhound Gang, Misfits; los británicos The Prodigy; los alemanes Guano Apes y Die Arzte; el pop eurodance representado por la banda Scooter, muy reputada en Rusia; también los emo de Bullet For My Valentine, el pop-rock inteligente de la banda sueca The Sounds y mucho más.