“Nadie ha visto jamás nada más feroz que los rusos”

La resistencia soviética en la Segunda Guerra Mundial según los testimonios de los soldados nazis. Fuente: ITAR-TASS

La resistencia soviética en la Segunda Guerra Mundial según los testimonios de los soldados nazis. Fuente: ITAR-TASS

Los nazis atacaron la URSS el 22 de junio de 1941. Según su ideología, los eslavos eran "infrahumanos". Sin embargo, los primeros combates obligaron a los invasores a cambiar muchas cosas de estos puntos de vista. Aportamos pruebas documentales de soldados, oficiales y generales de la Wehrmacht de lo que les parecieron, en los primeros días de la guerra, los soldados soviéticos, que no querían retirarse ni rendirse.

"Mi comandante era dos veces mayor que yo, y ya había tenido que luchar contra los rusos en Narva en 1917, cuando era teniente. 'Aquí, en estas vastas extensiones, vamos a encontrar la muerte, al igual que Napoleón', no ocultó el pesimismo... (Erich Mende, teniente de la 8.ª División de Infantería de Silesia, sobre la conversación que se sostuvo durante los últimos minutos de paz el 22 de junio de 1941). 

“Las pérdidas son espeluznantes, no se pueden comparar con las de Francia... Hoy el camino es nuestro, mañana lo toman los rusos, luego de nuevo nosotros, y así sucesivamente... Nadie ha visto jamás nada más feroz que los rusos. ¡Verdaderos perros de cadena! Uno nunca sabe qué esperar de ellos. ¿Y de dónde sacan los tanques y todo lo demás? (Diario de un soldado del Grupo de Ejércitos "Centro", 20 de agosto de 1941). 

“El comportamiento de los rusos, incluso en el primer combate fue muy diferente del de los polacos y los aliados que fueron derrotados en el frente occidental. Incluso estando en el cerco, los rusos se defendieron firmemente”. General Gunther Blyumentritt, jefe del Estado Mayor del 4.º Ejército.

“La batalla por el dominio de la fuerza feroz trajo muchas pérdidas... Allí donde conseguían hacer caer a los rusos o eliminarlos, enseguida aparecían nuevas fuerzas. Se colaban por los sótanos, por las casas, por las alcantarillas y otros refugios temporales, abrían fuego indiscriminadamente y las pérdidas crecían continuamente”. (De los informes de combates de la 45.ª división de infantería de la Wehrmacht, a la que le fue encargado el asedio a la fortaleza de Brest; la división contaba con 17.000 hombres de plantilla contra la 8000.ª guarnición de la fortaleza, asediada por sorpresa. Solo los primeros días de combate en Rusia, la división perdió casi tantos oficiales y soldados, como en las seis semanas de campaña en Francia). 

Después de una experiencia en las tropas alemanas rápidamente se acuñó el dicho: "Mejor tres campañas francesas que una rusa".

“Casi se puede decir con certeza que ningún occidental culto no entenderá nunca la naturaleza y el carácter del alma rusa. El conocimiento del carácter ruso puede ser una clave para la comprensión de las cualidades de combate del soldado ruso, sus ventajas y sus métodos de lucha en el campo de batalla. La persistencia y la apariencia del luchador siempre fueron factores de suma importancia en la guerra, y a menudo, por su significado era más importante que el número de tropas y armas... Nunca se sabe de antemano que emprenderá un ruso: por regla general, se lanza de un extremo al otro”. (Friedrich Wilhelm von Mellenthin, general mayor de las Fuerzas Acorazadas, jefe del Estado Mayor del 48.º Cuerpo Acorazado y jefe del Estado Mayor  del 4 º Ejército Acorazado). 

“Durante el ataque, nos tropezamos con un tanque ligero ruso T-26, de inmediato disparamos de un cañón de 37mm. Cuando empezamos a acercarnos, la torre se asomaba por la escotilla en la zona rusa y abrió fuego contra nosotros un disparo de pistola. Pronto quedó claro que el que disparaba no tenía piernas, le volaron cuando el tanque fue golpeado. Y a pesar de esto, ¡nos disparó con una pistola!” (Hoffmann von Waldau, general mayor, jefe del Estado Mayor del comando Luftwaffe, nota de su diario del 31 de junio 1941). 

Su naturaleza es tan inusual y compleja como este vasto e incomprensible país... A veces, los batallones de infantería rusos llegaron en la confusión después de los primeros disparos, y al día siguiente la misma división luchó con resistencia fanática... El ruso, en general es, por supuesto, un gran soldado y con un hábil liderazgo es un adversario peligroso. Memorias de un artillero de armas antitanques en las primeras horas de la guerra

“Casi no tomamos prisioneros, porque los rusos siempre han luchado hasta el último soldado. No se rendían. Su fuerza  no se puede comparar con la nuestra... "Kurt Erich Suckert) oficial de la unidad acorazada del grupo del Ejército "Centro", de una entrevista con un corresponsal de guerra, Curzio Malaparte. 

“En el interior del tanque estaban los cuerpos de la valiente tripulación que previamente había recibido solo heridas. Profundamente consternados por este heroísmo, los enterramos con honores militares. Lucharon hasta el último suspiro, pero fue solo un pequeño drama de la gran guerra. Después de que el único tanque pesado durante 2 días bloqueara el camino, comenzó a actuar de la misma manera ... ". (Erhard Raus, coronel, comandante de los grupos de combate Raus sobre el tanque KV-1, que dispararon y aplastaron la caravana de camiones, tanques y baterías de artillería de los alemanes; la tripulación total del tanque era de cuatro soldados soviéticos, dificultó el avance del grupo de batalla Raus (la mitad de la división aproximadamente) durante dos días, 24 y 25 de junio.) 

"17 de julio de 1941. Sokólnichi, cerca de Krichov. Por la noche, enterraron a un soldado ruso desconocido. Estaba solo junto al cañón, disparó a la larga columna de tanques y de infantería, y así murió. Todos estaban asombrados de su valor... Oberst ante la tumba dijo que si todos los soldados del Führer luchasen como este ruso, habrían conquistado el mundo entero. Tres veces le dispararon con salvas de los rifles. Sin embargo, era un ruso, ¿hacía falta esta adoración? "(Del diario del teniente de la cuarta División Acorazada Henfeld).

“No me esperaba algo así. Esto es puro ataque suicida, atacar las fuerzas del batallón con cinco soldados". (De las confesiones del médico del batallón, el mayor Neuhof, comandante del 3.er Batallón, 180.º Regimiento de Infantería del Grupo de Ejércitos "Centro"; se abrió camino con éxito a través del batallón de defensa de la frontera, que suman 800 hombres, fue atacado por una división de cinco combatientes soviéticos). 

"Simplemente no se puede creer hasta que lo ves con tus propios ojos. Los soldados del Ejército Rojo, incluso quemados vivos, continuaron disparando fuego desde las casas ardiendo". (De una carta de un oficial de infantería de la 7. ª División Acorazada sobre las batallas en la aldea junto al río Lama, a mediados de noviembre de 1941). 

"¡Oh Dios mío!, ¿qué piensan hacer con nosotros estos rusos? Sería bueno si allí arriba, al menos, nos escucharan, o de lo contrario todos los que estamos aquí tendremos que morir de hambre" (Fritz Siegel, cabo, en una carta a casa del 6 de diciembre de 1941). 

Versión abreviada del artículo publicado en ruso en Topwar.ru. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.