"Interpretar a Gagarin fue como entrenarse para ser astronauta"

La nueva película de Pável Parjomenko, 'Gagarin: el primero en el espacio' se estrenó la semana pasada en Rusia. Svetlana Mazurova, de Izvestia, habla con Yaroslav Zhalnin, de 27 años, que interpreta al legendario cosmonauta.

¿Cómo conseguiste el papel? ¿Se fijaron en tu trabajo en televisión?

Ni el director ni el productor habían oído nunca hablar de mí. Pero el director del cásting me llamaba una y otra vez: me hacían pruebas de maquillaje y vestuario y me hacían leer mi papel con diferentes compañeros.

No es que fuese mi primera experiencia en audiciones, pero aquí fue como si me diesen carta blanca para improvisar y experimentar con mis propias ideas. El objetivo estaba claro: tenía que retratar a un verdadero héroe que era, al mismo tiempo, un ciudadano ruso corriente. Tenía que crear una imagen muy humana del primer astronauta del mundo; era muy complejo.  

¿Te dijeron que te parecías a Gagarin?

Cuando me invitaron a participar en las audiciones, busqué algunas fotos suyas en internet. Me quedé sorprendido ¡no nos parecíamos en absoluto! Bueno, quizá habría que exceptuar la amplia sonrisa que heredé de mi madre.

Gagarin era por lo menos 10 centímetros más bajo que yo. Cuando el director, Pável Parjomenko y el productor Oleg Kapanets me dijeron "Te pareces mucho a él", pensé que bromeaban. Si hubiesen utilizado látex o algo parecido para hacer que me pareciese a él, entonces este aspecto no me habría importado. Pero el guionista, el director y el productor tenían un objetivo diferente: no era su intención crear una máscara, un muñeco. Se trataba de la energía que transpiraba el héroe.

¿Cómo te preparaste para el papel?

Trabajé con un entrenador personal antes de empezar a rodar. Era realmente como entrenarse para ser astronauta, quitando los saltos en paracaídas... Hice todas las maniobras, quería probarlo todo, por ejemplo, el centrifugado.

Gagarin fue expuesto a una fuerza de 10 g. Solo permitieron que se me aplicasen 4 g, es el máximo que puede soportar una persona con mi complexión y forma física. En serio, no es para pusilánimes.

A nivel personal ¿qué te ha aportado el papel?

Para mí, para todo el mundo, Gagarin es un héroe. Mientras trabajaba en la película, me di cuenta de que era, simplemente, un hombre corriente que tuvo las mismas oportunidades que los otros 20 pilotos que formaban la primera unidad de cosmonautas. Tenía un gran motivación, dedicación y ambición por conseguir sus objetivos. Eso es lo que más que gustaba de él, me gustaría desarrollar esas mismas cualidades.

¿Te llevabas bien con todo el equipo del rodaje?

En la película, hay cuatro actores que interpretan a Gagarin. Yo tengo el papel desde los 17 a los 27, a esta edad fue cuando realizó su primer viaje espacial. En realidad, yo era un poquito más joven mientras se rodaba.

Conecté muy bien con Nadezhda Markina (entre otras actriz en Elena de Zviáguinstsev), que hacía de madre de Gagarin. Estaba tan metida en el papel que a veces sentía que se preocupaba más de mí que de ella misma. Incluso cuando me hacían primeros planos, veía, por sus gestos, que seguía interpretando conmigo. Es un placer trabajar con una actriz así.

También trabé amistad con Mijaíl Filippov, que interpretaba al ingeniero Koroliov; tiene el mismo tipo de energía. No muestra sus emociones muy a menudo, pero tiene una voz fascinante, unos ojos fuera de lo común y un lenguaje corporal tan expresivo que llega a animarte. En resumen, he tenido la suerte de trabajar con estos grandes profesionales, espero haber hecho un buen trabajo.

Artículo publicado originalmente en ruso en Izvestia. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.