La escuela en Siberia se hace online

Internet ayuda a resolver los problemas de escolarización en las aldeas siberianas. Fuente: Valeri Klamm

Internet ayuda a resolver los problemas de escolarización en las aldeas siberianas. Fuente: Valeri Klamm

Hasta el momento han participado más de 5.000 estudiantes de primaria en un proyecto que pretende salvar las dificultades logísticas que hay en Siberia con tecnología.

La región de Novosibirsk es grande: se extiende a lo largo de casi 650 km de este a oeste y 450, de norte a sur. El acceso a la ciudad desde una remota aldea supone un viaje costoso, largo y, a veces (cuando hay aguanieve o nieve), simplemente imposible. Los maestros de las escuelas de primaria y secundaria de estos pueblos no están dispuestos a aguardar la catástrofe. No se puede dejar a los niños sin escuelas, por lo que en la región de Novosibirsk se ha ideado un proyecto de "Escuela online a distancia." 

En el proyecto ya han participado 5.237 niños. La directora del proyecto, Nelia Kim, explica: "Ya en 2006, cuando se puso en marcha el proyecto federal de informatización del sistema educativo, empezamos por formar en línea a 500 docentes que mejoraron las calificaciones obtenidas desde sus pueblos de origen. Los resultados obtenidos fueron buenos y pensamos si no deberíamos simplemente intentar lo mismo con los estudiantes. Por ejemplo, a fin de prepararlos para el examen estatal unificado (EGE)." 

Desde el centro regional de tecnologías de la información crearon un curso, basándose en un entorno de aprendizaje virtual libre: moodle.ru; y, entonces, alumnos de tres de los distritos de la región estudiaron con un profesor, que todo ese tiempo estuvo sentado frente a su ordenador en Novosibirsk. Las puntuaciones obtenidas en el examen... ¡fueron las más altas de todos los años! 

"Por supuesto, nos enfrentamos a muchas dificultades”, continúa Nelia. “Tenemos que lidiar constantemente con la falta de comprensión de los padres que necesitan un maestro de verdad y en directo. Cuando esto sucede, nos dirigimos a la zonas y les explicamos que el docente virtual es, por supuesto, un profesor real y cualificado. Aunque no sea exactamente lo mismo. No es fácil explicar el temario a través de la red y los maestros, en su mayoría, están en edad de jubilación. Otro obstáculo importante para el aprendizaje en línea llegará a ser la debilidad de los canales para Internet en las zonas rurales. Los maestros no pueden trabajar en régimen de videoconferencia, pues se sienten 'como operadores de radio', golpeando las teclas sin ver o escuchar a sus estudiantes. Pero no hay escuela, a pesar de todas las dificultades, que se haya negado a participar en el experimento... ". 

En Moszkowski, distrito de la región de Novosibirsk, faltan 51 profesores. Esto significa que en esos colegios, sin la opción del aprendizaje en línea, enseñarán física, geografía e informática profesores de otras especialidades. 

El Director del Centro de Información y Metodología del distrito de Moshkovski, Ígor Yashkin,  confirma que "los niños que estudian aquí merecen una educación de calidad..." 

En el distrito de los dos colegios de básica, que se fusionaron en uno sin establecer cursos, parte de las lecciones se ofrecen a distancia. En la escuela del pueblo Barlak hay en total 44 estudiantes. Ésta, al igual que otras escuelas que participan en el proyecto, recibió portátiles y "carritos móviles" que proporcionan batería a los ordenadores y conexión inalámbrica a Internet. 

Los ordenadores se pueden usar después de clase, si el hogar del estudiante no dispone de conexión a la red o la familia no posee un ordenador. Los deberes tipo test los corrige el ordenador, y los ejercicios con preguntas abiertas se envían al profesor para ser revisados. Dependiendo del éxito, la próxima tarea del alumno será de nivel básico o avanzado. 

La subdirectora del colegio, Elena Vijrova argumenta: "La ventaja de la educación a distancia es que el conocimiento de los niños lo comprueba una persona que emocionalmente no está en contacto con ellos. Esto es importante. Entre nosotros, los maestros rurales, la dependencia emocional es alta, debido a que los grupos son reducidos. Sólo entrar yo en clase, los niños ya saben cuál es mi estado de ánimo ese día. Y a su vez yo sé cómo está el crío en su casa, su salud y cómo conviene abordarlo. Pero en la certificación final lo único que se tiene en cuenta es el conocimiento; se trata de un medio absolutamente impasible. Y los niños tienen que acostumbrarse a él, y formarse... " 

Yulia Sidorova, educadora en la red, explica: "Yo desarrollo de antemano todos los materiales y envío a los muchachos todas las lecciones. Siempre es mejor ir sobre seguro, por si surgen problemas de comunicación. Aunque los problemas siguen siendo mucho peores en las carreteras, y es allí donde sufren los estudiantes de la mayoría de escuelas. Una vez vi como un grupo de estudiantes de un barrio apartado del centro no llegaba a los EGE con su profesor. Un tren de carga había descarrilado, y su tren quedó detenido durante muchas horas. El pobre maestro corría, buscando un camino alternativo para acercar a sus estudiantes al lugar del examen. Y hay escuelas de la zona a las que en primavera u otoño no se puede acceder sin el riesgo de accidentar a los niños." 

En el colegio número 16, situado en los suburbios, donde internet permite a maestros y niños verse unos a otros, la relación de los estudiantes con las clases en línea es completamente distinta. Les van de maravilla para formarse y comunicarse de antemano, mostrar a sus mascotas a través de las cámaras, o sentarse junto a sus hermanos y hermanas menores frente al ordenador. 

Ya han comprendido que en épocas de frío o durante una epidemia de gripe no se puede ir a la escuela, pero no se saltan las clases. Saben que pueden faltar, por ejemplo, a los eventos deportivos y aún así mantenerse al día con otros programas. 

Para lograr lo mismo en los pueblos, sólo es necesario mejorar la comunicación: las escuelas están preparadas; los docentes, interesados, y los padres están de acuerdo. Sin embargo, como ya dijo Ígor Yashkin, "se trata sobre todo de una cuestión financiera." Algún día se resolverán estos problemas, y será posible entrar en las mejores universidades del mundo, sin salir de un pueblo de la remota Siberia.