Una receta rusa: tomatitos marinados

Fuente: Press Photo

Fuente: Press Photo

La cocina rusa puede presumir de una variedad infinita de encurtidos, parecidos a los que se elaboran en muchas otras partes del mundo: los achar indios, con salmuera, o los escabeches españoles. En el caso de la cocina rusa, el marinado, líquido que sirve para conservar las verduras (en este caso) les proporciona un sabor característico, entre el salado y el picante.

Es realmente fascinante ver filas y filas de botes de cristal, de diferentes tamaños, que contienen tomates, pepinillos, setas, coliflor, remolachas, pimientos, coles y muchas otras verduras, todas en vinagre. Es como si estas hortalizas estuviesen recién cosechadas, con sus vivos colores, su consistencia crujiente y su apetitoso sabor. Los encurtidos rusos más famosos son, naturalmente, los pepinillos o pepinos. Se dice (y yo lo confirmo) que son el acompañamiento ideal para el vodka.

Es más, creo que los encurtidos se crearon por dos razones: para conservar las pocas verduras de invierno y para picar algo entre vasos de vodka. Bromas aparte, los encurtidos constituyen un excelente acompañamiento para la mayor parte de los platos rusos, más bien sosos y que, por tanto, maridan perfectamente con el sabor salado y picante de las verduras marinadas.

En este artículo quiero compartir con vosotros la receta rusa de los tomatitos marinados, que pueden ser servidos como deliciosos aperitivos en una fiesta, acompañar un vaso de cerveza o whisky o, simplemente, comerse como acompañamiento de un plato principal. La receta original se basa en tomates normales; yo aquí os propongo tomatitos cherry, que son mucho más fáciles de comer y tienen un aspecto más apetitoso. Pero si decidís utilizar tomates normales, cortadlos a la mitad.

Consejo

Durante la esterilización de los botes, recordad que no puede haber mucha diferencia de temperatura entre el contenido de los tarros y el agua en la que están sumergidos para que el vidrio no se agriete

Ingredientes (para 6 tarros de 450 gramos cada uno)

1 kg de tomatitos cherry

1 cebolla

3 guindillas verdes

6 cucharadas de aceite

6 cucharadas de vinagre 

Marinado:

1 litro de agua

1 cucharada y media de sal

3 cucharadas de azúcar

20 granos de pimienta negra

20 clavos de olor

7 hojas de laurel frescas (se pueden sustituir por hojas secas, o incluso no añadirlas) 

Preparación:

1. Lavar los frascos con agua caliente.

2. Cortar la cebolla y las guindillas verdes en aros pequeños y colocarlos en el fondo de los botes. Añadir una cucharada de aceite y de vinagre en cada uno. Pinchar los tomatitos con un tenedor y llenar los frascos con ellos.

3. Poner agua a hervir, añadir todos los ingredientes del marinado y dejar que hierva durante 3-5 minutos. Trascurrido este tiempo, verter el marinado aún caliente en los botes y cerrarlos con su tapa.

4. Para esterilizar los tarros, colocarlos en una olla grande y añadir agua hasta sumergirlos en ¾. Llevar a ebullición y dejar que hierva a fuego medio durante unos 15 minutos. Sacar los botes del agua y, una vez fríos, meter en el frigorífico.

Los tomatitos encurtidos estarán listos en 2 ó 3 días.

Priyátnogo appetita!

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.