Escritores rusos se involucran en la promoción de libros electrónicos con licencia

Comienza la primera campaña social para promover las descargas legales en un ámbito marcado por la piratería. Fuente: ITAR-TASS

Comienza la primera campaña social para promover las descargas legales en un ámbito marcado por la piratería. Fuente: ITAR-TASS

En Rusia,como en otros lugares del mundo, el mercado del libro electrónico en Rusia, aumenta su volumen de manera acelerada. Sin embargo, la piratería lastra a las editoriales. Según los datos actuales nueve de cada diez libros descargados en el país se hacen de manera ilegal. Se ha lanzado una campaña para atajar esta situación.

A pesar de que Rusia sigue estando entre los cinco países con mayor industria editorial del mundo, con una tirada total de libros en papel de unos 500 millones de ejemplares al año, en los últimos cinco años el número de librerías tradicionales se ha reducido a la mitad: vender libros en papel es cada vez menos rentable. 

Sin embargo, el mercado de libros electrónicos en Rusia se ha multiplicado por tres en los últimos años y, según los pronósticos de los especialistas, en 2013 podrían descargarse más de 30 millones de textos digitales. 

Aunque el problema reside en que hoy en día nueve de cada diez libros electrónicos se descargan de forma ilegal. Esta información la hacían pública los editores y las compañías del mercado editorial durante la reciente presentación del programa "Lee legalmente". 

La nueva campaña en internet "Lee legalmente", tiene como objetivo popularizar los libros con licencia y solucionar el problema de la piratería electrónica. 

Vladímir Grigoriev, vicedirector de la Agencia Federal de Prensa y Medios de Comunicación, opina que se debe iniciar un diálogo amistoso con los lectores para hablarles de la calidad de los productos con licencia, así como de los honorarios que los autores reciben de cada libro vendido: "En la actualidad no es fácil saber si el libro que leemos es legal o pirata. Nosotros les contaremos las ventajas y las comodidades de los libros electrónicos con licencia". 

El proyecto ha recibido apoyo tanto de las instituciones estatales como de las empresas del mercado editorial, incluyendo las principales editoriales, tiendas y sistemas electrónicos de búsqueda y de pago. 

“El mercado puede crecer, comprar libros electrónicos es más rápido y fácil. Pero por ahora el principal beneficio de la descarga de libros electrónicos se lo lleva únicamente la piratería”, comenta Mijaíl Osin, director de la sección de ventas electrónicas de la compañía OZON.ru. 

“En 2010 la compañía OZON.ru fue la primera en presentar en el mercado ruso un lector que permite comprar libros en internet y sincronizar las compras, pero el proyecto fracasó. Según mostraba la práctica, la mayoría de los usuarios compran estos dispositivos para leer en ellos sus libros electrónicos piratas. Y la situación continúa igual a día de hoy”, explica. 

Según OZON.ru, el precio medio de un libro electrónico editado en Rusia es ahora de 120 rublos (unos 3,8 dólares), mientras que el precio de un libro en papel ronda los 250 rublos (7,8 dólares), pero en opinión de Osin el problema no es el precio del libro, sino el hecho de que nadie quiere pagar por algo que puede conseguir de forma gratuita.  

“Si el día de mañana la piratería ocupa todo el mercado de los libros electrónicos, nuestros escritores tendrán que cambiar de profesión”, declara Oleg Nóvikov, director general de la editorial Eksmo, una de las mayores compañías de Rusia. 

“Más del 70% de los libros publicados en Rusia son obras de autores nacionales. El contenido pirata pone a los autores contra las cuerdas, hace que escribir libros no les resulte en absoluto rentable. El lector debe comprender que si compra libros en un servicio legal está apoyando a sus autores favoritos. El número de libros accesibles de forma legal se incrementa en un 60-70% anualmente. Todo esto contribuye a que el lector pueda descargar libros de forma legal”, explica el editor. 

En la página web del proyecto "Lee legalmente", los lectores pueden encontrar información sobre fuentes legales de libros electrónicos, la lista de tiendas se va actualizando de manera regular. Además, esta web desempeña una función ilustrativa: por ejemplo, en la web figuran esquemas en los que se muestra claramente todo el trabajo que se lleva a cabo con el texto durante el proceso editorial. También se expone detalladamente la distribución del dinero obtenido de la venta del libro.  

Los organizadores del proyecto planean impulsar el diálogo del autor con los lectores. En un vídeo colgado en la página web algunos escritores rusos conocidos hablan del problema que supone para ellos la descarga ilegal.