Gérgiev prueba el nuevo Mariinski

Las grandiosas obras del nuevo Teatro Mariinski están a punto de terminar. Hace dos días, el director de orquesta Valeri Gérgiev ha llevado a cabo una prueba de acústica en el gran escenario y ha mostrado a los periodistas el interior del edificio. La sala ha sido concebida de tal modo que no queda prácticamente ninguna "zona muerta".

El nuevo edificio del teatro consta de salas separadas para los ensayos del coro, de la orquesta y del ballet, tres salas medianas para conciertos de música de cámara y, finalmente, el enorme escenario principal, de 80 metros de profundidad, equipado con la última tecnología.

Se espera que el interior del nuevo teatro suscite menos polémica que su fachada, que ha sido objeto de controversias y escándalos incluso antes de que nadie haya entrado dentro. En cualquier caso, el arquitecto, Jack Diamond, cree que las quejas de los petersburgueses contra el aspecto del edificio se explican por el banal rechazo de cualquier novedad, inherente a toda época histórica.

“¿Conocéis las críticas vertidas contra la catedral de San Isaac, actualmente una de las principales atracciones de la ciudad, tras su construcción? Decían que era demasiado anodina y gris. Se trata de un proceso natural que se repite con cualquier obra de importancia”, ha comentado el arquitecto ante los periodistas que asistieron a la visita.

Subraya también que, durante su trabajo en el proyecto, se inspiró en las tradiciones arquitecturales de San Petersburgo, e intentó inscribir el edificio en el paisaje circundante. “Además, ninguno de los que critican el edificio ha estado en su interior. Incluso los hay que han dicho que la sala era demasiado pequeña. Mirad- exclama Diamond- ¿Realmente creéis que es exigua?”

La sala, adornada de ónice color miel iluminado desde el interior, está constelada de arañas de cristal de Swarovski, que iluminan el espacio desde lo alto de escaleras de vidrio: el conjunto da una impresión grandiosa. Los empleados del teatro aseguran que de noche, cuando la luz diurna no interfiere con la iluminación de las piedras semipreciosas, la sensación de lujo es todavía más intensa.

Jürgen Reinhold, el ingeniero acústico que se ocupó de la restauración del edificio histórico del teatro Bolshói, y que ya ha construido la sala principal del Mariinski, describió a Izvestia cómo todos los detalles serán claramente audibles en todos los rincones de la sala.

“En este teatro hay la máxima distribución sonora en todos los asientos. La sala se concibió para que cada nivel del techo reenvíe el sonido a cada fila de la sala. El revestimiento del suelo perpetúa la tradición clásica de la construcción de teatros: es una estructura realizada enteramente en madera, sin hormigón. He utilizado la misma técnica que en el Teatro Bolshói.  El foso de la orquesta es muy móvil; si fuese necesario, se puede dar relieve a determinados grupos de instrumentos mediante plataformas especiales", asegura el ingeniero.

Sin embargo, durante las pruebas de hoy, no se han utilizado las plataformas móviles. La orquesta, dirigida por Valeri Gérgiev,  ha ejecutado fragmentos del Réquiem de Verdi, de la 5ª Sinfonía de Mahler, de Evgueni Oneguin, de Jovánschina y de otras obras.

La opinión del responsable de la acústica se ha visto confirmada por completo: la sala ha sido diseñada de tal manera que no queda prácticamente ninguna "zona muerta", y que el sonido se proyecta de forma armoniosa por toda la sala. La emergencia de un eco algo extraño se puede atribuir al hecho de que la sala estuviese casi vacía.

El único inconveniente de la acústica del nuevo teatro Mariinski es el excesivo volumen de la orquesta, que a menudo no dejaba que se oyese a los solistas, a pesar de que estos nunca le dieron la espalda al público ni avanzaron hacia el fondo del escenario. Sin embargo, este problema puede solucionarse con algunas modificaciones en el foso de la orquesta.

“En general, estoy muy satisfecho”, ha comentado Gérgiev tras el test de acústica. “Hoy no hemos hecho pruebas modificando la disposición de la orquesta, lo que cambia radicalmente el sonido. Creo que hoy habéis tenido una impresión global de cómo sonará el teatro. Aquí, cerca del escenario, hay unos enormes fosos que, además de posibilidades técnicas (como el cambio instantáneo de decorado), añaden una gran riqueza acústica. Cuanto más aire y más espacio hay, más interesante es el sonido”.

Ahora se está realizando la limpieza del edificio; se han configurado el equipamiento escénico y los sistemas de ingeniería. La inauguración está fijada para el 2 de mayo. El maestro Gérgiev ha prometido invitar a la ceremonia a los principales críticos de la arquitectura del edificio, Alexánder Sokúrov y Mijaíl Piotrovski.

La venta de entradas para el nuevo teatro empezará dentro de una semana. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Izvestia.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.