Una “ínsula” española en medio de Moscú

Una alumna del colegio Miguel de Cervantes de Moscú. Fuente: Ricardo Marquina Montañana

Una alumna del colegio Miguel de Cervantes de Moscú. Fuente: Ricardo Marquina Montañana

En la capital rusa hay cuatro colegios públicos donde los niños, aparte del diploma ruso, pueden obtener el título de bachillerato español.

El español es un idioma que cobra cada día más fuerza en Rusia. Y no se trata solo de las clases de castellano que se imparten en el Instituto Cervantes y en un sinfín de academias de idiomas que existen en las ciudades rusas. En Moscú hay cuatro “ínsulas” españolas (la quinta está en San Petersburgo) donde los niños pueden empaparse de la cultura, historia y geografía española sin tener que salir de su ciudad. 

Cinco colegios públicos son bilingües en el idioma de El Quijote, y otorgan el título de bachillerato español, aparte del ruso. Para un país como Rusia, que vivióprácticamente cerrado durante la época comunista, el desarrollo de este tipo de iniciativas es un todo un éxito. Si además, tenemos en cuenta que este sistema ha logrado que sus alumnos tengan un alto nivel lingüístico y de conocimiento de España, el resultado es aún mejor. 

El colegio №1252, que lleva el nombre de Miguel de Cervantes, se convirtió en la primera escuela pública que se unió en 2001 al programa de secciones bilingües.Sin embargo, las clases de español se imparten en sus aulas desde 1973. Empezaron como un experimento de la actual vicedirectora del colegio, Marina Polisar, quienno aceptó el cargo de dirección para dedicarse en exclusiva a su labor pedagógica. Los niños aprenden español desde el primer año. Y a partir del séptimo, y hasta el undécimo curso, participan en el programa de secciones bilingües. 

Juan Antonio Ruiz García, uno de los profesores españoles que trabaja en este centro, reconoce que cada día tiene que enfrentarse a muchos retos: “Hay que adaptar los materiales pedagógicos y los manuales. Por muy bien que los niños hablen español, no son nativos, no han vivido en España y no tienen el mismo nivel del idioma que los chicos españoles de su edad. Esto supone mucho trabajo pero, también una gran satisfacción cuando vemos cómo avanzan”.

En 2008 el colegio Cervantes llegó a un acuerdo de colaboración con el Instituto I de Las Rozas (Madrid); gracias a esa firma se facilitaba el intercambio de alumnos y profesores entre ambos centros. Pero, el proyecto se cerró el año pasado dada la falta de financiación del instituto español. Sin embargo, la directora del colegiomoscovita no piensa tirar la toalla, y ya prepara un nuevo plan, aún más ambicioso: conseguir una beca en España para los graduados de su colegio.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.