Se abre en Moscú un templo para gatos

Después de las reformas, se abrirá de nuevo el Teatro de gatos de Yuri Kukláchev, que incluirá un templo de gatos y se impartirán clases de doma y de prevención de alergias.

En Moscú se abre, después de un periodo de reformas, el teatro de gatos de Yuri Kukláchev. El establecimiento de este legendario payaso y domador ha estado cerrado por reformas durante varios años, en los cuales, las funciones se han representado en un centro cercano. No obstante, el único teatro de gatos del país y del mundo vuelve a abrir sus puertas, incluyendo, entre las jaulas y el escenario, un 'Templo de gatos'.

El templo, al parecer, seguirá el modelo de las cafeterías de gatos, muy comunes en Asia, y consistirá simplemente en un lugar lleno de gatos que se podrán tocar y acariciar.

Yuri Kukláchev tiene 74 años, y es payaso y domador de gatos desde hace más de cuarenta. Fue una estrella de la televisión infantil soviética. Ahora trabaja en el teatro con su hijo, Dmitri Kukláchev, también payaso y domador de gatos de profesión; el mismo Dmitri a quien Kukláchev ayudó a superar la alergia.

“La gente podrá relajarse y descansar en compañía del ronroneo de los gatos”, informa Kukláchev a la agencia RIA Novosti. Además, en este templo o jardín felino, como también lo suelen llamar, vivirán los animales; en lugar de ocupar estrechos habitáculos, los casi 120 artistas del teatro de gatos vivirán ahora en espacios más amplios.

Los planes de reforma y restauración tenían una escala napoleónica. Hace un año y medio, cuando el teatro se cerró por reformas, Kukláchev anunció que el templo de gatos sería un complejo educativo y de entretenimiento para niños y adultos.

Cada raza (hay 36 en el teatro) se presentará en un entorno único y original: los persas, sobre una alfombra persa; los siberianos, en un rincón decorado al estilo de Siberia; para los gatos norteamericanos se construirá un decorado que reproduzca el paisaje de Manhattan.

Kukláchev ha elaborado para los espectadores un programa completo que conjuga lo educativo y el entretenimiento: clases de doma para gatos y perros domésticos, sesiones especiales para que los más pequeños jueguen con los gatos, ejercicios con psicólogos para jóvenes y sus padres durante los que se podrá acariciar a los animales, etc..

“Habrá también lecciones y ejercicios especiales de respiración para niños con alergia a los gatos. Yo mismo practico estos ejercicios desde hace muchos años y mi hijo Dmitri, que de pequeño tuvo alergia al pelo de gato, sigue también este método", comenta el artista.

Los gatos domésticos prácticamente no se prestan a la doma y Kukláchev asegura que la única forma de conseguir que hagan algún número es jugar con ellos, encontrar el talento único de cada uno, sus peculiaridades, y a partir de ahí inventar el número. “Con ellos no funciona el truco del látigo y el premio, lo único que se puede hacer es negociar. Si no los alimento un solo día, en seguida aparecen los dolores de estómago y de hígado; si los golpeara, perderían completamente la confianza en mí. Un gato nunca se arrodilla”, cuenta Kucláchev a la revista Argumenti i fakti.

En 2009, Kukláchev fue demandado por unos blogueros, en especial por el matemático Verbitski, que le acusaban de torturar y maltratar a los animales. Los casos están ya cerrados; a los demandantes se les exigió que eliminaran todas las publicaciones donde acusan a Kukláchev del maltrato, además de presentar disculpas y una indemnización al artista. En el juicio se defendió “un método único y humanitario”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.