“Los museos resultan irritantes, molesta que sean algo auténtico”

Entrevista a Mijaíl Piotrovski, director del Museo Estatal del Ermitage. Fuente: Arkady Kolybalov

Entrevista a Mijaíl Piotrovski, director del Museo Estatal del Ermitage. Fuente: Arkady Kolybalov

Mijaíl Piotrovski, director del Museo Estatal del Ermitage de San Petersburgo y Presidente del Consejo de museos de Rusia se reunió con los redactores de Rossíyskaya Gazeta y respondió a preguntas sobre los criterios de efectividad para los museos, sobre quién debería estar al frente de estas instituciones y sobre la catástrofe de las relaciones ruso-americanas en cuestiones museísticas.

AcabaderegresardelforodeDavos.¿Dequétemasseocupóallí?

Se organizó una mesa redonda con el lema “Economía de la cultura” en la que participamos los directores del Museo Metropolitano del Arte (MET), el del Museo Británico, el de todos los museos de Berlín, el general del Consejo Internacional de Museos y el de la ópera de Florencia. Expusimos proyectos que ayudan a sobrevivir en época de crisis.

Consideramos que el Ermitage contribuyó a que San Petersburgo resistiera en este momento crítico, y  el proyecto “El Gran Ermitage” (un complejo museístico con un ala destinada al arte del siglo XX y contemporáneo) además ayuda a que sea una ciudad global.

Tuvimos también otra mesa redonda dedicada a los museos enciclopédicos en la que se discutió sobre el papel que desempeñan hoy en el mundo para el diálogo entre culturas.

Y discutimos, por supuesto, sobre la cuestión de las restituciones. Coincidió con la reciente publicación en TheNewYorkTimes de un artículo muy bueno, en mi opinión, en que se decía: basta ya de que los museos estadounidenses, incluso sin que haya decisiones judiciales de por medio, devuelvan obras de arte antiguas a italianos y a griegos.

¿HablarondelaBibliotecaSchneerson

En este caso nos encontramos en un callejón sin salida. Primero íbamos a escribir una carta conjunta a Hillary Clinton. Pero ahora, después del fallo del tribunal (que obliga a Rusia a pagar 50.000 dólares por cada día de retraso en la devolución de la biblioteca), es inútil escribirla.

¿NotienenbienesenEstadosUnidossusceptiblesdeserretenidosporesos50.000dólaresdiarios?¿Nolesdamiedo?

Nunca ha pasado algo igual en la historia de las relaciones ruso-americanas. Durante dos años el intercambio entre museos ha sido nulo. Hasta ahora sólo había ocurrido una historia parecida, los norteamericanos anularon una exposición de los museos rusos cuando entramos en Afganistán. Tanto si había malas como buenas relaciones siempre había intercambios. Pero ahora no.

No obstante, lo estamos resolviendo. En su tiempo acudieron a los tribunales en Gran Bretaña y en Alemania, cambiaron la legislación bajo la presión de la comunidad museística. En los Estados Unidos se introdujo la inmunidad contra el embargo de obras artísticas llevadas para exposiciones, principalmente por la presión ejercida por la comunidad museística de Rusia. Ahora tenemos que seguir trabajando en esta materia.

¿Cuálessonlasperspectivas?

Considero que todas las decisiones sobre estas cuestiones debería tomarlas un solo órgano: la Duma. Pero esto no nos concierne. A nosotros nos atañen las exposiciones.

En su momento en Estados Unidos se aprobó una ley de inmunidad contra embargos. Fue adoptada específicamente para la exposición de arte escita de la Unión Soviética. Se convirtió en un modelo. Si en el registro se inscribe que esa exposición es de interés para los Estados Unidos y no tiene ánimo de lucro, se la protege del embargo por una decisión judicial.

El tribunal puede adoptar cualquier resolución, pero no embargarla. Sin embargo, aquí [en el caso de la Biblioteca Schneerson] nos topamos, por desgracia, con una organización religiosa. Y no sólo en Rusia son especialmente fuertes.

Sobre la base de las leyes del Ministerio de Cultura no se cede exposiciones a ningún país si no hay garantías de que la exposición regrese en el plazo fijado. Estados Unidos no puede ofrecer esta garantía. Dicen que no tienen que darla ya que hay una ley al respecto. Pero si todo está en orden, que den la garantía en razón de esa ley. Necesitamos un acuerdo específico, una ley de régimen especial para las exposiciones entre Rusia y Estados Unidos. Seguiremos trabajando en ello.

¿Cuálessuposturarespectoalacuestióndelasrestituciones?

Nuestra posición es absolutamente clara: no hay que entregar nada, no es necesario. Está todo recogido en el gran museo del mundo, una categoría especial donde se dan diálogos de cultura. Se quejan los museos británicos, los museos de Berlín.

En Egipto, gracias a Dios, se derrotó a los islamistas, que no se preocupan en absoluto por las antigüedades egipcias. Por eso, el conflicto con los museos británicos y berlineses no es tan agudo. Pero están los turcos, por ejemplo… Es una caja de Pandora que es mejor no abrir. Ahora todo el mundo exige.

Constantemente se confunde valor cultural con sentimiento de pertenencia. Lo mismo ocurre con los jasidim. No se trata del valor cultural, de que las bibliotecas sean accesibles, de que en su espacio sea posible rezar. Los griegos reclaman sin cesar que les sean devueltas sus antigüedades, y ahora todas las ciudades griegas exigen, a su vez, que el Museo Arqueológico de Atenas les restituya todas sus piezas arqueológicas.

La Iglesia exige que les transfieran los cuadros de la galería de los Uffizi, con respecto a Giotto hubo un gran debate. Se dijo que allí acudirían los turistas... Por desgracia, el argumento sobre la llegada de turistas a menudo está detrás de estas conversaciones.

Hoyendía,losmuseosseencuentranenzarzadosenpolémicasynosólolosinternacionales.¿Porqué?

Los museos se encuentran en la primera línea de la lucha por la cultura, del bien contra el mal. En cualquier caso, de la lucha contra la banalidad y la ignorancia.

Unos vándalos arrojaron contra la ventana del Museo Nabókov una botella con citas de la Biblia y luego escribieron en la pared “pedófilo”.

Tenemos una larga historia de escándalos a nuestras espaldas: el museo Erarta, el museo del arte contemporáneo, el Ermitage, el Vinzavod. Los museos resultan muy irritantes para todos estos grupos que ahora abundan: seudofascistas, seudocosacos, seudoortodoxos, seudojasidim, etc. Es un rasgo importante de nuestro mundo virtual, les irrita que los museos sean algo muy auténtico.

EnlaactualidadsediscutesobremanerasobreelcambiodeladirecciónenelmuseodeKizhi. ¿Quéopinausted?¿Unmuseocontemporáneoquénecesitahoy:ungestorounmuseólogoprofesional?

Siempre he dicho que necesita un gestor y no un especialista. Es el punto de vista típico de Europa, pero en EE UU puede ser diferente. Mi posición es la siguiente: lo que ahora llamamos manager o gestor antes se denominaba funcionario del Partido: es una persona que aparentemente sabe trabajar con la gente y sabe de todo.

Pero, como sabemos, esto no se da muy a menudo, especialmente en los museos. Además es muy importante que Kizhi sea patrimonio de la UNESCO, aunque el aumento del flujo turístico dejará su huella. Es un lugar donde está prohibido construir.

Además, Kizhi es un museo muy eficaz. En 2011, la comunidad museística lo declaró el mejor museo de Rusia.

No se puede medir la eficacia de un museo exclusivamente por su número de visitantes. Esto llevaría a que los museos fueran examinados como una especie de Disneylandia.

En realidad, si fuera así seguiríamos el guion egipcio: hay un museo, está el Valle de los Reyes al cual acuden masivamente los turistas. En realidad, todo lo demás está al servicio de ese flujo. Para el contexto social local, el museo es un lugar que sencillamente canaliza el flujo turístico, pero le da completamente igual lo que en él se exhibe.

¿Para qué existen los museos? O más ampliamente: ¿por qué debe existir una política gubernamental en relación con la cultura? Hay que tener presentes dos aspectos: para ser competitivo, el Estado necesita una cultura sobresaliente.

Hay que gastar dinero en ella para que todo el mundo vea lo formidable que es tu cultura y tú mismo puedas sentirlo. Por eso, la cultura debe cumplir algunas tareas sociales del Estado: una función pedagógica, la prevención de actos vandálicos, la divulgación de ciertas ideas. Estos dos componentes deben integrarse en la política gubernamental.

Hace poco discutimos sobre las diferentes tareas de los museos, se celebró un Consejo internacional. El director del Louvre dijo a este respecto algo importante: un museo debe ser un aglutinador de público. Cuando construyeron el Louvre, se calculó que tendría aproximadamente unos tres millones de visitantes, ahora lo visitan muchos más, está muy concurrido. Pero estos aspectos hay que planificarlos de antemano.

El segundo elemento esencial es la influencia de los museos en su entorno. Es un museo en una ciudad, en un país, en el mundo. El informe anual del Museo Británico se estructura de esta manera: un museo, un museo en Londres, un museo en Gran Bretaña, un museo en el mundo. Es así más o menos como pienso yo también.

¿QuécriteriosdeeficaciapuedentenerencomúnelErmitageyelmuseoenlaciudaddeGorojovetsdelóblastdeVladímir?

Varios, como el ratio de visitantes por cantidad de habitantes. El porcentaje de gente que acude por segunda vez al museo. Esto es muy importante. El porcentaje de niños que acuden por segunda y tercera vez a la institución…

Creo que, en lugar de la palabra “eficacia”, debemos utilizar la palabra “éxito” de un museo. Las valoraciones deben hacerlas los expertos. Tenemos diferentes premios, concursos, la exposición “Intermuseos” que se celebra cada año. La comunidad museística siempre tendrá un juicio más escrupuloso.