Donde nació “el método”

Una de las figuras de mayor influencia internacional que han vivido en Moscú es el actor, director y pionero teatral Konstantín Stanislavski. Su manual “Un actor se prepara”, publicado en 1936 -dos años antes de su muerte- es todavía un texto de referencia para los estudiantes de interpretación de todo el mundo. Su famoso “método”, que promueve el estilo interpretativo naturalista que hoy día damos por supuesto, se desmarcaba de las tradiciones poco naturales del teatro del siglo XIX. Moscú fue la ciudad de nacimiento de Stanislavski, su hogar de toda la vida y el lugar donde encontró el reposo eterno. Además, albergó sus debates y experimentos de gran alcance.

Fuente: RIA Novosti

El 22 de junio de 1897, Stanislavski mantuvo una reunión que duró toda la noche con Vladímir Nemiróvich-Dánchenko que les conduciría a la fundación del Teatro de Arte de Moscú. El viejo restaurante Slavianski Bazar, en la calle Nikólskaya, donde se encontraron a las 2 de la tarde, ya no existe; pero el teatro que finalmente brotó de ese famoso restaurante todavía se mantiene fuerte a unas pocas calles de distancia, en Kamerguerski Pereulok.

Un año más tarde, el 14 de junio de 1898, la compañía se reunía para su primer ensayo teatral en la localidad cercana de Púshkino. En el discurso de apertura de Stanislavski instaba a su equipo a dedicar sus vidas a la creación “del primer teatro racional y moralmente accesible”. He aquí algunos de los otros enclaves de Moscú que se relacionan con el gran director y su obra.

Hilo de oro y plata

Entre las familias de mercaderes que facilitaron el increíble estallido creativo del siglo XIX en Rusia figuraban los Alexéiev, unos magnates de la industria textil especializados en la manufactura de hilo de oro y plata.

La casa donde, en 1836, nació Konstantín Alexéiev (que más tarde se convertiría en 'Stanislavski') es una enorme mansión neoclásica. Está ubicada en una calle que ahora lleva el nombre de Alexánder Solzhenitsin, cerca de Taganka, alineada junto con las elegantes residencias de otras familias pudientes de mercaderes. El primo de Stanislavski, Nikolái Alexéiev, fue alcalde de Moscú en 1885.

En la calle siguiente, como era de esperar bautizada como Stanislavskogo (de Stanislavski), la magnífica fábrica de los Alexéiev, con sus líneas curvas de ladrillo rojo, ha sido transformada en un bloque de oficinas. Vale mucho la pena explorar esta zona, y no menos por su moderna arquitectura, sorprendentemente sensible y de muy buen gusto.

La fábrica principal data de 1912 y tiene ahora una gran cafetería en la parte abierta de la planta baja. Las lámparas de pantalla de la cafetería, diseñadas para asemejarse a bobinas de hilo plateado, son un sutil recordatorio del propósito original de la fábrica.

Una de las oficinas, en el último piso, posee una versión transparente gigantesca de la famosa fotografía del ensayo de La gaviota a lo largo de su ventana de cristal. Stanislavski se sienta al lado del guión, y Antón Chéjov, aparece rodeado por el resto de miembros del Teatro de Arte de Moscú.

En el patio trasero de la fábrica, uno de los edificios más antiguos y más ornamentados fue transformado en estudio dramático en 2008. Stanislavski trabajó allí en los años 1880 y fundó su primer teatro, como parte de la Sociedad de Literatura y Arte.

Según el nuevo director del estudio, Serguéi Zhenovach, “Stanislavski creó este teatro para evitar que los trabajadores bebieran en su tiempo libre”.

“El destino ha sido bueno conmigo”

Stanislavski no olvidaba su educación privilegiada. “El destino ha sido bueno conmigo”, escribía en su autobiografía, “Mi vida en el arte”.

“Mi vida comenzó en un momento en que las esferas del arte, la ciencia y la estética bullían en una considerable animación. En Moscú, ello se debía a un gran número de mercaderes que se interesaban no solo por sus negocios, sino también por las artes.” El empresario Savva Morozov donó 500.000 rublos para la creación del Teatro de Arte de Moscú.

La familia Alexéiev no estaba de acuerdo con la vocación de su hijo hacia la dramaturgia profesional, cosa que llevó a su cambio de nombre por Stanislavski en 1884, aunque no obstante fomentaron su amor por el teatro.

Creció entre una tradición floreciente de dramaturgos amateurs. La propiedad familiar en Liubimovka, con su granero-teatro, se encuentra ahora tristemente en ruinas; pero se puede ver una reconstrucción de la misma, junto con una exposición del joven Stanislavski, en el último piso de su casa-museo, en Leontievski Pereulok.

No en una escuela de gramática

El Teatro Mali ('pequeño', en ruso y situado al lado del Bolshói) jugó un papel importante en el desarrollo de las ideas de Stanislavski.

En sus memorias escribió: “El Teatro Mali definía nuestra vida espiritual... Puedo decir con seguridad que recibí mi educación no en una escuela de gramática, sino en el Teatro Mali.” Al mismo tiempo, se rebeló contra la imitación y el melodrama de la convención teatral, dejando la Escuela de Teatro de Moscú en cuestión de semanas.

El cantante de ópera Fiódor Shaliapin fue otra de sus importantes influencias. En su actuación en la Ópera Privada, fundada por el empresario Savva Mamóntov, Shaliapin cantaba con un poderío y una verosimilitud impresionantes. Stanislavski escribiría más tarde que muchos de los elementos de su método se esbozaron a partir del trabajo del cantante.

Uno puede hacerse una idea del alcance y el poder del repertorio de Shaliapin a partir de una visita a su casa-museo en el Anillo de los Jardines. La última planta incluye una galería con vestuario y fotografías.

Declarar la guerra a la rutina

El Teatro de Arte de Moscú se abrió primero en los jardines del Hermitage, con un repertorio que incluía dramas clásicos de Shakespeare y Sófocles y, por su puesto, La gaviota de Chéjov. La premiere de La Gaviota en el San Petersburgo imperial había sido un desastre y Chéjov se negó a verla representada de nuevo; pero Nemiróvich-Dánchenko le escribió para describir cómo su nuevo teatro estaba lleno de “talento fresco” que “declaraba la guerra a la rutina”. La obra tuvo tanto éxito que todo el público insistió en enviar un telegrama al autor para felicitarle.

“Después de todo lo que hemos vivido...”

En el Museo del Teatro de Arte de Moscú, en Kamergerski Pereulok, donde la compañía se mudó en 1902, uno puede recorrer la larga tradición del teatro, desde sus raíces hasta el turbulento siglo XX.

En una carta con fecha de 1923, Stanislavski se quejaba de que el teatro se había tornado crecientemente impopular por aburguesada (toda una ironía, después de sus radicales inicios).

“Se creen que nadamos entre dólares,” escribió, “cuando de hecho estamos hasta las cejas de deudas”. Obras de Chéjov y otros intelectuales eran populares entre los “emigrados rusos y capitalistas norteamericanos” y, precisamente por ello, perdieron popularidad entre las autoridades soviéticas.

Lea más

Stalker 2.0

La verdad es que llegados a ese punto, Stanislavski también estaba desencantado de las interminables producciones de obras de Chéjov.

“Después de todo lo que hemos vivido”, se dice que remarcó a Nemiróvich-Dánchenko sobre Tres Hermanas, “es imposible llorar sobre el hecho de que un oficial se marcha dejando atrás a su dama”.

Fue por aquel entonces cuando Stanislavski se mudó a la mansión del siglo XVIII de Leontievski Pereulok, donde pasaría los últimos años de su vida. Aquella casa es ahora un maravilloso museo con techos pintados, muebles grabados y una atmósfera potente. Hay explicaciones en inglés en cada habitación.

Bajo el signo de la gaviota

Tras su triunfo inicial, La gaviota se convirtió en el emblema de la compañía teatral. El emblema estilizado de art déco, diseñado por el arquitecto Fiódor Shejtel, adorna las tumbas de muchos miembros de la compañía del Teatro de Arte de Moscú, enterrados en el cementerio de Novodevichi. Stanislavski yace en la hilera de justo detrás de Chéjov.

El legado de Stanislavski vive en Moscú y en todas partes. Hay tres teatros que llevan su nombre y, lo que es más importante, sus técnicas, destinadas a producir personajes psicológicamente convincentes en el escenario, nunca se han pasado de moda.

Direcciones

Casa-museo Stanislavski

6 Leontievsky Per. 6. Metro Pushkinskaya

Museo del Teatro de Arte de Moscú (MXAT)

3a Kamergersky Per., m. Teatralnaya 

Museo Shaliapin

25 Novinski Bulvar, m. Barrikadnaya, 

Artículo publicado originalmente en inglés en Moscow News.