Nueva ley de educación: preservando el status quo

Fuente: flickr / English106

Fuente: flickr / English106

El 30 de diciembre de 2012, el presidente Vladímir Putin firmó una nueva 'ley de Educación', que entrará en vigor el próximo 1 de septiembre. Se ha convertido en una de las más comentadas y complicadas de la práctica legal rusa.

Hasta ahora, las instituciones educativas estatales seguían una ley adoptada en 1992.  Después, en 1996, entró en vigor la 'ley sobre la Educación Superior y Post-universitaria'. Durante los últimos 20 años, estos dos documentos han formado la base del sistema educativo ruso.

De manera gradual, han sido puestas en práctica un número siempre creciente de actas legales subordinadas, que introducían nuevas normativas y acababan con las antiguas. Una vez que se habían incorporado centenares de correcciones, se convirtió una ardua tarea aplicar las leyes de educación. Había llegado la hora de proponer un nuevo documento que cubriera todos los niveles educativos y respondiera a las demandas de los tiempos actuales.

El nuevo borrador se publicó por primera vez en 2010, y la primera versión recibió numerosas críticas.  Los expertos se fijaron en detalles como los errores gramaticales, y también criticaron el documento por su imprecisión general. La versión actual de la ley es la séptima que se publica.

Incluso cuando estaba siendo examinada por la Duma quedó claro que, después de que el Ministerio de Finanzas hubiera dado el visto bueno al texto, fueron las normas básicas en relación a salarios, becas y beneficios para los profesores de zonas rurales lo que provocó la ira entre la comunidad profesional. 

Para su segunda lectura, se devolvieron las garantías sociales. Como resultado, el texto final establece estándares para los salarios de los profesores, que no cobrarán menos que la media regional, y dispone también una serie de beneficios especiales para profesores de zonas rurales, así como una estandarización de las becas de educación, y la garantía de precios económicos para la vivienda de los estudiantes.

Diferentes posturas ante la nueva ley

Igual que anteriormente, las voces críticas argumentan que la ley es muy conservadora y que acabará por cambiar muy poco el panorama.

“No está nada claro a quién afectarán las reformas, dónde se implementarán ni cuánto está dispuesto a invertir el Estado. Por orden del gobierno y de los representantes del Ministerio de Educación y Ciencia, muchas de las decisiones más importantes han sido delegadas a los representantes de las autoridades regionales y municipios. La ley incluye más de 150 normas de referencia, pero de hecho acaba por distribuir poderes entre los funcionarios”, explica Oleg Smolin, vicepresidente del Comité de Educación de la Duma estatal.

Los expertos en educación más cercanos al gobierno creen que, sobre todo, el documento creará las condiciones necesarias para un mayor desarrollo de la educación, y que ahora mucho depende de aquellas personas que trabajan directamente como educadores. 

“La ley en sí misma no marcará una diferencia positiva: serán las propias personas quienes contribuirán a la calidad en la educación. El punto principal de la ley es que trata de no interferir, de formar un marco que pueda completarse con las mejores prácticas profesionales. Esta ley no impedirá el desarrollo innovador, creará unas condiciones legales más favorables, significará que todos los niños en Rusia parten de las mismas oportunidades, hará posible ofrecer los mejores estándares educativos, independientemente del nombre del colegio o del estatus de la universidad”, argumenta Efím Rachevski, miembro de la Cámara Cíviva y director del Centro Educativo de Tsaritsino, nº 548 de Moscú.

Algunos de los principales conflictos de esta ley no se han afrontado todavía. Por ejemplo, la cuestión de separar los colegios de la iglesia, que queda impuesta por Constitución.

La ley permite a las comunidades religiosas mejor representadas de Rusia contribuir a la preparación de material curricular para un curso llamado “Fundamentos de la cultura religiosa y la ética secular”, que sustituirá a la asignatura de religión. Anteriormente, esto se llevaba a cabo en el marco de una ley subsidiaria controlada por el Ministerio de Educación.

La nueva ley abarca todos los niveles educativos, desde la educación preescolar hasta los estudios de doctorado, incluyendo el apoyo a niños con necesidades especiales.

Los estándares de aprendizaje obligatorio están siendo introducidos para alumnos preescolares, y el proceso se divide en dos partes: el aprendizaje y el cuidado supervisado. Los servicios de supervisión se financiarán a través del presupuesto y las contribuciones de los padres, y los programas educativos correrán a cargo del estado.

Ha habido introducciones importantes a nivel de escolarización; la educación en casa ha recibido estatus legal, así como también la educación a distancia y la colaboración en línea entre colegios.

“La colaboración en línea entre instituciones educativas es muy importante tanto para las escuelas que se encuentran en lugares remotos, como para los colegios regionales. Les permite compartir su experiencia y los métodos de enseñanza más avanzados. Y lo importante aquí es que se financiará por separado”, explica Irina Abankina, directora del Instituto de Desarrollo Educativo en la Universidad Nacional de Investigación, Escuela Superior de Economía. 

Se contempla en la ley una política educativa inclusiva, lo que permitirá a los niños y niñas con discapacidades recibir su educación en colegios normales. Y se introduce una práctica completamente nueva en la educación de Rusia: la responsabilidad por malos resultados y enseñanza de segunda categoría recaerá en los alumnos y profesores respectivamente.

“Al fin los alumnos estarán obligados a estudiar (la ley oficializa la posibilidad de expulsión) y, al mismo tiempo, alguien tendrá la responsabilidad de que los niños estudien bien “, añade Abankina.

La ley permite que se lleven a cabo actividades educativas de pago dentro de los colegios. Sin embargo, el currículum central obligatorio es ya muy extendido, así que la educación gratuita nunca perderá su valor. 

Cambios fundamentales en la financiación de los centros

“Las escuelas se pueden financiar desde los presupuestos federales y municipales, que utilizan programas de financiación completamente diferentes. La diferencia entre los sistemas se pone de manifiesto de manera clara en la nueva ley.

Por ejemplo, los colegios rurales o sin clasificar se financiarán de acuerdo con procedimientos separados, pero existe una cantidad mínima de recursos que se garantiza que recibirán todas las escuelas, y que asegurará que todas cumplan con los requisitos educativos estándar”, argumenta Irina Abankina.

Se trata de una importante reforma: hace unos pocos años, se introdujo un método de pago por cápita, mediante el cual la cantidad de dinero que el Estado destinaba a una escuela dependía del número de estudiantes matriculados, cosa que llevó al cierre a muchos colegios rurales.

La nueva ley no sólo garantiza un nivel mínimo de financiación, sino que también impedirá el cierre de una escuela de pueblo, a no ser que su ayuntamiento esté de acuerdo. 

El nivel medio de la educación profesional será más accesible, puesto que cualquiera tendrá la posibilidad de entrar en centros de formación profesional sin realizar exámenes de ingreso.

La educación superior permanecerá como estaba, sólo que ahora la estructura que hay en marcha (licenciaturas, sistema de especialización y másteres) y lleva unos años funcionando, se incluirá de manera oficial en la ley.

Los estudios de licenciatura duran cuatro años y los másteres, otros dos. El sistema “europeo” se introdujo hace diez años, pero no fue inscrito en la ley federal. A lo largo de este periodo, también ha estado en funcionamiento el sistema de especialización (un programa universitario de cinco años a tiempo completo, residuo de la era soviética). Esta situación se conserva en la nueva ley.

Para aquellos quienes tengan previsto continuar sus estudios después de la universidad, se establecerá un nuevo nivel de educación por separado conocido como “Preparación de personal altamente cualificado”, que incluirá programas de prácticas, lectorados y formación para personal docente y profesorado.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.