20 carteles soviéticos sobre comida y bebida (Fotos)

Foto de archivo
Los carteles de propaganda soviética aconsejaban a la gente cómo criar a los hijos, cuánto trabajar, qué hacer en su tiempo libre, e incluso qué comer y beber. Veamos qué recomendaba el Ministerio de Industria Alimentaria soviético (y si tu estómago está de acuerdo).

Se fomentaba con especial énfasis la comida enlatada soviética. Por ejemplo, este cartel  muestra la cantidad de platos que un ama de casa puede hacer con espadines.

Las conservas daban a la gente la oportunidad de probar manjares como el cangrejo.

Hoy en día, el cangrejo es increíblemente caro, pero en la URSS era un aperitivo asequible, al igual que el caviar negro.

Además del pescado, había muchos otros alimentos enlatados, por ejemplo, maíz (el cartel incluso encuentra espacio para una receta de sopa o gachas de maíz en 5 minutos).

Actualmente las tiendas tienen tomates durante todo el año, pero en invierno, en la época soviética, la gente compraba tomates enlatados o pasta de tomate. Esta última se añadía al borsch.

Las salchichas y la “mortadela del doctor”, un embutido bajo en grasas, eran baratas y populares. Inevitablemente, se hacían muchas bromas sobre cómo contenían todo menos carne.

Como en ocasiones la carne escaseaba, se recomendaban las pastillas de caldo con sabor a carne para hacer sopa.

Los soviéticos adoraban el té, pero rara vez se vendía solo; en su lugar, había bebidas de té.

El té no podía tomarse sin caramelos, por supuesto, preferentemente de la marca Krasny Oktiabr (Octubre Rojo).

El vino, el vodka, los licores, las infusiones, las conservas, el pescado, las cerillas, los cigarrillos, la sal, el azúcar... podían comprarse en las tiendas de la Cooperación al Consumo (de esta manera el Estado apoyaba a las cooperativas que compraban productos de las granjas colectivas).

Rosglavpivo, la principal cervecería soviética, instruyó a la gente para que ejerciera sus derechos y exigiera que el vaso se llenara hasta la línea de 0,5 L y ni una gota menos.

También anunciaba otras bebidas exclusivamente soviéticas, como la cerveza de portero soviética y la “crema de soda” dulce.

El Ministerio de Industria Alimentaria tenía incluso un departamento especial: la Dirección Principal de Aceites y Grasas Vegetales. En la URSS, la margarina barata era muy común y se recomendaba como sustituto de la mantequilla en los productos de panadería.

Muchas amas de casa soviéticas hacían sus propios pelmeni, pero también era posible comprarlos congelados. El cartel sugiere que se sirvan con vinagre y smetana (crema agria), que sigue siendo la combinación favorita de los rusos.

Fue en la URSS donde los rusos se aficionaron a la mayonesa, que combina bien con la carne y el pescado, y hace que cualquier plato sea sabroso. De acuerdo con las mejores tradiciones de desperdicio cero, los frascos de mayonesa eran retornables. ¿Quién dice que los rusos no reciclan?

La bebida principal de Año Nuevo era el champán soviético, el único vino espumoso del mundo (además del de la propia región francesa de Champagne) que se llama champán.

¿Sabías que la URSS también tenía su propia ginebra? El productor Glavlikervodka la anunciaba junto con el licor amargo Zubrovka y el vodka de centeno Starka.

La mermelada de manzana era el dulce favorito de los niños soviéticos. Podía untarse en el pan, echarse a la boca con una cuchara mientras se tomaba el té y hornearse en tartas.

En la URSS no había pingüinos... pero sí helados.

Un delicioso producto lácteo que sigue siendo popular hoy en día es la ryazhenka (leche fermentada al horno).

LEE MÁS: ¿Qué comía una persona normal en la URSS?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies